Los per­de­do­res lle­gan a las lá­gri­mas

La Hora - - País -

■ Na­da me­jor que un tra­ba­jo de part ti­me co­mo cru­pier. Eso pen­só Ni­co­lás Urbina en el 2011, pe­ro se equi­vo­có y du­ró so­lo dos me­ses con es­te car­go. “Lo que pa­só en Mon­ti­ce­llo era una bom­ba de tiem- po. Las agre­sio­nes ver­ba­les y las ame­na­zas por par­te de los clien­tes eran pan de ca­da día. Mu­chos iban to­dos los días y gas­ta­ban mu­cha pla­ta, por lo mis­mo te­nían per­mi­so pa­ra ha­cer lo que qui­sie­ran. Lo im­por­tan­te era que gas­ta­ran y gas­ta­ran”, pre­ci­sa. Cuen­ta que va­rios apos­ta­ban has­ta lo que no te­nían y se iban de­rro­ta­dos a sus ca­sas. “Una vez me to­có un ca­ba­lle­ro que ha­bía ga­na­do co­mo 2 mi- llo­nes en el ra­to que yo no es­tu­ve. Cuan­do vol­ví, en me­dia ho­ra lo per­dió to­do y se pu­so a llo­rar. Ha­bía otro clien­te con el que tu­ve va­rios pro­ble­mas por­que era muy vio­len­to. Una vez me con­fe­só que es­ta­ba pen­san­do en ir a vi­vir cer­ca del ca­sino, en el sec­tor de Cha­ca­bu­co pa­ra lle­gar más rá­pi­do, pues de San­tia­go era muy lar­go el tra­yec­to. Yo no lo po­día creer. Me acuer­do además de un gru­po de ami­gos que ve­nía del Mon­ti­ce­llo. Se­gún ellos ha­bían per­di­do mu­cha pla­ta allá y aquí la iban a re­cu­pe­rar, pe­ro no les re­sul­tó y se fue­ron con los bol­si­llos va­cíos. Tam­bién era co­mún ver a la gen­te pa­tean­do las má­qui­nas tra­ga-mo­ne­das”.

“Un clien­te me con­fe­só que que­ría ir a vi­vir cer­ca del ca­sino, por­que de San­tia­go era muy lar­go el tra­yec­to”.

En An­to­fa­gas­ta Luz (quien no qui­so re­ve­lar su ver­da­de­ra iden­ti­dad) de­be ser una de las cru­pier con más ex­pe­rien­cia. A pe­sar de los ma­los ra­tos, si­gue de­di­ca­da a es­ta la­bor. “El in­sul­to más sua­ve que he re­ci­bi­do ha si­do ‘ma­ra­ca concha de tu ma­dre’. In­clu­so una vez me di­je­ron que me iban a atro­pe­llar cuan­do sa­lie­ra del tra­ba­jo”, se­ña­la. Es­ta mu­jer ha pre­sen­cia­do va­rias si­tua­cio­nes in­só­li­tas. “Hay clien­tes que han per­di­do ca­sas o que de te­ner cin­co de­par­ta­men­tos se han que­da­do con so­lo uno. Una vez un ju­ga­dor ha­bla­ba por te­lé­fono y tra­ta­ba de ven­der su ca­mio­ne­ta en $1 mi­llón con tal de te­ner efec­ti­vo. Tam­bién es co­mún ver a se­ño­ras enoja­das con sus ma­ri­dos. Es­te ca­sino tie­ne ho­tel y una vez una mu­jer tiró en­ci­ma de una me­sa las ma­le­tas a su es­po­so. Tam­bién vi a una ma­má que vino a las 4 de la ma­ña­na a bus­car a su hi­ja. La ni­ña es­ta­ba sú­per bo­rra­cha y se lo ha­bía gas­ta­do to­do. Tu­vie­ron una dis­cu­sión bien fuer­te fren­te a to­dos”. Pe­ro la si­tua­ción más crí­ti­ca ocu­rrió ha­ce tres años. “Aquí hu­bo una pe­lea gi­gan­te. Dos clien­tes se aga­rra­ron a com­bos y uno de ellos le sa­có un ojo al otro. Fue bien te­rri­ble por­que el pi­so que­dó lleno de san­gre”, di­ce.

Cuen­ta que des­pués de lo que pa­só en Mon­ti­ce­llo ella y sus com­pa­ñe­ros es­tán asus­ta­dos. “El otro día des­ta­pa­ron una cham­pa­ña en la ba­rra y so­nó tan fuer­te que ca­si sa­li­mos arran­can­do”.

“Aquí hu­bo una pe­lea gi­gan­te. Dos clien­tes se aga­rra­ron a com­bos y uno de ellos le sa­có un ojo al otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.