Per­di­dos

La Hora - - En2minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Centro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Sha­ron Ro­se­man te­nía cin­co años cuan­do, ju­gan­do con sus ami­gos en el jar­dín de su ca­sa, des­cu­brió con ho­rror que no sa­bía dón­de es­ta­ba: no pu­do re­co­no­cer su ca­lle ni su ca­sa. Sha­ron cre­ció con­ven­ci­da de que es­ta­ba lo­ca, en un mundo que cons­tan­te­men­te cam­bia­ba sin pre­vio avi­so. Nun­ca le con­tó a na­die su pa­de­ci­mien­to. Des­pués de to­do ¿cuán­ta gen­te co­no­cen que se pier­da en su pro­pia ca­sa? Sha­ron se ca­só y tu­vo hi­jos, pe­ro nun­ca con­tó su se­cre­to. Cuan­do sus hi­jos des­per­ta­ban llo­ran­do en la no­che, se le­van­ta­ba des­orien­ta­da y cho­ca­ba con los mu­ros; te­nía que es­cu­char de dón­de ve­nía el llan­to pa­ra sa­ber ha­cia don­de ca­mi­nar. Un día Sha­ron es­ta­ba en su ca­sa vien­do TV y mos­tra­ron el ex­tra­ño ca­so de una per­so­na que de pron­to se per­día sin ra­zón apa­ren­te y su­po de in­me­dia­to que pa­de­cía de exac­ta­men­te el mis­mo des­or­den. Gra­cias a ese pro­gra­ma lo­gró ave­ri­guar que se tra­ta­ba de una ex­tra­ña con­di­ción lla­ma­da Des­orien­ta­ción To­po­grá­fi­ca del Desa­rro­llo (DTD, por sus si­glas en in­glés). Pa­ra orien­tar­nos, nues­tro ce­re­bro crea mapas que nos per­mi­ten es­ta­ble­cer una ima­gen men­tal de nues­tro mundo. Es­to no ocu­rre en las per­so­nas afec­ta­das por DTD o se ve vio­len­ta­men­te in­te­rrum­pi­do, co­mo en el ca­so de Sha­ron. El DTD es un tras­torno muy po­co co­mún y fue des­cri­to por pri­me­ra vez el año 2009. Aún se sa­be po­co res­pec­to de es­ta con­di­ción y se des­co­no­cen los me­ca­nis­mos que la pro­du­cen. En el ca­so de Sha­ron se tra­ta de una con­di­ción con­gé­ni­ta y no hay le­sio­nes ce­re­bra­les evi­den­tes, por lo que se sos­pe­cha que exis­te un com­po­nen­te ge­né­ti­co aso­cia­do. El in­ves­ti­ga­dor que des­cri­bió es­te des­or­den lan­zó una pá­gi­na web (www.get­tin­glost.ca) que reúne una se­rie de test re­le­van­tes pa­ra el diag­nos­ti­co ini­cial del DTD. Gra­cias a es­te si­tio, 120 nue­vos ca­sos de DTD fue­ron diag­nos­ti­ca­dos. Esas per­so­nas sa­ben aho­ra que no es­tán lo­cas, sino que pa­de­cen de una con­di­ción ex­tre­ma­da­men­te ra­ra, pa­ra la que des­afor­tu­na­da­men­te aún no hay una cu­ra. Sin em­bar­go, el so­lo he­cho de sa­ber lo que les pa­sa los ha­ce sen­tir­se me­nos per­di­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.