“Los ni­ños en Mo­sul vi­vían ca­si sin co­mi­da ni agua”

La di­rec­to­ra de la or­ga­ni­za­ción Road To Pea­ce, Sally Bec­ker, des­cri­be la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria tras la ocu­pa­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

La Hora - - Mundo - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Ha­ce más de tres años, el gru­po te­rro­ris­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) to­mó la ciu­dad de Mo­sul, la se­gun­da más gran­de de Irak, co­mo uno de sus bas­tio­nes. Des­de en­ton­ces, el gru­po apli­có un du­ro control so­bre la vi­da de sus ha­bi­tan­tes ba­jo una vi­sión ra­di­cal de la ley is­lá­mi­ca.

En los úl­ti­mos nue­ve me­ses, el Ejér­ci­to ira­quí lle­vó a ca­bo una gran ofen­si­va con­tra el EI, con el apo­yo de mi­li­tan­tes kur­dos y una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos. Es­te lu­nes el Pri­mer Mi­nis­tro de Irak, Hai­der al Aba­di, de­cla­ró la victoria y anun­ció la re­cu­pe­ra­ción to­tal de la ciu­dad.

Pe­ro más allá de las ce­le­bra­cio­nes por la li­be­ra­ción de una ur­be que hoy pa­re­ce sa­cu­di­da por un vio­len­to te­rre­mo­to, con ca­lles lle­nas de edi­fi­cios en rui­nas en­tre nu­bes de pol­vo y ce­ni­zas, hay una enor­me cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que co­mien­za a re­ve­lar­se.

Y el sím­bo­lo más tris­te de los es­tra­gos que cau­só la opre­sión del gru­po yiha­dis­ta son los ni­ños, los que re­fle­jan su­fri­mien­to “en sus ca­ras, en sus ojos, en sus ro­pas, en la ma­ne­ra en que ca­mi­nan, en to­do”, re­la­tó a la BBC Sally Bec­ker, di­rec­to­ra de la or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca Road to Pea­ce.

“Han es­ta­do su­frien­do un trau­ma. Han es­ta­do su­frien­do los efec­tos de vivir sin co­mi­da y sin agua, han es­ta­do vi­vien­do co­mo ra­to­nes”, des­cri­bió Bec­ker, quien ha tra­ba­ja­do en zo­nas de gue­rra du­ran­te 25 años.

“Es la peor ba­ta­lla que he vis­to, la peor de­vas­ta­ción y el peor es­ta­do de la gen­te, por­que han es­ta­do so­los y en­fer­mos. Han es­ta­do su­frien­do tan­to que real­men­te ya no sien­ten. Es­tán tan trau­ma­ti­za­dos que ya no piensan, van ha­cia ade­lan­te con la mi­ra­da per­di­da. Es tan ex­tra­ño”, en­fa­ti­zó.

LO PER­DIE­RON TO­DO

A su vez, la coor­di­na­do­ra hu­ma­ni­ta­ria de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) en Irak, Li­se Gran­de, cree que si bien “es un ali­vio” que se ter­mi­na­ran los com­ba­tes en Mo­sul, “la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria no termina”.

Pa­ra ella, “mu­chas de las per­so­nas que han hui­do lo per­die­ron to­do. Ne­ce­si­tan re­fu­gio, ali­men­ta­ción, aten­ción mé­di­ca, agua, sa­ni­dad y equi­pos de emer­gen­cia. Los ni­ve­les de trau­ma que es­ta­mos vien­do son de los más al­tos. Lo que las per­so­nas han ex­pe­ri­men­ta­do es ca­si inima­gi­na­ble”.

“Han es­ta­do so­los y en­fer­mos. Han es­ta­do su­frien­do tan­to que real­men­te ya no sien­ten”

Sally Bec­ker, di­rec­to­ra Road to Pea­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.