Ini­ciar­se en el ca­fé de grano

El Ca­fé Al­tu­ra, en La Ve­ga, es un buen lu­gar pa­ra co­men­zar a in­terio­ri­zar­se con es­te fas­ci­nan­te mun­do.

La Hora - - Es Rico El Invierno - Fran­cis Me­lla R.

Por tiem­po, cos­to o sim­ple des­co­no­ci­mien­to, el ca­fé ins­tan­tá­neo es co­mún­men­te uti­li­za­do en to­dos los hogares del país. Pe­ro bas­ta un pe­que­ño de­ta­lle pa­ra co­men­zar a enamo­rar­se de lo na­tu­ral y que­rer en­trar en el mun­do del ca­fé de grano, que tie­ne to­da una téc­ni­ca de­trás de su cul­ti­vo y pre­pa­ra­ción, has­ta lle­gar a con­ver­tir­se en un de­li­cio­so lí­qui­do ener­gi­zan­te que se tor­na ideal pa­ra par­tir el día.

“Pa­ra al­guien que só­lo to­ma ca­fé ins­tan­tá­neo, lo me­jor es co­men­zar en el mun­do del ca­fé de grano con uno ame­ri­cano. El es­pres­so es muy in­va­si­vo, por­que es muy in­ten­so y se tor­na muy amar­go pa­ra quie­nes no es­tán acos­tum­bra­dos a su sa­bor”, ex­pli­ca Án­ge­lo Or­tíz, di­rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Ca­fé en Chi­le.

Aun­que a ve­ces es po­co ac­ce­si­ble por su va­lor más ele­va­do que uno ins­tan­tá­neo, la ca­li­dad so­bre­sa­le.

“Sí, el ca­fé en grano es más ca­ro por­que es na­tu­ral. Par­tien­do por el ti­po de re­co­lec­ción, que no tie­ne un pro­ce­so quí­mi­co co­mo el ins­tan­tá­neo, en el que in­clu­so en­tran gra­nos in­fec­ta­dos y a los que hay que agre­gar­les quí­mi­cos pa­ra que du­ren más tiem­po y no se oxi­den”, aña­de Or­tíz.

Por ello, pa­ra co­men­zar el ro­man­ce, un lu­gar ac­ce­si­ble y po­pu­lar es Ca­fé Al­tu­ra, un ca­rri­to ubi­ca­do en La Ve­ga que go­za de un cre­cien­te pres­ti­gio. “La ca­fe­te­ría se pu­so acá por un te­ma de ac­ce­si­bi­li­dad a to­do pú­bli­co. La idea era no seg­men­tar el con­su­mo só­lo por el he­cho de que no­so­tros tra­ba­ja­mos con un pro­duc­to de ca­li­dad”, cuen­ta Ja­vier Can­cino, su ba­ris­ta.

In­vi­tan­do a to­dos a to­mar un ca­fé de ca­li­dad pre­mium ro­dea­do de la cul­tu­ra po­pu­lar de La Ve­ga, Ca­fé Al­tu­ra in­clu­so se ha vuel­to po­pu­lar en­tre los lo­ca­ta­rios.

“Es­to es un lu­gar tu­rís­ti­co, don­de trans­cu­rre mu­cha gen­te, pe­ro in­clu­so los lo­ca­ta­rios cam­bia­ron una vez que pro­ba­ron nues­tras pre­pa­ra­cio­nes”, di­ce.

¿CON O SIN AZÚ­CAR?

Pa­ra los más ex­per­tos en el ca­fé de grano, pue­de pa­re­cer un sa­cri­le­gio el he­cho de agre­gar azú­car o en­dul­zan­te al ca­fé. Pe­ro en un ini­cio, sue­le ser al­go nor­mal y no tan te­rri­ble co­mo se pien­sa.

“De re­pen­te es muy cho­can­te lle­gar y to­mar el ca­fé sin azú­car. Lue­go de un tiem­po, en el que las pa­pi­las se acos­tum­bran al amar­gor de un ca­fé tra­di­cio­nal, re­cién ahí no se­rá ne­ce­sa­rio al­gún ti­po de en­dul­zan­te”, se­ña­la Or­tíz, ade­más de agre­gar una ex­pe­rien­cia per­so­nal con el te­ma: “Yo em­pe­cé así. Yo to­ma­ba ins­tan­tá­neo y cuan­do me lle­gó un es­pres­so y lo pro­bé sin azú­car lo en­con­tré ho­rri­ble, muy amar­go. Lo me­jor es par­tir con al­go de dul­ce e ir de­ján­do­lo de a po­co”, re­la­ta.

“Cuan­do las pa­pi­las se acos­tum­bren al amar­gor de un ca­fé de grano, re­cién ahí no se­rá ne­ce­sa­rio al­gún ti­po de en­dul­zan­te”.

di­rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Ca­fé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.