55 chi­le­nos par­ti­ci­pan en es­tu­dio mun­dial de en­cuen­tros cer­ca­nos

El ins­ti­tu­to es­ta­dou­ni­den­se Ed­gar Mit­chell rea­li­za una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ver los efec­tos de con­tac­tos con ex­tra­te­rres­tres.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

En mar­zo de 1997 una jo­ven de 25 años se en­con­tra­ba dur­mien­do con su gua­gua en una ca­sa en Gran Ave­ni­da, en la co­mu­na de San Mi­guel, cuan­do cer­ca de las dos de la ma­dru­ga­da la des­per­tó un fuer­te rui­do.

Se­gún re­cuer­da, al abrir los ojos fren­te a ella ha­bía un su­je­to con un tra­je lu­mi­no­so, co­mo con una es­ca­fan­dra pe­que­ña, cu­yo cas­co te­nía un vi­sor por don­de mi­ra­ba. Ade­más te­nía unos tu­bos que iban de la bo­ca has­ta la es­pal­da, don­de se ubi­ca­ba un tan­que, al pa­re­cer, de oxí­geno.

Ella ase­gu­ra que en­tró en pá­ni­co, al­go que tam­bién le ha­bría ocu­rri­do a la ex­tra­ña fi­gu­ra. Lo pu­do per­ci­bir por­que se mo­vía de ma­ne­ra errá­ti­ca. Con­clu­sio­nes pos­te­rio­res le ha­cen pen­sar que es­te ser se equivocó de lu­gar.

A mi­nu­tos de la ate­rra­do­ra ex­pe­rien­cia el su­je­to em­pe­zó a vi­brar y se di­fu­mi­nó, co­mo cuan­do la te­le­vi­sión pier­de la se­ñal. Sin em­bar­go, su si­lue­ta que­dó mar­ca­da en la pa­red por cin­co mi­nu­tos.

La mu­jer que­dó tan trau­ma­da con la si­tua­ción que tu­vo que vol­ver a la ca­sa de sus pa­dres e in­clu­so co­men­zó a dor­mir a sus pies.

Es­te es uno de los 55 ca­sos de chi­le­nos que re­por­tan en­cuen­tros cer­ca­nos con hu­ma­noi­des y que se re­gis­tran den­tro del pri­mer es­tu­dio in­ter­na­cio­nal en su ti­po, rea­li­za­do por un Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción lla­ma­do Ed­gar Mit­chell, en ho­nor al as­tro­nau­ta es­ta­dou­ni­den­se que par­ti­ci­pó en es­ta or­ga­ni­za­ción, y quien po­see el ré­cord de ma­yor es­ta­día en su­per­fi­cie lu­nar.

Ha­ce tres años que es­ta en­ti­dad, que cuen­ta con fí­si­cos, cien­tí­fi­cos y si­có­lo­gos, es­tá rea­li­zan­do una se­rie de en­cues­tas a per­so­nas de to­do el mun­do so­bre con­tac­to con se­res ex­tra­te­rres­tres. Ya lle­van 2.010 en­cues­tas apli­ca­das y los resultados es­tán ex­pues­tos en la pá­gi­na www.ex­pe­rien­cer.org.

Lo cu­rio­so del ca­so de la jo­ven de San Mi­guel es que el mis­mo he­cho se re­pi­tió en Ita­lia y fue pre­sen­ta­do en 1997 por Ro­ber­to Pi­not­ti en un en­cuen­tro de ufo­lo­gía.

“Es­ta­mos den­tro de los tres paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos con ma­yor res­pues­ta. Es­te pro­ce­so tie­ne tres fa­ses, y va de lo más ge­ne­ral a lo más es­pe­cí­fi­co. En la pri­me­ra eta­pa la per­so­na cuen­ta de for­ma ge­ne­ral su ex­pe­rien­cia. Des­pués des­cri­be as­pec­tos más pun­tua­les y por úl­ti­mo se rea­li­za una en­tre­vis­ta ca­ra a ca­ra pa­ra con­fir­mar los da­tos y ve­ri­fi­car que la per­so­na exis­ta”, ex­pli­ca Rodrigo Fuen­za­li­da, pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes Ov­nio­ló­gi­cas de Chi­le, (AION) y coor­di­na­dor del es­tu­dio en La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Nos in­tere­sa que la gen­te que par­ti­ci­pe ha­ya vi­vi­do un en­cuen­tro con en­ti­da­des, que ha­ya te­ni­do un con­tac­to fí­si­co y que nos re­la­ten los efec­tos de la pre­sen­cia de in­te­li­gen­cia no hu­ma­na”, agre­ga.

El ufó­lo­go co­men­ta que en el 2013 se hi­zo el úl­ti­mo re­por­te de con­tac­to en San Cle­men­te, Re­gión del Mau­le. “Dos arrie­ros vie­ron a una cria­tu­ra, de un me­tro y 70 cen­tí­me­tros, que sal­ta­ba de co­pa en co­pa de ár­bo­les. Es­ta des­crip­ción es in­tere­san­te por­que des­de 1998 que en San­tia­go te­ne­mos re­gis­tros si­mi­la­res”, in­di­ca.

“De he­cho, en 2011 se hi­zo una gra­ba­ción en La Flo­ri­da don­de se apre­cia una fi­gu­ra alar­ga­da al la­do de un avión, que da un sal­to y se me­te den­tro de una nu­be. Es­te es uno de los en­tes que se ven en nues­tro país, pe­ro el que tie­ne un por­cen­ta­je ma­yor de ob­ser­va­cio­nes es un ser con as­pec­to pa­re­ci­do al hu­mano, pe­ro más de­for­me, con pro­por­cio­nes más exa­ge­ra­das y muy al­tos, co­mo nór­di­cos”, di­ce.

Pa­ra gra­fi­car lo an­te­rior, Fuen­za­li­da cuen­ta el tes­ti­mo­nio de Juan Mu­ni­za­ga, quien en la dé­ca­da de los ochen­ta se mo­vi­li­za­ba jun­to a su se­ño­ra por la ca­rre­te­ra, cer­ca de Ca­sa­blan­ca. En ese lu­gar, ase­gu­ra, tu­vie­ron que de­te­ner la mar­cha por­que en la ca­rre­te­ra apa­re­ció una pa­re­ja de gran al­tu­ra, que ves­tía tú­ni­cas res­plan­de­cien­tes, te­nían ca­be­llos blan­cos lar­gos y unos ojos de ga­to.

“Des­pués de es­to la ma­yo­ría de la gen­te queda en un es­ta­do de in­cer­ti­dum­bre ha­cia lo ob­ser­va­do o no le to­ma el pe­so. Por eso es im­por­tan­te que se con­ver­se”, acla­ra Fuen­za­li­da.

“El hu­ma­noi­de más ob­ser­va­do en Chi­le

tie­ne pro­por­cio­nes exa­ge­ra­das”.

Rodrigo Fuen­za­li­da,

ufó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.