Aprie­ta los dien­tes pa­ra no des­ma­yar­se

Car­la Zú­ñi­ga. 30 años. Es­ta­ción Cen­tral.

La Hora - - País -

■ Cuan­do te­nía 11 años Car­la Zú­ñi­ga su­po que al­go an­da­ba mal en ella. An­te emo­cio­nes co­mo la ale­gría o la tris­te­za se des­plo­ma­ba por se­gun­dos. “En el 2003 me diag­nos­ti­ca­ron nar­co­lep­sia. Se­gún el neu­ró­lo­go, yo nun­ca iba a po­der ha­cer una vi­da nor­mal”, se­ña­la Zú­ñi­ga, y agre­ga que po­cos co­no­cen es­te tras­torno y cuan­do lo cuen­ta creen que se tra­ta de al­gu­na adic­ción. “Una vez me que­dé dor­mi­da en cla­ses y la pro­fe­so­ra me di­jo ‘es­tu­vo bueno el ca­rre­te ano­che’. Me dio ra­bia”, di­ce. Es ba­chi­ller, pe­ro no pu­do ter­mi­nar ar­qui­tec­tu­ra y tec­no­lo­gía en cons­truc­ción. Tu­vo un hi­jo y tra­ta de con­tro­lar emo­cio­nar­se con él pa­ra evi­tar des­ma­yos. “Aprie­to los dien­tes y los múscu­los cuan­do al­go me im­pre­sio­na. Aho­ra aban­do­né los me­di­ca­men­tos por las fuer­tes ja­que­cas que me da­ban con ellos. En­ton­ces, pa­ra con­tro­lar mi con­di­ción, de­jé de es­tu­diar y de tra­ba­jar por­que sé que cuan­do me exi­jo me vie­nen las crisis. Me sien­to li­mi­ta­da”, afir­ma. De­pen­de eco­nó­mi­ca­men­te de su pa­dre y de su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.