La par­ti­cu­lar vi­da de los pe­rros en ca­rri­to

Due­ños de mas­co­tas con dis­ca­pa­ci­dad crea­ron una pá­gi­na en Fa­ce­book pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias. Hoy se ayu­dan pa­ra sa­car ade­lan­te a sus ca­nes.

La Hora - - Mascotas - Na­ta­lia Heus­ser

En agos­to del año pa­sa­do Va­nes­sa Leh­mann (47) creó la pá­gi­na de Fa­ce­book “Pe­rri­tos en Ca­rri­tos Chi­le”, con la idea de orien­tar a aque­llos que tie­nen mas­co­tas dis­ca­pa­ci­ta­das.

Es­ta mujer, quien vi­ve en Las Con­des, adop­tó a Án­ge­la (8), mi­tad dachs­hund (sal­chi­cha), cuan­do era ca­cho­rra. Si bien lle­va­ban una vi­da tran­qui­la, un ac­ci­den­te ocu­rri­do ha­ce tres años cam­bió la vi­da de am­bas pa­ra siem­pre.

“En ese tiem­po Án­ge­la fue diag­nos­ti­ca­da con dia­be­tes y me cos­ta­ba mu­cho con­tro­lar su en­fer­me­dad por­que no me de­ja­ba pin­char­la. Su ca­rác­ter se vol­vió más agre­si­vo y se pu­so ma­ño­sa. En uno de nues­tros tan­tos pa­seos dia­rios tu­vo una pe­lea con un pe­rro de la ca­lle que la su­pe­ra­ba en por­te. En co­sa de mi­nu­tos el al­ter­ca­do pa­só a ma­yo­res y el otro pe­rro le frac­tu­ró la co­lum­na. Fue te­rri­ble ver­la su­frir. Cuan­do me pa­só no sa­bía qué ha­cer, a quién a acu­dir y tam­po­co sa­bía to­do lo que se ve­nía. El ve­te­ri­na­rio me su­gi­rió la eu­ta­na­sia y yo no es­tu­ve de acuer­do. Pe­dí ayu­da en el “club de dachs­hund Chi­le”, don­de aho­ra soy una de las ad­mi­nis­tra­do­ras, y ahí me re­co­men­da­ron lle­var­la a un neu­ró­lo­go. El doc­tor me di­jo que te­nía­mos que ope­rar­la y que ha­bían dos es­ce­na­rios po­si­bles. En el me­jor, Án­ge­la se­ría de­pen­dien­te de un ca­rri­to pa­ra to­da la vi­da. La otra op­ción era que mu­rie­ra. Me la ju­gué por la ope­ra­ción y fue la me­jor de­ci­sión que pu­de ha­ber to­ma­do. Án­ge­la fue ope­ra­da de ur­gen­cia y le pu­sie­ron tor­ni­llos pa­ra unir­le su co­lum­na. To­do sa­lió muy bien. Aho­ra sé que no es ne­ce­sa­ria la eu­ta­na­sia por­que se pue­de sa­car ade­lan­te un pe­rro dis­ca­pa­ci­ta­do y eso quie­ro trans­mi­tir­le a otros”, di­ce Leh­mann a La Ho­ra. De­bie­ron pa­sar va­rios me­ses pa­ra que Án­ge­la se acos­tum­bra­ra a su nue­va si­tua­ción. Fue un pro­ce­so pau­la­tino. “Al mes de ha­ber si­do da­da de al­ta le man­da­mos a ha­cer su pri­mer ca­rri­to por­que es­pe­ra­mos que ci­ca­tri­za­ran bien sus he­ri­das. Al prin­ci­pio usa­ba un ca­rro bá­si­co y la subía­mos ca­da cin­co mi­nu­tos pa­ra

que se acos­tum­bra­ra y así fue. Lue­go le hi­ci­mos un ca­rro adap­ta­do, una suer­te de Hum­mer or­to­pé­di­co pa­ra pe­rros, pues es a to­do te­rreno. Los ca­rri­tos só­lo se usan pa­ra pa­seo y por tiem­pos cor­tos que no de­ben su­pe­rar una ho­ra, ya que po­dría pro­vo­car le­sio­nes en las ma­nos del ani­mal. El pri­mer día arri­ba del ca­rri­to fue muy emo­cio­nan­te, le dio un po­co más de in­de­pen­den­cia. Aho­ra es­tá sú­per acos­tum­bra­da a él y ca­da vez que lo ve sa­be que va­mos a sa­lir a pa­sear”. Án­ge­la es muy ca­ri­ño­sa y re­ga­lo­na. Duer­me en una cu­na que es­tá al la­do de la ca­ma de Leh­mann. “Ella no con­tro­la es­fín­ter, por eso su ca­ma tie­ne unas sa­ba­ni­llas es­pe­cia­les, fá­ci­les de lim­piar. Es muy in­quie­ta, ner­vio­sa y de­man­dan­te, pe­ro es mi gua­gua y ella lo sa­be. Le ten­go ca­mi­tas pues­tas por to­da la ca­sa, pa­ra que ella se ten­ga que arras­trar lo me­nos po­si­ble y pue­da des­can­sar don­de quie­ra. Nun­ca la de­jo so­la y la lle­vo a to­das par­tes, den­tro de lo que se pue­de. Dos ho­ras es el pla­zo má­xi­mo que he es­ta­do fue­ra de ca­sa.

“Cuan­do la gen­te las ve, las mi­ra con pe­na y no de­bie­ra ser así. Ellas es­tán bien y les en­tre­ga­mos to­do el amor”.

Car­los Lu­ques, so­bre Bu­bu y Al­men­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.