Co­mien­za la pau­la­ti­na apli­ca­ción del Plan Na­cio­nal de De­men­cia

Se re­fuer­za aten­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria de sa­lud pa­ra ca­sos de Alz­hei­mer y otros ma­les de­ge­ne­ra­ti­vos.

La Hora - - País - María Eugenia Du­rán

El vier­nes 16 de ju­nio, mien­tras arre­cia­ba una fuer­te tor­men­ta de llu­via y vien­to en San­tia­go, Ser­gio, de 75 años, sa­lió si­len­cio­sa­men­te de su ca­sa en la co­mu­na de Las Con­des y to­mó un ta­xi sin rum­bo fi­jo.

“Se nos es­ca­pó, fue muy an­gus­tian­te. Me­nos mal que el ta­xis­ta no­tó al­go ra­ro y le re­vi­só los do­cu­men­tos, en­con­tró el nú­me­ro de mi nue­ra y la lla­mó”, con­tó su es­po­sa, Ana María Pis­tono, quien des­de ha­ce nue­ve años cui­da a su ma­ri­do con Alz­hei­mer en su ca­sa.

Los pri­me­ros sín­to­mas apa­re­cie­ron en 2008. “Siem­pre fue muy ol­vi­da­di­zo, pe­ro de re­pen­te co­men­zó a ser mu­cho. No te­nía idea a qué es­pe­cia­lis­ta ir así es que lo lle­vé a un ge­ria­tra que le dio al­gu­nos re­me­dios. Pe­ro na­da cam­bió. Lue­go me di­je­ron que lo lle­va­ra a un neu­ró­lo­go y él fue el pri­me­ro que me di­jo: es­to no es só­lo ve­jez, es­to es Alz­hei­mer. Fue te­rri­ble es­cu­char­lo”, cuen­ta es­ta mu­jer, que ade­más cui­da a una hi­ja de 41 años con sín­dro­me de Down.

“A ve­ces ten­go mu­cha pe­na y a ve­ces ten­go mu­cha ra­bia”, cuen­ta Ana María, quien se ha trans­for­ma­do en una cui­da­do­ra a tiem­po com­ple­to y sin pre­pa­ra­ción pre­via.

La so­bre­car­ga y el es­ca­so apo­yo que re­ci­ben los cui­da­do­res es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­tan las mi­les de fa­mi­lias que en Chi­le de­ben ha­cer­se car­go de pa­rien­tes con es­tas en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas.

Así lo con­fir­ma la neu­ró­lo­ga An­drea Sla­chevsky, sub­di­rec­to­ra del Cen­tro de Ge­rio­cien­cia, Sa­lud Men­tal y Me­ta­bo­lis­mo (GE­RO), quien atien­de a Ser­gio en el Hos­pi­tal del Sal­va­dor.

La es­pe­cia­lis­ta ade­más es una coor­di­na­do­ra del Plan Na­cio­nal de De­men­cia im­pul­sa­do por el Go­bierno y que en las pró­xi­mas se­ma­nas en­tra­rá en una nue­va eta­pa con el es­ta­ble­ci­mien­to de los pri­me­ros Cen­tros de Me­mo­ria en San­tia­go, Osorno y Pun­ta Are­nas.

AU­MEN­TO

“Chi­le es uno de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca y co­mo el prin­ci­pal fac­tor de ries­go de es­tas en­fer­me­da­des es la edad, hay ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de que se pre­sen­ten es­tos ma­les”, ex­pli­ca Sla­chevsky.

La doc­to­ra ase­gu­ra que, aun- que Chi­le se pon­drá a la van­guar­dia en La­ti­noa­mé­ri­ca con es­te plan, “es­ta­mos muy re­tra­sa­dos en com­pa­ra­ción con Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa, don­de es­te te­ma se tra­ba­ja ha­ce mu­chos años”.

