Co­lom­bia: las Farc de­ja­ron de ser un gru­po ar­ma­do

La has­ta aho­ra gue­rri­lla co­lom­bia­na com­ple­tó la en­tre­ga de su ar­ma­men­to a Na­cio­nes Uni­das.

La Hora - - News - Clau­dia Maldonado C.

Fu­si­les trans­for­ma­dos en he­rra­mien­tas co­mo una pa­la y en ins­tru­men­tos mu­si­ca­les co­mo una gui­ta­rra, fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de una ce­re­mo­nia lle­na de sím­bo­los que mar­ca un an­tes y un des­pués en Co­lom­bia.

Du­ran­te el ac­to, la has­ta aho­ra gue­rri­lla de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (Farc) pu­so fin a su his­to­ria de gru­po ar­ma­do pa­ra po­der trans­for­mar­se en par­ti­do po­lí­ti­co.

To­dos los fu­si­les, lan­za­cohe­tes y otras ar­mas que es­ta­ban en po­der de es­te gru­po fue­ron en­tre­ga­das a la ONU, cu­ya mi­sión en Co­lom­bia ope­ra co­mo ga­ran­te del acuer­do de paz que el go­bierno fir­mó con las Farc, un gru­po que na­ció en 1964 co­mo un ejér­ci­to cam­pe­sino pa­ra lu­char por una re­for­ma agra­ria.

La ce­re­mo­nia de ayer es­tu­vo en­ca­be­za­da por el Pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y por el lí­der del gru­po re­bel­de, Ro­dri­go Lon­do­ño alias Ti­mo­chen­ko.

El lu­gar ele­gi­do fue Me­se­tas, en el cen­tro del país, don­de por dé­ca­das las Farc ejer­cie­ron un go- bierno de fac­to con el que desafia­ron al Es­ta­do. Eran los años ‘90, cuan­do la gue­rri­lla lle­gó a te­ner 17 mil com­ba­tien­tes en sus fi­las.

MA­RI­PO­SAS

Du­ran­te el ac­to un ar­tis­ta to­có una “es­co­pe­ta­rra”, una gui­ta­rra he­cha con una es­co­pe­ta, en la misma lí­nea del “ba­lí­gra­fo”, una ba­la trans­for­ma­da en el lá­piz con el que se fir­mó la paz en no­viem­bre pa­sa­do.

Y al fi­nal del ac­to fue­ron sol­ta­das al ai­re mi­les de ma­ri­po­sas ama­ri­llas, pa­ra evo­car la obra del fa­lle­ci­do No­bel de Li­te­ra­tu­ra co­lom­biano Ga­briel García Már­quez, co­no­ci­do por sus ideas de iz­quier­da y sus es­fuer­zos por la paz en Co­lom­bia.

MO­NU­MEN­TO

La mi­sión de la Na­cio­nes Uni­das, en­ca­be­za­da por Jean Ar­nault, con­fir­mó que re­ci­bió 7.132 ar­mas, las que se­rán fun­di­das pa­ra cons­truir tres mo­nu­men­tos a la paz, que se­rán ins­ta­la­dos en el re­cin­to de la ONU en Nue­va York, en Co­lom­bia y en Cu­ba, se­de de las ne­go­cia­cio­nes de paz.

Ti­mo­chen­ko re­sal­tó que “es­te día no ter­mi­na la exis­ten­cia de las Farc, en reali­dad a lo que po­ne­mos fin es a nues­tro al­za­mien­to ar­ma­do de 53 años pues se­gui­re­mos exis­tien­do co­mo un mo­vi­mien­to de ca­rác­ter le­gal y de­mo­crá­ti­co que desa­rro­lla­rá su ac­cio­nar ideo­ló­gi­co, po­lí­ti­co, or­ga­ni­za­ti­vo y pro­pa­gan­dís­ti­co por vías ex­clu­si­va­men­te le­ga­les, sin ar­mas y pa­cí­fi­ca­men­te”.

Mien­tras, San­tos sub­ra­yó: “Es­te­mos a la al­tu­ra de la paz que he­mos lo­gra­do. Es­te­mos a la al­tu­ra de los sue­ños de nues­tros hi­jos, que hoy nos miran con ojos de es­pe­ran­za. Es­te­mos a la al­tu­ra de la his­to­ria. No de­je­mos per­der es­te mo­men­to, ni es­te lo­gro que es de to­dos, de to­dos los co­lom­bia­nos”.

El con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano de­jó 260 mil muer­tos, 60 mil des­apa­re­ci­dos y 7,1 mi­llo­nes de des­pla­za­dos.

“Pue­do de­cir desde el fon­do de mi corazón que por vi­vir es­te día, por lo­grar es­te día, ha va­li­do la pe­na ser Pre­si­den­te de Co­lom­bia”

Juan Ma­nuel San­tos, man­da­ta­rio co­lom­biano.

El Pre­si­den­te San­tos es­tre­cha la mano del lí­der re­bel­de Ti­mo­chen­ko, jun­to al en­via­do de la ONU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.