Bu­bu y Al­men­dra son her­ma­nas y am­bas tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad

La Hora - - Mascotas -

Una jau­ría ata­có a Bu­bu (4) cuan­do ape­nas te­nía días de vi­da y las he­ri­das fue­ron tan pro­fun­das que sus pa­tas tra­se­ras que­da­ron sin mo­vi­li­dad. Car­los Lu­ques, su mujer y sus hi­jos se en­te­ra­ron de es­te he­cho y de­ci­die­ron res­ca­tar a es­ta pe­rri­ta, a pe­sar de que les ha­bían recomendado “dor­mir­la”. “Bu­bi­to me cam­bió la vi­da y no exa­ge­ro cuan­do lo di­go. Ella me abrió las puer­tas a un nue­vo mundo”, se­ña­la Lu­ques, quien es ma­rino y ha­ce un año fue tras­la­da­do de Cal­de­ra a Puer­to Wi­lliams. Cuen­ta que Bu­bu y sus dos ga­tos se han acos­tum­bra­do muy bien a su nue­va ciu­dad, tan­to que ha­ce unos me­ses se le ocu­rrió su­mar a otra in­te­gran­te a la fa­mi­lia, que tam­bién pre­sen­ta un im­pe­di­men­to. “Una ni­ña de Pu­cón, que se de­di­ca a pe­rros con dis­ca­pa­ci­dad, pu­bli­có en Fa­ce­book la historia de Al­men­dra, que fue atro­pe­lla­da el año pa­sa­do. Ha­bían pa­sa­do dos me­ses y na­die la que­ría adop­tar y no­so­tros la acep­ta­mos. Coor­di­na­mos el tras­la­do y la vi­nie­ron a de­jar a Pun­ta Are­nas. Ama­mos a nues­tras pe­rri­tas y siem­pre es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos por ellas, nun­ca las de­ja­mos so­las. Por lo mis­mo no sa­li­mos a va­ca­cio­nar por­que es di­fí­cil que las re­ci­ban en las re­si­den­cia­les. Ade­más Al­men­dra no con­tro­la es­fín­ter y hay que brin­dar­le más cui­da­dos. Cuan­do la gen­te las ve, las mi­ra con pe­na y no de­be­ría ser así. Ellas es­tán bien y les en­tre­ga­mos to­do el amor del mundo. Mi co­ra­zón es gran­de, in­di­ca Lu­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.