Así fun­cio­na el ban­co de se­mi­llas au­tóc­to­nas de Chi­le

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Mu­je­res Ru­ra­les e In­dí­ge­nas (Ana­mu­ri) quie­re res­ca­tar el pa­tri­mo­nio agrí­co­la del país.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

En el sec­tor Pa­re­do­nes de Au­quin­co, en la co­mu­na de Ché­pi­ca, en la re­gión de O’Hig­gins, se en­cuen­tra un re­vo­lu­cio­na­rio pro­yec­to co­man­da­do por un gru­po de mu­je­res per­te­ne­cien­tes a la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Mu­je­res Ru­ra­les e In­dí­ge­nas (Ana­mu­ri).

En no­viem­bre del 2015 se le­van­tó en ese lu­gar un Ins­ti­tu­to de Agroecología que bus­ca man­te­ner el pa­tri­mo­nio ali­men­ta­rio del país me­dian­te la pre­ser­va­ción y la mul­ti­pli­ca­ción de se­mi­llas de ori­gen au­tóc­tono, con téc­ni­cas tras­pa­sa­das de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

“Te­ne­mos un la­bo­ra­to­rio y una bo­de­ga don­de guar­da­mos las se­mi­llas en sa­cos, a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Nues­tra idea es con­ser­var las prác­ti­cas tra­di­cio­na­les de los cam­pe­si­nos y re­co­no­cer el va­lor de es­ta cul­tu­ra. To­das las téc­ni­cas que usa­mos son apren­di­das en las vi­si­tas que ha­ce­mos a pre­dios que es­tán de Ari­ca a Coy­hai­que. Son téc­ni­cas de ba­jo cos­to”, ex­pli­ca a La Ho­ra Ro­sa Flo­res, in­ge­nie­ro agró­no­mo y coor­di­na­do­ra al­ter­na de la ini­cia­ti­va.

En es­te cen­tro se rea­li­zan even­tos pe­rió­di­cos y ca­pa­ci­ta­cio­nes, don­de en sie­te me­ses se pue­den apren­der los mé­to­dos de con­ser­va­ción y agroecología.

Has­ta el mo­men­to cer­ca de 150 mu­je­res han apor­ta­do con la re­pro­duc­ción de se­mi­llas, con lo que se ha lo­gra­do un stock de 250 es­pe­cies.

“Uno de los fru­ta­les que he­mos res­ca­ta­do es el du­razno betarraga, tan­to pe­lu­do co­mo pe­la­dos. Tie­nen un co­lor os­cu­ro, son sa­bro­sos y que­dan muy bien en mer­me­la­das. Por lo ge­ne­ral po­seen un buen cre­ci­mien­to en zo­nas de la re­gión del Bio­bío co­mo El Car­men y San Ni­co­lás. Tam­bién te­ne­mos el mas­tuer­zo, que sir­ve co­mo con­di­men­to y el po­ro­to bom­be­ro que en grano pa­re­ce un cas­co de bom­be­ro. La gen­te sue­le usar es­ta es­pe­cie en ver­de”, se­ña­la Flo­res.

Las cam­pe­si­nas que han do­na­do se­mi­llas tie­ne la pre­fe­ren­cia pa­ra re­cu­rrir al ban­co. Lo mis­mo pa­sa con las cer­ca de 10 mil so­cias que po­see Ana­mu­ri.

“Du­ran­te los años los cam­pos han per­di­do di­ver­si­dad y mu­chas es­pe­cies co­mu­nes ya no se ven. Gra­cias a es­to le po­de­mos de­vol­ver a la tie­rra lo que le fue arre­ba­ta­do”.

El plan cuen­ta con apo­yo gu­ber­na­men­tal a tra­vés de la Fun­da­ción pa­ra la In­no­va­ción Agra­ria (FIA), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, cu­yo apor­te es de $60 mi­llo­nes.

“Es­to res­ca­ta el pa­tri­mo­nio agrí­co­la de nues­tro país des­de su fuen­te. Es­tas guar­da­do­ras, quie­nes ha­cen un ofi­cio an­ces­tral, son fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner la bio­di­ver­si­dad no so­lo de nues­tro país, sino de to­do el mun­do”, afir­ma Pe­dro So­lar, je­fe de co­mu­ni­ca­cio­nes de FIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.