¡De­nun­cie!

La Hora - - En 2 Minutos - Ma­nuel Arís Di­rec­tor de In­ci­den­cia, Es­pa­cio Pú­bli­co

Mu­chas per­so­nas se vie­ron afec­ta­das en las re­cien­tes pri­ma­rias por apa­re­cer ins­cri­tas irre­gu­lar­men­te en un par­ti­do po­lí­ti­co. Lle­ga­ron a su me­sa de vo­ta­ción y re­cién se en­te­ra­ron que eran par­te del pa­drón de un par­ti­do. Es­ta si­tua­ción les sig­ni­fi­có no po­der ejer­cer su de­re­cho a vo­to, pues se en­con­tra­ban ins­cri­tos en una co­lec­ti­vi­dad que per­te­ne­ce a un pac­to elec­to­ral por el que ellos no vo­ta­rían. El pri­mer lla­ma­do que de­be ha­cer­se fren­te a es­ta si­tua­ción es que to­dos los ciu­da­da­nos pue­dan con­sul­tar su si­tua­ción de afi­lia­ción a un par­ti­do po­lí­ti­co, pues los afec­ta­dos só­lo se die­ron cuen­ta al in­ten­tar vo­tar en las pri­ma­rias. Mu­chos chi­le­nos y chi­le­nas pro­ba­ble­men­te tam­bién es­tán ins­cri­tos sin su con­sen­ti­mien­to en un par­ti­do po­lí­ti­co pe­ro al no par­ti­ci­par de las pri­ma­rias no lo han ad­ver­ti­do aún. Por es­to es im­por­tan­te que oja­lá to­dos po­da­mos re­vi­sar an­te el Ser­vel nues­tra si­tua­ción. El se­gun­do lla­ma­do es a de­nun­ciar. To­dos quie­nes se en­cuen­tren ins­cri­tos irre­gu­lar­men­te en un par­ti­do po­lí­ti­co de­ben re­nun­ciar a él y, des­pués, so­li­ci­tar la ficha por me­dio de la cual se pro­du­jo es­ta ins­crip­ción irre­gu­lar, pa­ra de­tec­tar así si hu­bo fal­si­fi­ca­ción de su fir­ma, su­plan­ta­ción de iden­ti­dad u otro ilí­ci­to que de­be ser san­cio­na­do. Los par­ti­dos políticos son or­ga­ni­za­cio­nes que pue­den, en la ac­tua­li­dad, op­tar a im­por­tan­tes flu­jos de di­ne­ro pú­bli­co pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de sus ac­ti­vi­da­des, por lo que de­be­mos ve­lar que es­tas co­lec­ti­vi­da­des cum­plan con los re­qui­si­tos le­ga­les pa­ra su exis­ten­cia de ma­ne­ra re­gu­lar, lim­pia­men­te. No de­nun­ciar, y só­lo que­jar­se a tra­vés de re­des so­cia­les, no so­lu­cio­na el pro­ble­ma, ni el del afec­ta­do -que se­gui­rá sien­do par­te de un par­ti­do po­lí­ti­co con­tra su vo­lun­tad- ni el del sis­te­ma de par­ti­dos, que man­ten­drá im­pu­ne una prác­ti­ca que de­be ser in­ves­ti­ga­da y san­cio­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.