El “doc” Em­mett Brown exi­ge la cuar­ta par­te de Vol­ver al fu­tu­ro

“Es di­fí­cil lo­grar un guión que con­ten­ga la emo­ción de la tri­lo­gía ori­gi­nal, pe­ro ya es­tán tra­ba­jan­do en eso”, anun­ció el ac­tor de 78 años.

La Hora - - Tiempo Libre - F.M.L.

El mo­tor del DeLo­rean se en­cen­dió otra vez. A 27 años del de­but de la ter­ce­ra par­te de Vol­ver al fu­tu­ro, fue el pro­pio Ch­ris­top­her Lloyd -el en­tra­ña­ble doc­tor Em­mett Brown en la sa­ga fan­tás­ti­ca­quien re­vi­vió la ilu­sión de una cuar­ta en­tre­ga de la fran­qui­cia.

En con­ver­sa­ción con The Holly­wood Re­por­ter, el ac­tor -que vi­si­tó Chile el 2014- ase­gu­ró que le en­can­ta­ría vol­ver a in­ter­pre­tar a su per­so­na­je es­tre­lla, y que ya es­ta­rían tra­ba­jan­do en un even­tual bo­rra­dor de la tra­ma. “Se­ría un ver­da­de­ro desafío pa­ra los es­cri­to­res lle­gar a una his­to­ria ori­gi­nal de Vol­ver al

fu­tu­ro con la mis­ma pa­sión, in­ten­si­dad y emo­ción que las otras tres. Pe­ro se po­dría ha­cer, es po­si­ble”, di­jo.

Ade­más ase­gu­ró que su com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras, Mi­chael J. Fox, tam­po­co du­da­ría en me­ter­se por cuar­ta vez en la piel de Marty McFly, ob­vian­do in­clu­so el mal de Par­kin­son que lo aque­ja. “He ha­bla­do con él y acep­ta­ría en­can­tan­do, y no ten­go du­das que lo ha­ría ge­nial”, agre­gó, ala­ban­do la per­se­ve­ran­cia de su part­ner. “Es que no pue­de exis­tir otra se­cue­la sin él, es im­po­si­ble re­em­pla­zar­lo. Mi­chael fue tan ma­ra­vi­llo­so en el rol, tan ge­nial, tan cá­li­do y tan in­do­ma­ble, que se­ría ma­ra­vi­llo­so es­tar cer­ca su­yo otra vez”.

ÉXI­TO IN­ME­DIA­TO

La pri­me­ra en­tre­ga de Back to the fu­tu­re se es­tre­nó en 1985 ba­jo la pro­duc­ción de Ste­ven Spiel­berg y la di­rec­ción de Ro­bert Ze­mec­kis. La cin­ta re­la­ta las aven­tu­ras de Marty McFly (Fox), un ado­les­cen­te que via­ja ac­ci­den­tal­men­te en el tiem­po. Tras al­te­rar los su­ce­sos ocu­rri­dos en 1955, es­pe­cí­fi­ca­men­te aque­llos en los que sus pa­dres se co­no­cie­ron y enamo­ra­ron, McFly de­be in­ten­tar re­unir a sus pa­dres de nue­vo pa­ra ase­gu­rar su pro­pia exis­ten­cia. Lue­go, de­be re­gre­sar a su épo­ca, de ahí el nom­bre de la fran­qui­cia. La cin­ta re­cau­dó US$381 mi­llo­nes, ase­gu­ran­do de in­me­dia­to dos se­cue­las, las que lle­ga­ron en 1989 y 1990, con­vir­tien­do ade­más la sa­ga en una pie­za de cul­to. “Es­toy sor­pren­di­do, no me lo es­pe­ra­ba. Ja­más pen­sé que fue­ra tan exi­to­sa y que con el pa­so de los años si­guie­se sien­do tan po­pu­lar. Su im­pac­to no se ha des­va­ne­ci­do”, con­clu­yó Lloyd.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.