Có­mo po­de­mos ayu­dar a un pe­rro con ar­tro­sis

Cui­dar la ali­men­ta­ción y tra­ta­mien­tos co­mo la hi­dro­te­ra­pia pue­den ha­cer que la mas­co­ta su­pere de me­jor ma­ne­ra la par­te más mo­les­ta de es­ta en­fer­me­dad.

La Hora - - Mascotas - Na­ta­lia Heus­ser

Ape­nas te­nía unos días de na­ci­do cuan­do a Bon­go (en la fo­to) le diag­nos­ti­ca­ron una ar­tro­sis de­ge­ne­ra­ti­va, en­fer­me­dad que le pro­vo­ca fuer­tes do­lo­res en sus ar­ti­cu­la­cio­nes. Lue­go de con­sul­tar con es­pe­cia­lis­tas su due­ña, Sara García, co­men­zó a lle­var­lo a na­dar al mar, pa­ra que a tra­vés del ejer­ci­cio ad­qui­rie­ra ma­yor mo­vi­li­dad. Ha­ce sie­te años que to­das las ma­ña­nas García lle­va a su pe­rro a la costa de Tos­sa de Mar, una co­mu­na es­pa­ño­la per­te­ne­cien­te a Ca­ta­lu­ña. A pe­sar de que una or­de­nan­za mu­ni­ci­pal im­pi­de que cual­quier pe­rro in­gre­se al agua, se so­li­ci­tó un per­mi­so es­pe­cial. El pro­ble­ma es que, ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, un ve­cino del sec­tor se que­jó y a Bon­go le prohi­bie­ron se­guir con su ru­ti­na. Por eso, en España exis­te una cam­pa­ña pa­ra vol­ver a per­mi­tír­se­lo.

En Chi­le hay mu­chos pe­rros que su­fren de lo mis­mo y hay va­rias al­ter­na­ti­vas pa­ra evi­tar que la ar­tro­sis ha­ga de las su­yas. “Hay anal­gé­si­cos, me­di­ci­na al­ter­na­ti­va, reiki, ali­men­tos es­pe­cia­les y la fi­sio­te­ra­pia”, di­ce a La

Ho­ra Fran­cis­ca Mon­te­ro, mé­di­co ve­te­ri­na­rio de Ro­yal Ca­nin.

Se­gún ex­pli­ca Cris­ti­na de la To­rre, mé­di­co ve­te­ri­na­rio y es­pe­cia­lis­ta en fi­sio­te­ra­pia y reha­bi­li­ta­ción ani­mal, a los pe­rros con es­ta en­fer­me­dad se les tra­ta de ma­ne­ra in­te­gral.“Si bien nos en­fo­ca­mos en aque­llas zo­nas con mo­les­tia tam­bién nos preo­cu­pa­mos de to­do el cuer­po. Nos apo­ya­mos en va­rios tra­ta­mien­tos, ya sea con agen­tes fí­si­cos co­mo la elec­tro es­ti­mu­la­ción ner­vio­sa trans cu­tá­nea (TENS), ul­tra­so­ni­do, ca­lor y tam­bién con hi­dro­te­ra­pia. En es­te úl­ti­mo, el agua per­mi­te tra­ba­jar en con­tra de la gra­ve­dad, lo que ge­ne­ra mo­vi­mien­tos más flui­dos. Hay una ma­yor fle­xi­bi­li­dad del pe­rro”. Ade­más, en­tre­ga con­se­jos a los amos.“Hay que cui­dar el am­bien­te en el que vi­ven. Por ejem­plo, es­tán prohi­bi­dos los pi­sos res­ba­la­di­zos, de­ben so­me­ter­los a un ejer­ci­cio cons­tan­te y en­tre­gar­les una bue­na ali­men­ta­ción pa­ra que cui­den el pe­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.