Vi­cu­ña des­lum­bró in­ter­pre­tan­do a una po­lé­mi­ca Evi­ta Pe­rón

El ac­tor se lu­ció in­ter­pre­tan­do a Eva Pe­rón, una obra po­lé­mi­ca e ico­no­clas­ta, que se pre­sen­tó la no­che del sá­ba­do en el Tea­tro Na­cio­nal Cervantes de Bue­nos Ai­res.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba,

“Che, me han de­ja­do caer has­ta el fon­do del cáncer. Son unos tu­rros. Me vol­ví lo­ca, es­toy so­la. Mí­ren­me mo­rir co­mo va­ca en el ma­ta­de­ro”.

Las pa­la­bras sue­nan po­ten­tes en la voz de Ben­ja­mín Vi­cu­ña. Por su acen­to no se no­ta que es chi­leno. La gra­ve­dad de su voz, el gro­sor de sus bra­zos y la for­ma de su tor­so des­nu­do, sin em­bar­go, evi­den­cian que no se tra­ta de una mu­jer. Por más pin­ta­dos que ten­ga los ojos, los la­bios y el pe­lo. Su cuer­po se des­pla­za con agi­li­dad por el es­ce­na­rio del Tea­tro Cervantes an­te un pú­bli­co ató­ni­to, que in­ten­ta asi­mi­lar la pro­pues­ta.

No es fá­cil. Por­que el per­so­na­je es, na­da más ni na­da menos, que Eva Pe­rón. San­ta Evi­ta. Ma­dre Es­pi­ri­tual de la Pa­tria (el tí­tu­lo se lo en­tre­gó el Con­gre­so) y “pro­tec­to­ra de los des­ca­mi­sa­dos”. A 65 años de su muer­te, su fi­gu­ra no se pue­de abs­traer de lo que lo que la pren­sa tras­an­di­na ha de­no­mi­na­do co­mo “la grie­ta”: una di­vi­sión so­cial y po­lí­ti­ca tan pro­fun­da, que no per­mi­te me­dias tin­tas.

A Evi­ta se la ama o se la odia. Pro­vo­ca fa­na­tis­mos en am­bos ex­tre­mos, des­de quie­nes pi­die­ron su ca­no­ni­za­ción has­ta quie­nes han pro­fa­na­do sis­te­má­ti­ca­men­te su me­mo­ria (y has­ta su ca­dá­ver).

Y la pro­pues­ta que en­car­na Vi­cu­ña no es la de cual­quier Evi­ta. No es la que re­cuer­da Ma­ría Ele­na Walsh en sus poe­mas, ni la que in­ter­pre­tó Ma­don­na en el ci­ne. No es la que vi­gi­la la vi­da de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na des­de la ave­ni­da 9 de Ju­lio, com­ba­ti­va ha­cia el nor­te y ri­sue­ña ha­cia el sur. No. Es­ta es una Evi­ta car­co­mi­da por la am­bi­ción, el des­po­tis­mo y la so­le­dad del po­der.

Mu­cho más his­té­ri­ca que his­tó­ri­ca. So­bre el es­ce­na­rio, se la ve cons­pi­ran­do pa­ra es­ca­par­se de Ar­gen­ti­na con di­ne­ro, ma­ni­pu­lan­do a su es­po­so Juan Do­min­go Pe­rón- re­pre­sen­ta­do co­mo una fi­gu­ra dé­bil y que­jo­sa- y pre­su­mien­do de sus jo­yas an­te una ser­vi­dum­bre ator­men­ta­da.

La obra, di­ri­gi­da por Mar­cial Di Fon­zo Bo, es la re­in­ter­pre­ta­ción de una pie­za es­cri­ta por Co­pi (Raúl Da­mon­te Bo­ta­na) en 1968 y es­tre­na­da un año des­pués en el tea­tro de l´Epée-de-Bois en Pa­rís. Los pe­rió­di­cos ar­gen­ti­nos no se po­nen de acuer­do so­bre lo su­ce­di­do en esa oca­sión. Al­gu­nos se­ña­lan que la obra fue sa­bo­tea­da por una tur­ba de en­ca­pu­cha­dos que en­tró y gol­peó a par­te del pú­bli­co, otros di­cen que se hi­zo es­ta­llar una bom­ba y los más, ase­gu­ran que las pa­re­des del tea­tro fue­ron ra­ya­das con la con­sig­na

“¡Vi­ve le jus­ti­cia­lis­me!”.

To­das las ver­sio­nes su­gie­ren que la res­pon­sa­bi­li­dad de di­chos ac­tos ha­bría si­do del pe­ro­nis­mo, que por esos años se pre­pa­ra­ba pa­ra vol­ver al po­der.

