LA LU­CHA CON­TI­NÚA

Un error de Mar­ce­lo Díaz y la fal­ta de fi­ni­qui­to con­de­na­ron a una Ro­ja que de­rro­chó per­so­na­li­dad y buen jue­go. El bi­cam­peón de Amé­ri­ca in­ten­ta­rá co­brar­se re­van­cha en la mis­ma Ru­sia, en un año más.

La Hora - - Portada - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

Chi­le ca­yó pe­lean­do an­te Ale­ma­nia en la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y be­bió el sor­bo amar­go del sub­cam­peón. Un error de Mar­ce­lo Díaz y la fal­ta de fi­ni­qui­to con­de­na­ron a la Ro­ja. Die­go Ma­ra­do­na con­so­ló al equi­po chi­leno en la pre­mia­ción. La Se­lec­ción se en­fo­ca­rá en la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial de Ru­sia. Pri­me­ro, de­be es­pe­rar el fa­llo del TAS so­bre el ca­so Ca­bre­ra.

Ale­xis Sán­chez le pi­de el ba­lón a Leo Va­len­cia y to­ma dis­tan­cia pa­ra el úl­ti­mo ti­ro li­bre de la no­che de San Pe­ters­bur­go. Ex­ha­la. Co­rre. Dispara. Mar­cAn­dré Ter Ste­gen re­pe­le y la pe­lo­ta se pier­de por el cos­ta­do. Sue­na el pi­ta­zo fi­nal y los ju­ga­do­res chi­le­nos caen al sue­lo en si­mul­tá­neo, co­mo si una bom­ba hu­bie­se es­ta­lla­do en el es­ta­dio. Los ale­ma­nes, en cam­bio, co­rren ha­cia el cen­tro y ha­cen un mon­ton­ci­to.

En la ban­ca, Mar­ce­lo Díaz mi­ra ha­cia el sue­lo. Sa­be que su error con­di­cio­nó a la Se­lec­ción, pe­ro sus com­pa­ñe­ros lo le­van­tan. Juan An­to­nio Piz­zi le da un abra­zo ca­lu­ro­so, co­mo un pa­dre con­sue­la al hi­jo que re­pi­tió de cur­so. Pe­ro in­jus­to se­ría de­cir que la Ro­ja per­dió por la des­aten­ción de Ca­re’pa­to; Chi­le do­mi­nó, so­me­tió a su ri­val, pe­ro a la ho­ra de los quiu­bos no su­po tra­du­cir­lo en go­les. Y eso, an­te equi­pos de la ta­lla de los teu­to­nes, se pa­ga muy ca­ro.

Du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos, to­do el dis­cur­so que pre­go­nó Joa­chim Löw se fue al ta­cho de la ba­su­ra. Des­bor­da­do por los duen­des ro­jos, el cam­peón del mun­do se re­fu­gió co­mo ga­to de es­pal­das an­te la in­ten­sa pre­sión de Chi­le, que re­cor­dó a los me­jo­res tiem­pos de Mar­ce­lo Biel­sa: Mau­ri­cio Is­la pa­san­do por la es­pal­da, Char­les Arán­guiz pe­ne­tran­do por los ca­rri­les in­te­rio­res; Ar­tu­ro Vidal con su om­ni­pre­sen­cia. La aper­tu­ra de la cuen­ta pa­re­cía más cer­ca.

Pe­ro el fút­bol da tan­to co­mo nos qui­ta: en, qui­zá, la úni­ca dis­trac­ción que co­me­tió en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, en con­tras­te con su gran por­cen­ta­je de pa­ses co­rrec­tos, y su per­fec­to aco­pla­mien­to a las ne­ce­si­da­des del equi­po, Díaz no vio ve­nir a Ti­mo Wer­ner a los 20 mi­nu­tos. El res­to de la ju­ga­da fue de trá­mi­te sen­ci­llo: pa­se al la­do pa­ra Lars Stindl, an­te la de­ses­pe­ra­da sa­li­da de Bra­vo, y gol ger­mano. Un ma­za­zo.

La luz que siem­pre irra­dia Díaz se apa­gó con su ye­rro. Juan An­to­nio Piz­zi en­ten­dió el men­sa­je y man­dó a Va­len­cia en el se­gun­do tiem­po. El equi­po re­cu­pe­ró la in­ten­si­dad, aun­que siem­pre a ex­pen­sas de las ve­lo­ces tran­si­cio­nes de los ger­ma­nos, vía Ju­lian Drax­ler y Leon Go­retz­ka. Des­de la ban­da de­re­cha, Jos­hua Kim­mich sa­có de sus ca­si­llas a Vi- dal. O sea, los ale­ma­nes en­tra­ron en el jue­go su­cio. Y Chi­le ca­yó en la tram­pa: es­ta vez el VAR be­ne­fi­ció a Chi­le, por­que Gon­za­lo Ja­ra me­re­ció ser ex­pul­sa­do por un co­da­zo ar­te­ro con­tra Wer­ner.

En la úl­ti­ma par­te del par­ti­do, Piz­zi me­tió ma­no­ta­zos de aho­ga­do, in­tro­du­cien­do a Án­ge­lo Sa­gal, sin mi­nu­tos en el tor­neo, y a

Díaz co­me­tió un error ga­rra­fal, pe­ro to­do el país y sus com­pa­ñe­ros lo res­pal­da­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.