Carlos Pin­to vuel­ve a la TV: “To­dos pue­den ser cri­mi­na­les, in­clu­so yo”

El hom­bre tras Mea culpa re­gre­sa con nue­vos ca­sos de­lic­tua­les ba­sa­dos en la vi­da real. “So­mos bes­tias, pe­ro al­gu­nos es­ta­mos do­mes­ti­ca­dos”, afir­ma.

La Hora - - Circulacion Gratuita - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Carlos Pin­to vuel­ve a co­rrer ries­gos. Si en los 90 hi­zo ti­ri­tar la pan­ta­lla chi­ca con los ase­si­na­tos de Mea culpa y las his­to­rias fan­tas­ma­les de El día me­nos pen­sa­do, des­de es­te lu­nes usa­rá la fran­ja de­di­ca­da his­tó­ri­ca­men­te a las te­le­se­ries pa­ra re­crear los más cruen­tos crí­me­nes.

En­vuel­to en el hu­mo que ca­rac­te­ri­za sus es­pa­cios, el pe­rio­dis­ta de­bu­ta en Ca­nal 13 con Irre­ver­si­ble, don­de nue­va­men­te mos­tra­rá la vi­da de chi­le­nos anó­ni­mos que se con­vir­tie­ron en de­lin­cuen­tes. “Cual­quie­ra pue­de trans­for­mar­se en un cri­mi­nal, in­clu­so yo mis­mo”, di­ce Pin­to con la voz gra­ve que ha mar­ca­do su ca­rre­ra. “Pe­ro hay que ha­cer un al­can­ce”, acla­ra. “El pro­gra­ma no só­lo irá en la fran­ja ves­per­ti­na de lu­nes a vier­nes, sino que los mar­tes se­rá pro­gra­ma­da en ho­ra­rio pri­me”, di­ce.

¿La di­fe­ren­cia en­tre am­bos es­pa­cios? “Sa­be­mos que a las 20 ho­ras no po­de­mos mos­trar cier­tas co­sas, así que los ca­sos más cru­dos, de ma­yor im­pac­to, los más po­ten­tes, los guar­da­mos pa­ra la no­che”, ex­pli­ca. -A sim­ple vis­ta pa­re­ce una con­ti­nua­ción de Mea culpa.

-Es un for­ma­to dis­tin­to, pe­ro son pro­gra­mas pri­mos por­que am­bos to­can te­mas de­lic­tua­les. Sin em­bar­go en Mea culpa te­nía un re­gis­tro de per­so­nas que ha­bi­tual­men­te co­me­tían de­li­tos, que per­te­ne­cían a un es­tra­to so­cial más ba­jo. His­to­rias que ca­si siem­pre es­ta­ban mar­ca­das por la muer­te. Es­ta vez to­ca­mos te­mas más va­ria­dos, y más que en el de­li­to mis­mo, nos cen­tra­mos en la per­so­na. De ahí el nom­bre,

Irre­ver­si­ble, por­que lle­ga­mos a un pun­to en que el pro­ta­go­nis­ta de­ci­de si da el pa­so (que lo con­ver­ti­rá en de­lin­cuen­te). Pue­de re­tro­ce­der a úl­ti­mo minuto, pe­ro si avanza, de­be es­tar cons­cien­te que ya no hay vuel­ta atrás”. -¿O sea no só­lo se in­clui­rán ase­si­na­tos?

-Los ase­si­na­tos son una mí­ni­ma par­te de lo que ve­re­mos. Ha­bla­mos de dis­tin­tos te­mas, co­mo ro­bos, bull­ying. Por eso de­ci­mos que son his­to­rias cri­mi­na­les, ho­rren­da­men­te co­ti­dia­nas -En ese sen­ti­do, ¿el pro­gra­ma tra­ba­ja la idea de que cual­quier per­so­na pue­de con­ver­tir­se en un an­ti­so­cial?

-Efec­ti­va­men­te cual­quie­ra de no­so­tros, tú y yo, po­de­mos ac­ce­der ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias a con­cre­tar un de­li­to. De­ja­mos en evi­den­cia que to­dos so­mos bes­tias sal­va­jes, al­gu­nas más do­mes­ti­ca­das que otras. Los re­la­tos em­pie­zan des­de una si­tua­ción co­mún y co­rrien­te, y van avan­zan­do has­ta un pun­to en que to­do pue­de des­con­tro­lar­se. Ob­via­men­te in­ci­den la for­ma­ción de ca­da cual, el as­pec­to mo­ral. Pe­ro una si­tua­ción límite pue­de re­ve­lar ras­gos des­co­no­ci­dos de uno mis­mo.

“Ve­re­mos el mo­men­to en que la gen­te de­ci­de dar el pa­so que lo con­vier­te en cri­mi­nal. Al dar ese pa­so no hay có­mo de­vol­ver­se”.

En 1993 de­bu­tó Mea culpa, cri­ti­ca­do por el gra­do de violencia que mos­tra­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.