La vi­da de Co­pi es­tá mar­ca­da por es­te mo­vi­mien­to po­lí­ti­co. Su fa­mi­lia era due­ña del dia­rio Crí­ti­ca, que se opo­nía al Ge­ne­ral, por lo que de­bió sa­lir exi­lia­do a Uru­guay a los seis años. En to­da su obra, el au­tor se preo­cu­pa de opo­ner la idea de una co­mu­ni­dad trans­na­cio­nal (y tran­se­xual), a la de las iden­ti­da­des or­ques­ta­das por el Es­ta­do-Na­ción, que le pa­re­cen to­ta­li­ta­rias por de­fi­ni­ción.

En un tex­to au­to­bio­grá­fi­co de Co­pi, pre­sen­ta­do an­tes de que Vi­cu­ña sal­ta­ra al es­ce­na­rio, se le­yó: “Creo ha­ber aho­ga­do to­dos mis tan­gos en las are­nas mo­ve­di­zas del ol­vi­do du­ran­te los quin­ce años en que fui bas­tan­te mal vis­to en los me­dios in­te­lec­tua­les (…) por cul­pa de una obra de tea­tro re­pre­sen­ta­da en Pa­rís en 1969, en la que la pren­sa ar­gen­ti­na cre­yó apro­pia­do y útil leer un in­sul­to a la me­mo­ria de la se­ño­ra Eva Pe­rón”.

UN ESCALÓN ARRI­BA

Se cie­rra el te­lón y el pú­bli­co aplau­de eu­fó­ri­co. Se vuel­ve a abrir y el elen­co da un pa­so ade­lan­te pa­ra ha­cer la re­ve­ren­cia. Ben­ja­mín Vi­cu­ña lu­ce con­mo­vi­do, con una son­ri­sa que trans­mi­te más ali­vio que cual­quier otra co­sa. Mi­nu­tos más tar­de, tras bam­ba­li­nas, ex­pli­ca a La Ho­ra su mo­men­to: “Es­toy tan fe­liz co­mo can­sa­do y emo­cio­na­do. Se mez­cla un po­co to­do en los mo­men­tos en que, des­pués de tan­to tra­ba­jo, te en­fren­tas an­te el aplau­so ca­ri­ño­so del pú­bli­co”.

Vi­cu­ña se planta muy se­gu­ro de su tra­ba­jo y ex­pli­ca su fas­ci­na­ción por la obra de Co­pi. “Es­ta obra tie­ne mu­chas ca­pas, tie­ne tan­tas lec­tu­ras co­mo mi­ra­das. Es una obra que in­co­mo­da, que in­vi­ta a pen­sar a tra­vés del sar­cas­mo y la iro­nía, pe­ro tam­bién es una obra in­te­li­gen­te. Des­de ese pun­to de vis­ta pue­de ser leí­da co­mo un tri­bu­to, tam­bién co­mo una crí­ti­ca, co­mo una tra­ge­dia o una co­me­dia. Es muy cu­rio­so lo que pa­sa con una obra así, con un vue­lo poé­ti­co tan im­por­tan­te co­mo ico­no­clas­ta”, di­ce.

La pren­sa ar­gen­ti­na lo fe­li­ci­ta por su lo­gra­do acen­to, le pre­gun­ta cuán­do va a te­ner otro hi­jo y si le va a lle­var cho­co­la­tes a la “Chi­na” Suá­rez. Vi­cu­ña, in­có­mo­do, son­ríe y le ba­ja el per­fil a las pre­gun­tas so­bre su vi­da per­so­nal. Mu­cho más desen­vuel­to se le ve con­sul­ta­do por Eva Pe­rón: “Yo en­tien­do el gra­do de apren­sión, el ca­ri­ño que se tie­ne por el per­so­na­je, pe­ro hay que en­ten­der que es­ta es Eva de Co­pi, tie­ne li­cen­cias, tie­ne poe­sía, li­ber­ta­des ar­tís­ti­cas. Por lo mis­mo el au­tor exi­ge que lo in­ter­pre­te un hom­bre, pa­ra te­ner esa dis­tan­cia. Cla­ra­men­te no es­ta­mos per­so­ni­fi­can­do a la Eva Pe­rón, a la que yo tam­bién res­pe­to mu­cho, es­te es otro per­so­na­je que tie­ne que ver con una fic­ción y el pú­bli­co que en­tre acá lo va a en­ten­der. La gen­te que ten­ga al­gún ti­po de apren­sión o pre­jui­cio, di­rec­ta­men­te no va a ve­nir y es­tá to­do bien”.

“Es una obra que in­co­mo­da, que in­vi­ta a pen­sar a tra­vés del sar­cas­mo y la iro­nía,

pe­ro tam­bién es una obra in­te­li­gen­te”

Vi­cu­ña so­bre Eva Pe­rón.

La obra, di­ri­gi­da por Mar­cial Di Fon­zo Bo, es la re­in­ter­pre­ta­ción de una pie­za es­cri­ta por Co­pi en 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.