LOS EFEC­TOS NE­GA­TI­VOS DEL PORNO EN LA SE­XUA­LI­DAD JU­VE­NIL

El ac­ce­so ili­mi­ta­do vía in­ter­net ha cam­bia­do la ma­ne­ra en que los ado­les­cen­tes ven el sexo. Hoy se frus­tran por­que no rin­den co­mo en las pe­lí­cu­las y tien­den a co­si­fi­car a sus pa­re­jas.

La Hora - - News - Na­ta­lia Heus­ser H.

No hay un so­lo ti­po de por­no­gra­fía. Por ejem­plo es­tá el soft-co­re, me­dium-co­re, post­porno o hard­co­re, se­gún ex­pli­ca Ro­dri­go Jar­pa , ma­gis­ter en psi­co­lo­gía clí­ni­ca y doc­tor en se­xua­li­dad hu­ma­na.

En es­te tex­to nos re­fe­ri­re­mos al gé­ne­ro más tí­pi­co, al porno he­te­ro­se­xual, don­de lle­ga el re­par­ti­dor de piz­za, el gás­fi­ter o el bom­be­ro a ayu­dar a una mujer hi­per­se­xua­li­za­da que lo ne­ce­si­ta, y que lo es­pe­ra en la co­ci­na, en la pie­za o en el ba­ño, don­de se mues­tra ex­plí­ci­ta­men­te el ac­to se­xual, ya sea va­gi­nal, anal u oral, con o sin el uso de apa­ra­tos y ju­gue­tes.

Jar­pa se­ña­la que la fa­ci­li­dad con que hoy se ac­ce­de a la por­no­gra­fía pue­de ge­ne­rar una dis­tor­sión de la reali­dad .

“Lo la­men­ta­ble es que a fal­ta de otras instancias, el porno ha si­do uno de los gran­des ‘edu­ca­do­res se­xua­les’ pa­ra mu­chí­si­mas per­so­nas; quie­nes sin cues­tio­nár­se­lo ven en él un mo­de­lo a se­guir, pen­san­do que eso es lo real, lo desea­ble, lo que los va a ha­cer sen­tir bien a ellos y a otros, la for­ma en que hay que te­ner sexo, lo nor­mal. Y es que al no te­ner pun­tos de com­pa­ra­ción, es fá­cil y en­ten­di­ble que se pien­se que es así”, in­di­ca.

Jun­to a es­to acla­ra que es im­por­tan­te con­si­de­rar que es­te ti­po de es­tí­mu­lo ge­ne­ral­men­te gi­ra en torno a la su­mi­sión y la do­mi­na­ción don­de “la mujer es re­du­ci­da a una car­ne mó­vil lu­bri­ca­da que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des se­xua­les del ma­cho”. Así, se pro­du­ce la co­si­fi­ca­ción del gé­ne­ro fe­me­nino.

“El porno evi­den­te­men­te no va a te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra to­das las per­so­nas; no to­dos van a com­prar­se la idea de que el porno es el mo­de­lo a se­guir, se van a trans­for­mar en agre­so­res o vio­la­do­res, ni mu­cho me­nos to­dos los usua­rios van a ge­ne­ran una adic­ción (...) De­pen­de del ti­po de porno, quién lo con­su­ma y la can­ti­dad e in­ten­si­dad”, pun­tua­li­za.

El año pa­sa­do una por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me de­cía: “Porn and the th­reat to vi­ri­lity”. En el re­por­ta­je se evi­den­cia­ban los even­tua­les pe­li­gros aso­cia­dos al porno. “Ahí se en­tre­vis­ta­ba a un gru­po de hom­bres con­ven­ci­dos de que su res­pues­ta se­xual ha si­do sa­bo­tea­da, por sus ce­re­bros ma­ri­na­dos en porno du­ran­te la ado­les­cen­cia. Lue­go de con­su­mir porno por años, ellos en­con­tra­ron ca­da vez más di­fí­cil el ex­ci­tar­se con una mujer de car­ne y hue­so, te­nien­do que fan­ta­sear con porno, co­mo una for­ma ex­clu­si-

“Los que pre­sen­tan dis­fun­ción se­xual con com­po­nen­te en la por­no­gra­fía, se sien­ten frus­tra­dos y an­sio­sos”. Fe­li­pe Valenzuela, an­dró­lo­go UC CHRISTUS.

“La mujer es re­du­ci­da a una car­ne mó­vil que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des se­xua­les del ma­cho”. Ro­dri­go Jar­pa, doc­tor en se­xua­li­dad hu­ma­na.

va pa­ra lle­gar al or­gas­mo”.

Fe­li­pe Valenzuela, en­do­cri­nó­lo­go e in­te­gran­te de Uni­dad de An­dro­lo­gía de la Red de Salud UC CHRISTUS, afir­ma que una par­te de los pa­cien­tes que atien­de lle­gan con dis­fun­cio­nes se­xua­les aso­cia­das al con­te­ni­do, a la can­ti­dad y fre­cuen­cia de por­no­gra­fía a la que ac­ce­den. “Los que pre­sen­tan dis­fun­ción se­xual con com­po­nen­te en la por­no­gra­fía, se sien­ten frus­tra­dos o an­sio­sos en la me­di­da en que no pue­den cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas que el me­dio les es­tá de­man­dan­do”, pre­ci­sa Valenzuela.

Si és­ta es la raíz del asun­to, la per­so­na re­ci­be la ayu­da de un equi­po de psi­có­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos, quie­nes lo so­me­ten a un tratamiento “de lar­go alien­to”.

Por su par­te el vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Chi­le­na de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca, Gior­gio Agos­ti­ni, ase­gu­ra que mu­chos con­su­mi­do­res

de porno se ven dis­mi­nui­dos fren­te a los ac­to­res que apa­re­cen en es­te ti­po de cin­tas. Jun­to a eso, se de­ja fue­ra el te­ma del sen­ti­mien­to.

“La por­no­gra­fía pro­vo­ca una rup­tu­ra en la vin­cu­la­ción afec­ti­vo­se­xual y so­lo se im­po­ne el plano ge­ni­tal, y eso no es sano pa­ra una re­la­ción ma­du­ra. Tam­bién es­to pue­de pro­du­cir una adic­ción y una de­pen­den­cia, don­de el jo­ven tie­ne su sa­tis­fac­ción se­xual con ac­to por­no­grá­fi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.