Ma­ño­sos

La Hora - - En2minutos - Con­sue­lo Goep­pin­ger Pe­rio­dis­ta vi­vir­pa­ra­co­mer.cl, miem­bro del Círcu­lo de Cro­nis­tas Gastronómicos

De se­gu­ro, to­dos co­no­ce­mos a al­guien ma­ño­so: esa per­so­na a la que no le gus­ta prác­ti­ca­men­te na­da y que, por cier­to, se trans­for­ma en un pe­que­ño pro­ble­ma al mo­men­to de pre­pa­rar al­go en ca­sa o sa­lir. Has­ta ha­ce unos diez años, yo era de ese ti­po de per­so­nas. Si bien siem­pre me gus­tó co­mer, so­bre to­do pes­ca­dos y ma­ris­cos, te­nía un pro­ble­ma se­rio con las ver­du­ras, es­pe­cial­men­te cuan­do es­ta­ban cru­das: en dos dé­ca­das de exis­ten­cia, con suer­te ha­bré co­mi­do un par de ho­jas de le­chu­ga. Pa­ra qué ha­blar de una en­sa­la­da: no ten­go re­cuer­dos de ha­ber­me co­mi­da una. Eso cam­bió ha­ce unos años, cuan­do co­men­cé a de­di­car­me al pe­rio­dis­mo gas­tro­nó­mi­co y des­cu­brí que las ver­du­ras y pre­pa­ra­cio­nes ve­ge­ta­ria­nas son ma­ra­vi­llo­sas. Hoy las co­mo siem­pre y, en reali­dad, co­mo ca­si de to­do. Si­go odian­do la le­chu­ga es­ca­ro­la y las be­ta­rra­gas, pe­ro des­cu­brí los be­rros, los es­pá­rra­gos, la rú­cu­la, la es­pi­na­ca y el bró­co­li; y un mon­tón de in­gre­dien­tes más que an­tes no co­mía. ¿Có­mo pa­só es­to? Pro­ban­do de to­do, con dis­tin­tos ali­ños y di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes. Con los ni­ños pa­sa lo mis­mo. La ma­yo­ría no son ma­ño­sos de na­ci­mien­to, so­mos no­so­tros los que no am­plia­mos la pa­le­ta de sa­bo­res. Sí, es di­fí­cil: un ni­ño con be­rrin­ches es ago­ta­dor y, por su­pues­to, es más fá­cil dar­le lo que le gus­ta –co­sas dul­ces, sal­chi­chas y nug­gets, por ejem­plo–, que lo que no. Pe­ro di­ver­sos es­tu­dios y es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que, pa­ra que un ni­ño re­cha­ce por com­ple­to un ali­men­to o sa­bor, de­be pro­bar­lo al me­nos unas cin­co o diez ve­ces. ¿Có­mo? Pre­pa­rán­do­lo de ma­ne­ras di­fe­ren­tes; ya sea en for­ma de pu­ré, en al­gu­na tor­ti­lla, o mez­cla­do con al­gún in­gre­dien­te que sí dis­fru­te. Lo mis­mo co­rre pa­ra los adul­tos: aun­que es más di­fí­cil, ya que sa­be­mos más o me­nos lo que nos gus­ta, hay sa­bo­res que pue­den ad­qui­rir­se. Co­mo los eri­zos, las os­tras, los en­cur­ti­dos o las pre­pa­ra­cio­nes asiá­ti­cas. Lo im­por­tan­te es atre­ver­se. Y no de­cir que no cuan­do nos pre­sen­ten un in­gre­dien­te o pla­to nue­vo: por ma­ño­sos po­de­mos per­der­nos sa­bo­res in­creí­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.