Ca­mi­nar por San­tia­go, la me­jor for­ma de re­co­no­cer la ciu­dad

Los ca­pi­ta­li­nos es­tán re­con­ci­lián­do­se con lo bueno de la ciu­dad. Así, se mul­ti­pli­can los pa­seos por sus ca­lles y su ba­rrios.

La Hora - - Es Rico El Invierno - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

“Apla­nar ca­lles” es una an­ti­gua ex­pre­sión que ha­ce re­fe­ren­cia a la ca­da vez me­nos co­mún cos­tum­bre de sa­lir a ca­mi­nar por la ciu­dad, mu­chas ve­ces sin rum­bo fi­jo. Pe­ro al­gu­nos lo ha­cen, lo dis­fru­tan y lo re­co­mien­dan co­mo una ma­ne­ra de “re­co­no­cer” la ciu­dad.

Ro­dri­go Guen­del­man, fun­da­dor de San­tia­go Adic­to, co­mu­ni­dad de re­des so­cia­les de aman­tes de la ca­pi­tal, es uno de ellos.

“Ca­mi­nar tie­ne un rit­mo ideal, una ve­lo­ci­dad que te per­mi­te ob­ser­var en to­das las di­rec­cio­nes y mi­rar hacia arri­ba, al­go que es muy di­fí­cil en un au­to, en mi­cro o en otro me­dio de trans­por­te. Uno de los gran­des pe­ca­dos de los san­tia­gui­nos es que nun­ca mi­ra­mos hacia arri­ba: fa­cha­das, bal­co­nes”, afir­ma.

Pa­ra es­te co­mu­ni­ca­dor, ca­mi­nar tam­bién per­mi­te de­te­ner­se en ca­da pun­to in­tere­san­te pa­ra dis­fru­tar­lo o re­tra­tar­lo: “Tie­nes una li­ber­tad que no te da ni si­quie­ra la bi­ci­cle­ta”.

Otro aman­te de los pa­seos por ve­re­das de ce­men­to y ado­qui­nes es Ma­rio Ca­va­lla, uno de los tres so­cios fun­da­do­res de San­tia­go a Pa­ta (jun­to a San­dra Qui­ño­nez y Da­nie­la Cid), que ofre­ce tours pa­tri­mo­nia­les y “tu­ris­mo de ex­pe­rien­cia”.

“Que­re­mos re­en­can­tar al pú­bli­co chi­leno, que el san­tia­guino se sien­ta turista en su pro­pia ciu­dad, se re­en­can­te y ten­ga una co­ne­xión iden­ti­ta­ria con los lu­ga­res por don­de se des­pla­za y vi­ve”, ex­pli­ca.

REENAMORARSE

Tan­to Guen­del­man co­mo Ca­va­lla creen que los san­tia­gui­nos es­tán vi­vien­do un pro­ce­so de re­en­can­ta­mien­to con la ur­be. Fa­mi­lias jó­ve­nes es­tán re­po­blan­do el cen­tro de San­tia­go y ha­cien­do uso de los es­pa­cios pú­bli­cos. La vi­da de ba­rrio tam­bién se re­va­lo­ra.

A es­to han ayu­da­do los re­co­no­ci­mien­tos de pres­ti­gio­sos me­dios in­ter­na­cio­na­les (New York Ti­mes, BBC, Na­tio­nal Geo­grap­hic, CNN In­ter­na­tio­nal) de San­tia­go co­mo una ciu­dad úni­ca e in­tere­san­te, y la mi­ra­da de los extranjeros que han lle­ga­do.

“Ellos pue­den com­pa­rar, de par­ti­da, su país con el nues­tro. Nos di­cen: ¿có­mo no te gus­ta San­tia­go si tie­nen un me­tro in­creí­ble; có­mo no se dan cuen­ta que tie­nen un Par­que Me­tro­po­li­tano que es gi­gan­tes­co; que la ciu­dad es­tá a una ho­ra de la pla­ya y a una de la nie­ve?”, en­fa­ti­za Guen­del­man.

“Que­re­mos que el san­tia­guino se sien­ta turista en su pro­pia ciu­dad, se re­en­can­te”.

Ma­rio Ca­va­lla, fun­da­dos de San­tia­go a pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.