CÓ­MO LI­DIAR CON LA HUE­LLA QUE DE­JA­MOS EN IN­TER­NET

To­do lo que se bus­ca y se es­cri­be en la red que­da en un re­gis­tro que, en al­gún mo­men­to, pue­de ser un pro­ble­ma. An­te la au­sen­cia de una le­gis­la­ción al res­pec­to, el au­to­cui­da­do re­sul­ta cla­ve.

La Hora - - News - C. Julio

Tde­ja odo, ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que ha­ce­mos en la red un re­gis­tro. Si es­ta re­por­te­ra es­tu­vie­se es­cri­bien­do es­te tex­to en lí­nea, ca­da pa­la­bra, ca­da co­ma y ca­si ca­da pen­sa­mien­to que­da­ría en un re­gis­tro in­vi­si­ble. En in­ter­net de­ja­mos nues­tros sue­ños, nues­tras fo­tos, al­gu­nas que otras pe­leas. Si bien el es­cri­tor Geor­ge Or­well (1984) ha­bía pen­sa­do en una so­cie­dad con una me­mo­ria co­lec­ti­va in­men­sa ca­pi­ta­li­za­da por al­guien más, que in­clu­so era ca­paz de cam­biar los he­chos pa­sa­dos, no pu­do pre­de­cir que sí exis­ti­ría ese re­gis­tro, pe­ro que se­ría vo­lun­ta­rio y que, aún, no po­de­mos cam­biar­lo del to­do.

“La hue­lla di­gi­tal es el ras­tro que va­mos de­jan­do de nues­tros ac­tos en in­ter­net. Pue­de ser cons­cien­te, en la me­di­da que va­mos apor­tan­do in­for­ma­ción; o in­cons­cien­te, cuan­do lo ha­ce­mos a tra­vés de nues­tro há­bi­tos de na­ve­ga­ción, los si­tios que vi­si­ta­mos, los me gus­ta que po­ne­mos en in­ter­net, los links que com­par­ti­mos y las ho­ras en las que na­ve­ga­mos”, di­ce Ro­mi­na Garrido, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Da­tos Pro­te­gi­dos, quie­nes abo­gan por me­jo­rar la pri­va­ci­dad de las co­ne­xio­nes en la red.

Jor­ge Pé­rez, in­ves­ti­ga­dor del Nú­cleo Mi­le­nio de la Web Se­mán­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Chi­le in­ter­pre­ta es­te ras­tro co­mo un ne­go­cio de las em­pre­sas de da­tos. “No­so­tros no es­ta­mos cons­cien­tes que es­ta­mos re­ga­lan­do da­tos a es­tas em­pre­sas y que no les exi­gi­mos na­da de vuel­ta. El tí­pi­co ejem­plo de Fa­ce­book: si tú subes una fo­to es de Fa­ce­book, no es tuya. Si ha­ces un post, es de Fa­ce­book. Es­tas em­pre­sas son una for­ma de mo­ne­ti­zar da­tos. Mo­ne­ti­za las co­ne­xio­nes de per­so­nas y los usua­rios no en­tien­den eso. Le pa­sas tus da­tos y se los pa­sas gra­tis y pa­ra siem­pre”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor.

Pe­ro no to­do es os­cu­ro o co­mo sa­li­do de una no­ve­la ne­gra. Es­se­gún ta hue­lla tam­bién nos per­mi­te te­ner ac­ce­so a me­jo­res ser­vi­cios. Así lo ase­gu­ra, Ale­jan­dra Bo­na­ti, ge­ren­ta de co­mu­ni­ca­cio­nes de Goo­gle que sos­tie­ne que “los da­tos que las per­so­nas en­tre­gan al uti­li­zar los ser­vi­cios de Goo­gle y acep­tar los tér­mi­nos y con­di­cio­nes sir­ven pa­ra dar una me­jor ex­pe­rien­cia de usua­rio, en­tre­gan­do in­for­ma­ción y con­te­ni­do re­le­van­te pa­ra ellos de ma­ne­ra oportuna

“La in­for­ma­ción que las per­so­nas van su­bien­do a in­ter­net va cons­tru­yen­do nues­tra iden­ti­dad en la red”.

Ro­mi­na Garrido, Da­tos Pro­te­gi­dos

“No­so­tros no es­ta­mos cons­cien­tes que es­ta­mos re­ga­lan­do da­tos”.

Jor­ge Pé­rez, in­ves­ti­ga­dor U. de Chi­le

sus in­tere­ses y ne­ce­si­da­des. Por ejem­plo, en­tre­gar su­ge­ren­cias so­bre las ru­tas más efi­cien­tes a los lu­ga­res que vi­si­tas ha­bi­tual­men­te, a tra­vés de Goo­gle Maps”.

En­ton­ces, la dis­cu­sión se cen­tra en al­go fun­da­men­tal que se apli­ca co­mo la vi­da: la pri­va­ci­dad de nues­tros da­tos de­pen­de de cuán­to es­te­mos dis­pues­tos a en­tre­gar.

Pa­ra Ro­mi­na Garrido de Da­tos Pro­te­gi­dos la cla­ve es mor­der­se los de­dos y no de­jar da­tos de más.

“En es­te te­ma de la hue­lla di­gi­tal tie­ne que ha­ber au­to­cui­da­do por­que la in­for­ma­ción que las per­so­nas van su­bien­do a in­ter­net va cons­tru­yen­do nues­tra iden­ti­dad en la red”, sos­tie­ne.

Así tam­bién lo cree Ale­jan­dra Bo­na­ti de Goo­gle. “Siem­pre usa­mos la ana­lo­gía de que la vi­da en lí­nea tie­ne que ser tra­ta­da con el mis­mo cui­da­do con que se tra­ta la del mun­do real. Es por es­to que, si dar­le in­for­ma­ción per­so­nal a un ex­tra­ño sue­na co­mo una ma­la idea en el mun­do real, tam­bién lo es en el mun­do di­gi­tal. En ese sen­ti­do, es muy im­por­tan­te pres­tar aten­ción a quién com­par­ti­mos o da­mos ac­ce­so a nues­tra in­for­ma­ción y res­guar­dar­la”, ase­gu­ra.

El in­ves­ti­ga­dor del Nú­cleo Mi­le­nio de la Web Se­mán­ti­ca de la U de Chi­le, Jor­ge Pé­rez, tam­bién res­ca­ta el au­to­cui­da­do. “Creo que lo más im­por­tan­te es te­ner cons­cien­cia y eso es lo que las em­pre­sas no quie­ren. Eso es lo más im­por­tan­te: sa­ber qué es lo que real­men­te es­tás en­tre­gan­do. Es­tas em­pre­sas es­tán apos­tan­do a que los da­tos van a ser real­men­te im­por­tan­tes en el fu­tu­ro. Hay que te­ner cons­cien­cia de qué es­tá pa­san­do cuan­do ha­ces un post en Fa­ce­book y qué es­tá pa­san­do ca­da vez que es­tás en­tre­gan­do tus da­tos”, concluye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.