CÓ­MO APRO­VE­CHAR EL TIEM­PO CON LOS HI­JOS EN ES­TAS VA­CA­CIO­NES

Mu­chos pa­dres guar­dan días de des­can­so pa­ra es­ta fe­cha. Ex­per­tos acon­se­jan no sa­tu­rar a los ni­ños con ac­ti­vi­da­des.

La Hora - - News - C. Ju­lio

Que­dar­se en la ca­sa mien­tras llue­ve con unas so­pai­pi­llas pa­sa­das y pan­tu­flas. De es­ta uto­pía po­drán go­zar quie­nes co­mien­zan las va­ca­cio­nes de in­vierno la pró­xi­ma se­ma­na y que, a ve­ces, coin­ci­den las de pa­pás e hi­jos.

Pe­ro, ¿có­mo so­bre­vi­vir a ver a nues­tro pe­que­ño en­chu­fa­do en su con­so­la de jue­gos ocho ho­ras dia­rias? ¿Có­mo li­dia­mos con las le­van­ta­das tar­de que son so­lo un sus­pi­ro de dos se­ma­nas pa­ra des­pués vol­ver a la reali­dad de des­per­tar­se a las seis de la ma­ña­na?

La idea es que las va­ca­cio­nes de in­vierno sean un relajo y no una ex­cu­sa pa­ra lle­nar­se de ac­ti­vi­da­des. Así lo plan­tea Raúl Car­va­jal, si­có­lo­go de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, quien sos­tie­ne que an­te el cam­bio de ru­ti­na lo me­jor es man­te­ner la cal­ma de lo que se pro­gra­me.

“Los pa­pás se ven en­fren­ta­dos a un cam­bio de ru­ti­na, hay un or­den que en las va­ca­cio­nes cam­bia. Los pri­me­ros que tie­nen que so­bre­lle­var el trau­ma de las va­ca­cio­nes son los pa­pás. y par­te de eso es en­ten­der que es un es­pa­cio de des­can­so pa­ra los ni­ños”, di­ce Car­va­jal.

El si­có­lo­go tam­bién res­ca­ta la im­por­tan­cia de com­par­tir tiem­po en fa­mi­lia y no per­der­se en la vo­rá­gi­ne de ac­ti­vi­da­des que se ofre­cen.

“Es un pe­rio­do cor­to que de­be­ría ser apro­ve­cha­do pa­ra des­can­sar, pe­ro des­de una pers­pec­ti­va más o me­nos tran­qui­la, ha­cien­do co­sas que ge­ne­ren cier­to relajo pa­ra la fa­mi­lia y no un es­trés ex­tra”, di­ce, y agre­ga que ade­más es sa­lu­da­ble que, a ra­tos, los ni­ños no ten­gan nin­gu­na ac­ti­vi­dad.

“Hay que per­mi­tir que el ni­ño se abu­rra. Es ma­ra­vi­llo­so por­que em­pie­za a ha­cer co­sas crea­ti­vas a par­tir del abu­rri­mien­to. Te­ne­mos que dar­le a los ni­ños la po­si­bi­li­dad de abu­rrir­se”, afir­ma el si­có­lo­go.

Lle­ga­do el mo­men­to de de­ses­pe­ra­ción en que nues­tro hi­jo co­mien­za a co­rrer en círcu­los por la ca­sa, es bueno po­der com­par­tir con otros pa­dres la ex­pe­rien­cia. Así lo afir­ma Va­ri­nia Sig­no­re­lli, si­có­lo­ga in­fan­to­ju­ve­nil que res­ca­ta la ca­pa­ci­dad de ac­tuar en gru­po du­ran­te las va­ca­cio­nes.

“Cuan­do se ter­mi­nen las ac­ti­vi­da­des o la crea­ti­vi­dad sea nu­la, jun­tar­nos con las ma­más que es­tán en lo mis­mo. Que los ni­ños in­vi­ten a sus ami­gos de siem­pre, del co­le­gio, o a los que no ven nun­ca”, ex­pli­ca.

EN FA­MI­LIA

Pa­ra al­gu­nos pa­dres es im­po­si­ble de­jar de tra­ba­jar pa­ra es­tar con sus hi­jos en las va­ca­cio­nes de in­vierno, pe­ro ca­da vez hay más fa­mi­lias que se pla­ni­fi­can pa­ra te­ner esa se­ma­na li­bre. Así lo afir­ma Nés­tor Mi­lano, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de La­bo­rum pa­ra Chi­le, Pa­na­má y Venezuela.

“Ha­ce al­gu­nos años ve­ni­mos ob­ser­van­do que las per­so­nas que tie­nen hi­jos en edad es­co­lar o uni­ver­si­ta­ria to­man aun­que sea al­gu­nos días de va­ca­cio­nes de in­vierno pa­ra po­der com­par­tir con sus fa­mi­lias. Al­re­de­dor del 50% de los co­la­bo­ra­do­res so­li­ci­ta es­te per­mi­so, ya sea pa­ra sa­lir fue­ra de San­tia­go, de Chi­le o po­der apro­ve­char las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des que se pro­gra­man en es­ta fe­cha”, sos­tie­ne.

Pa­ra el si­có­lo­go Car­va­jal, es­ta op­ción es sa­lu­da­ble si se pue­de lle­var a ca­bo sin pro­ble­ma. Pe­ro si no se pue­de, igual plan­tea que hay que apro­ve­char los es­pa­cios.

“Lo ideal es po­der to­mar­nos unos días, ha­cer ac­ti­vi­da­des en con­jun­to y si no se pue­de, to­mar­se un ra­ti­to pa­ra es­tar con los ni­ños des­pués del tra­ba­jo o los fi­nes de se­ma­na, pe­ro apro­ve­char esa ins­tan­cia pa­ra te­ner más pre­sen­cia. De re­pen­te en­tre tan­ta ac­ti­vi­dad nos cues­ta es­tar pre­sen­te en la vi­da de los ni­ños”, di­ce.

Pa­ra Sig­no­re­lli tam­bién es im­por­tan­te ocu­par los es­pa­cios de tiem­po que exis­ten en co­mún, aun­que es­tos sean re­du­ci­dos.

“De­be­ría ser un relajo, de­be­ría­mos apro­ve­char el tiem­po con ellos y en­se­ñar­les la ca­li­dez de ho­gar, más allá del frío”, sos­tie­ne la si­có­lo­ga.

“Hay que per­mi­tir que el ni­ño se abu­rra.

Es ma­ra­vi­llo­so por­que em­pie­za a ha­cer co­sas crea­ti­vas a par­tir del abu­rri­mien­to”.

Raúl Car­va­jal,

si­có­lo­go de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría.

MA­CA­RE­NA RI­VE­RA CRUZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.