“La Ro­ja es el equi­po ex­tran­je­ro fa­vo­ri­to de los ru­sos”

El chi­leno de 37 años, que lle­gó en 1995 a Mos­cú, pa­ga dos mil pe­sos por una pal­ta chi­le­na.

La Hora - - Deportes - Ma­tías Ru­bio, des­de Ru­sia

An­tón Vás­quez (37) se crió en Osorno, pe­ro vi­ve des­de ha­ce 22 años en Ru­sia. Su víncu­lo con el país, eso sí, no ha des­apa­re­ci­do: en el gi­gan­te eu­ro­asiá­ti­co es re­pre­sen­tan­te de una sal­mo­ne­ra na­cio­nal y par­ti­ci­pa en las ac­ti­vi­da­des de los chi­le­nos re­si­den­tes el 21 de ma­yo, el 18 de sep­tiem­bre y en Na­vi­dad.

“Se rea­li­zan ca­da año en el edi­fi­cio de la Em­ba­ja­da de Chi­le. Siem­pre se ha­cen em­pa­na­das y com­par­ti­mos con un vino chi­leno”, cuen­ta Vás­quez, quien lle­gó sien­do un ado­les­cen­te a Ru­sia.

“Mi ma­dre es ru­sa y mi vie­jo es chi­leno. Des­pués de no ver a mi ma­dre y mi her­mano seis años, mi pa­dre de­ci­dió en­viar­me a Ru­sia pa­ra las va­ca­cio­nes de ve­rano chi­leno en 1995. Te­nía 15 años y des­pués de es­tar un par de me­ses, de­ci­dí que me que­da­ría”, aña­de el hom­bre, quien es­tá ca­sa­do con Irina y tie­ne dos hi­jos, Ger­mán (11) y Mark (8).

¿Qué es lo que más te cos­tó en tu adap­ta­ción?

-En un prin­ci­pio fue el idioma y el otro shock fue la for­ma de ves­tir de los ru­sos. To­dos se ves­tían de ne­gro en aquel en­ton­ces, en los no­ven­ta. Ha­bía mu­chos bo­rra­chos bo­ta­dos en la ca­lle y se oían dis­pa­ros. Era un caos.

¿Cuál es tú ra­dio­gra­fía de Ru­sia ac­tual­men­te?

-Ru­sia ha cam­bia­do. Des­pués que se abrie­ron las puer­tas pa­ra los ru­sos y em­pe­za­ron a sa­lir del país, el ru­so em­pe­zó a em­pa­par­se de cos­tum­bres y gus­tos. Hoy en día ve­mos una Ru­sia mo­der­na, la cual su­po con­ser­var sus cos­tum­bres.

¿Có­mo es tu vi­da en Ru­sia?

-El día de un chi­leno en Ru­sia es el mis­mo que de un chi­leno en Chi­le: tra­ba­jo, fa­mi­lia y ca­sa. Los fi­nes de se­ma­na tra­ta­mos de pa­sar en fa­mi­lia y des­cu­brir nue­vas ciu­da­des, ya que en Ru­sia hay mu­cho que co­no­cer. La ar­qui­tec­tu­ra es úni­ca.

¿Es ca­ro vi­vir en Ru­sia?

-Mi­ra, si com­pa­ras los pre­cios con Chi­le, aquí es más ba­ra­to. Pe­ro des­pués de las san­cio­nes, subió el ti­po de cam­bio y el cos­to de los pro­duc­tos al

do­ble. Las fru­tas son ca­ras, ya que ca­si to­das son im­por­ta­das. Por cier­to, te­ne­mos a la ven­ta mu­chos pro­duc­tos chi­le­nos, co­mo man­za­nas, uvas, ki­wis, ce­re­zas, ci­rue­las y arán­da­nos. Por ejem­plo, si quie­res com­prar pal­ta chi­le­na ca­da una te cos­ta­rá 200 ru­blos (cer­ca de dos mil pe­sos). Aquí tam­po­co ven­den pan por ki­lo.

¿Có­mo es la per­so­na­li­dad de los ru­sos?

-Lo cho­can­te es la en­to­na­ción pa­ra el oí­do nues­tro. Siem­pre pa­re­ce que el ru­so te es­tá re­tan­do. En reali­dad no es así, el ru­so es muy amis­to­so. Lo úni­co que les cues­ta un po­co es de­jar­te en­trar a su círcu­lo de con­fian­za, pe­ro con un vod­ka se arre­gla to­do, ja­ja­ja.

¿El vod­ka se be­be tan­to co­mo di­cen?

-Sí, se toma en to­da Ru­sia y en gran­des can­ti­da­des. Se toma tam­bién bas­tan­te cer­ve­za y co­ñac.

-¿Cuál es la co­mi­da tí­pi­ca de Ru­sia?

-Borsh y pel­me­ni. El borsh es una so­pa de be­ta­rra­ga con pa­pas, tomates, re­po­llo y car­ne. Los pel­me­ni son co­mo los ra­vio­les: car­ne mo­li­da con ce­bo­lla pi­ca­da en­vuel­ta en ma­sa.

-¿Y có­mo ven a la Ro­ja?

-La Ro­ja es el equi­po ex­tran­je­ro fa­vo­ri­to de los ru­sos en es­te cam­peo­na­to. La Ma­rea Ro­ja es­tá ha­cien­do his­to­ria en es­te país. El car­na­val ro­jo es­tá enamo­ran­do las ca­lles ru­sas. To­dos los ru­sos aho­ra sa­ben gri­tar el cea­cheí.

-Ima­gino que es­pe­ran a Chi­le en la Co­pa del Mun­do el pró­xi­mo año. ¿Tie­nen al­go pre­pa­ra­do en ca­so de que así sea?

-¡Cla­ro que sí! Es­pe­ra­mos que Chi­le que­de en el mun­dial. Aún no he­mos pre­pa­ra­do na­da es­pe­cial, pe­ro lo que te­ne­mos siem­pre pre­pa­ra­do son nues­tras gar­gan­tas pa­ra apo­yar a la se­lec­ción has­ta la fi­nal.

“Lo cho­can­te es la en­to­na­ción pa­ra el oí­do nues­tro. Siem­pre pa­re­ce que el ru­so te es­tá re­tan­do. En reali­dad no es así, el ru­so es muy amis­to­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.