Kunst­mann Knei­pe: con la pura ca­mi­se­ta

Es­te bar de la afa­ma­da cer­ve­ce­ría tie­ne más de una do­ce­na de va­rie­da­des de schops, pe­ro la co­ci­na queda de­bien­do.

La Hora - - Tiempo Libre -

Sue­le pa­sar en el fút­bol que cuan­do un equi­po de pro­ba­da ca­te­go­ría se en­fren­ta a un ri­val más dé­bil, tra­tan de ga­nar con el mí­ni­mo es­fuer­zo. “Con la pura ca­mi­se­ta” se di­ce, co­mo si con el nom­bre bas­ta­ra pa­ra mar­car go­les. Y el desen­la­ce más pro­ba­ble de ese es­ce­na­rio, más allá del re­sul­ta­do, es un par­ti­do des­lu­ci­do, co­mo un ás­pe­ro em­pa­te o un mez­quino 1-0.

Y en Kunst­mann Knei­pe pa­sa al­go pa­re­ci­do. Es­te bar cer­ve­ce­ro, he­cho a ima­gen y se­me­jan­za de su ma­triz de Val­di­via, tra­ta de unir las cer­ve­zas con la cul­tu­ra cu­li­na­ria de los co­lo­nos ale­ma­nes que lle­ga­ron a la re­gión de Los Ríos, y fun­da­ron Kunst­mann. En su car­ta hay cru­dos, lo­mi­tos, y ta­blas pa­ra com­par­tir.

Se pi­dió un Lo­mi­to Mün­chen, que se­gún la car­ta ve­nía con cer­do des­me­cha­do agri­dul­ce, chu­crut, pi­men­to­nes sal­tea­dos, ce­bo­lla mo­ra­da, le­chu­ga, chut­ney de cer­ve­za con pi­ña, y pa­pas rús­ti­cas ($6.500). El pro­ble­ma es que no ve­nía ni con pi­men­tón, ni ce­bo­lla mo­ra­da, y que­dó la du­da si es que in­cluía el men­ta­do chut­ney (te­nía ce­bo­lla blan­ca me­dia dul­ce, ¿pe­ro era un chut­ney? Ni cer­ca). Las pa­pas rús­ti­cas ape­nas eran un pu­ña­do y no fue­ron he­chas en el mo­men­to. El cer­di­to, si bien es­ta­ba sa­bro­so, ve­nía más he­la­do que ti­bio. En­ton­ces: si hu­bie­ra ve­ni­do con lo que pro­me­tía, el sán­gu­che po­dría ha­ber es­ta­do me­jor, por­que en reali­dad era más bien fo­me.

Las cer­ve­zas, im­pe­ca­bles: tie­nen to­da la ga­ma de Kunst­mann que pue­des en­con­trar en las gón­do­las del su­per­mer­ca­do, ade­más de unos schops es­pe­cia­les. Se pi­dió una Ses­sion IPA, que tie­ne la gra­cia de ser bien amar­ga pe­ro con buen drin­ka­bi­lity, co­mo di­cen los grin­gos, que no es más que una for­ma de de­cir que te pue­des to­mar va­rias sin que te pa­tee la fuer­za de la cer­ve­za.

En re­su­men: no nos que­de­mos con la pura ca­mi­se­ta, así no se ga­nan cam­peo­na­tos. Un po­co más de es­fuer­zo y Kunst­mann Knei­pe po­dría as­pi­rar a al­go más.

Se­bas­tián Al­bur­quer­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.