Se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, ac­tual­men­te unas 200 mil per­so­nas en Chi­le su­fren al­gu­na de­men­cia y se pre­vé que en 2025 es­ta ci­fra crez­ca a 317 mil. Y en 2050 a 550 mil.

Pa­ra el doc­tor Ch­ris­tian Gon­zá­lez, director de GE­RO, la adop­ción del Plan de De­men­cia “per­mi­ti­rá con­cien­ti­zar a la po­bla­ción ge­ne­ral y re­du­cir la es­tig­ma­ti­za­ción de nues­tros en­fer- mos. Adi­cio­nal­men­te, pro­vee­rá una ba­se pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do en el tra­ta­mien­to y ma­ne­jo de pa­cien­tes con de­men­cias”.

En tan­to, la doc­to­ra Sla­chevsky des­ta­ca que es­ta po­lí­ti­ca pú­bli­ca “es el re­sul­ta­do de un gran es­fuer­zo en­tre la so­cie­dad ci­vil y el Es­ta­do” que con­si­de­ró un es­fuer­zo só­li­do “pa­ra en­fren­tar el desafío de las de­men­cias en Chi­le des­de una mi­ra­da in­te­gral”.

TRES ETA­PAS

El Plan Na­cio­nal de la De­men­cia tie­ne tres eta­pas prin­ci­pa­les: for­ta­le­ci­mien­to de la aten­ción de pa­cien­tes con de­men­cias en la aten­ción pri­ma­ria (ya se es­tá ha­cien­do en al­gu­nos con­sul­to­rios de San­tia­go); crea­ción de los Cen­tros de Día o Cen­tros de Apo­yo Co­mu­ni­ta­rio pa­ra per­so­nas con de­men­cia, pa­ra tra­ba­jar con per­so­nas con es­tas en­fer­me­da­des; e ins­tau­rar los Cen­tros de Me­mo­ria.

Así las per­so­nas que sean diag­nos­ti­ca­das con ma­les de­ge­ne­ra­ti­vos en la aten­ción pri­ma­ria, se­gún su com­ple­ji­dad, po­drán ser de­ri­va­das a los Cen­tros de Día o a los Cen­tro de Me­mo­ria.

Los pri­me­ros atien­den va­rias ho­ras a la se­ma­na a ca­da pa­cien­te con un plan es­pe­cia­li­za­do de ac­ti­vi­da­des pa­ra me­jo­rar su fun­cio­na­li­dad, co­mo te­ra­pia ocu­pa­cio­nal o ki­ne­sio­lo­gía. Ade­más, se en­tre­na­rá a la fa­mi­lia y cui­da­do­res pa­ra en­ten­der y en­fren­tar es­tas en­fer­me­da­des.

En tan­to, los Cen­tros de Me­mo­ria se­rán aún más es­pe­cia­li­za­dos y per­mi­ti­rán diag­nos­ti­car y tra­tar a pa­cien­tes más com­ple­jos. Se­rán uni­da­des in­te­gra­das por equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios de mé­di­cos, te­ra­peu­tas ocu­pa­cio­na­les, so­ció­lo­gos, neu­ro­psi­có­lo­gos, en­fer­me­ras y coor­di­na­do­res de ca­sos, quie­nes po­drán res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na, des­de una eva­lua­ción mul­ti­di­men­sio­nal.

Tam­bién tra­ba­ja­rán con el en­torno cer­cano de los pa­cien­tes y ayu­da­rán a ca­pa­ci­tar a to­do el equi­po de la red de sa­lud. “Es­to se tra­du­ci­rá en me­jo­rar la aten­ción de to­da la co­mu­ni­dad”, co­men­ta la doc­to­ra Sla­chevsky.

“Chi­le es uno de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca”.

An­drea Sla­chevsky, neu­ró­lo­ga Hos­pi­tal del Sal­va­dor.

An­drea Sla­chevsky es sub­di­rec­to­ra del GE­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.