Cuan­do ríe se apa­ga su cuer­po y cae

Ben­ja­mín Ga­laz. 20 años. Mai­pú.

La Hora - - País -

A los 13 años Ben­ja­mín es­ta­ba en cla­ses de edu­ca­ción fí­si­ca cuan­do al­go le cau­só ri­sa y lo hi­zo caer. Des­pués de un ra­to se pa­ró y no le pres­tó ma­yor im­por­tan­cia a es­te epi­so­dio, el que se re­pe­ti­ría en mu­chas oca­sio­nes. “Es co­mo que des­co­nec­ta­ran los múscu­los de mi cuer­po. Si­go cons­cien­te, pe­ro no me pue­do mo­ver”, ex­pli­ca es­te estudiante de di­se­ño grá­fi­co. Al tiem­po co­men­zó a que­dar­se dor­mi­do en cla­ses, lo que su­mó a un he­cho pun­tual. Su ma­dre le con­tó un chis­te, lo que le hi­zo pre­ci­pi­tar­se al sue­lo nue­va­men­te. “Fui a va­rios mé­di­cos y di­je­ron que te­nía epi­lep­sia. Pe­ro el diag­nós­ti­co no nos de­jó con­for­mes así que fui­mos a un es­pe­cia­lis­ta en sue­ño, quien des­cu­brió que te­nía nar­co­lep­sia y ca­ta­ple­xia”. En es­te mo­men­to el tras­torno es­tá con­tro­la­do gra­cias a un me­di­ca­men­to lla­ma­do Neo­re­sotyl, y aho­ra de ca­da cien car­ca­ja­das, en 25 pue­de pre­sen­tar pro­ble­mas. “Mis ami­gos sa­ben que no me pue­den ha­cer reír. Cons­tan­te­men­te me sien­to can­sa­do y sin áni­mo y por lo mis­mo tu­ve que eli­mi­nar dos ra­mos de mi ca­rre­ra. En la uni­ver­si­dad los pro­fe­so­res ya sa­ben de mi si­tua­ción y cuan­do ten­go mu­cho sue­ño voy a la azo­tea de la ‘U’, aco­mo­do mi ca­be­za en la mo­chi­la y duer­mo me­dia ho­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.