Vio com­bos en­tre pa­dres e hi­jos

La Hora - - País -

■ Des­pués de cin­co años co­mo cru­pier, Fe­li­pe Ver­ga­ra re­nun­ció en di­ciem­bre pa­sa­do al ca­sino de Vi­ña del Mar por el des­gas­te fí­si­co y emo­cio­nal que le oca­sio­nó es­te tra­ba­jo. Es­pe­cia­lis­ta en blac­kjack y pó­quer, cuen­ta que se pe­leó en va­rias oca­sio­nes con los clien­tes. “Me ame­na­za­ban a dia­rio, me tra­ta­ban con gro­se­rías y me de­cían ‘te voy a es­pe­rar afue­ra’ o ‘no vas a lle­gar a tu ca­sa’. Por suer­te nun­ca me pa­só na­da”. En cuan­to al per­fil de los ju­ga­do­res, se­ña­la que eran “es­pe­cia­les”. “Re­cuer­do a una per­so­na que per­dió los $3 mi­llo­nes de ga­nan­cia de su py­me, a una ma­má que apos­tó la men­sua­li­dad de la uni­ver­si­dad de su hi­jo y a un ga­llo que se ca­sa­ba a las 18 ho­ras en Ran­ca­gua y eran las 17.50 y se­guía ju­gan­do co­mo en­fer­mo. Me di­jo que se iba a cam­biar de ro­pa en el au­to y que al­can­za­ría a lle­gar, pe­ro cla­ra­men­te eso nun­ca ocu­rrió”, ase­gu­ra el joven. Mu­chas tar­je­tas ban­ca­rias tie­nen mon­tos má­xi­mos de giros. Ver­ga­ra se­ña­la que hay gen­te que es­pe­ra que den las 00.00 ho­ras pa­ra po­der se­guir sa­can­do pla­ta. “La ma­yo­ría no se con­tro­la. Ha­bía un ta­ta que siem­pre arries­ga­ba su ju­bi­la­ción en el pun­to y ban­ca (jue­go de car­tas). Per­día tan­to que no le que­da­ba pla­ta pa­ra ir­se a la ca­sa y mis com­pa­ñe­ros te­nían que ir a de­jar­lo. In­clu­so, pe­día pres­ta­do y guar­da­ba las bol­si­tas de té que ocu­pa­ba en el ca­sino. Tam­bién me acuer­do de un se­ñor con el que es­tu­ve ju­gan­do has­ta las 6 de la ma­ña­na, ho­ra en que ter­mi­nó mi turno. Al otro día vol­ví en la tar­de y me lo en­con­tré y me di­jo ‘oye, ¡To­da­vía es­tás acá!” y le res­pon­dí ‘se­ñor. Me fui a la ca­sa, dor­mí, hi­ce trá­mi­tes, vol­ví y us­ted si­gue acá’. Lo que más me im­pre­sio­nó fue un pa­dre y un hi­jo que se cul­pa­ban mu­tua­men­te del ro­bo de fi­chas y ter­mi­na­ron aga­rrán­do­se a com­bos”.

“Ha­bía un ta­ta que siem­pre arries­ga­ba su ju­bi­la­ción en el pun­to y ban­ca. Per­día tan­to que no le que­da­ba pla­ta pa­ra ir­se a la ca­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.