“Car­neA­mar­ga”: el ver­du­go de los pa­ta­nes de La Ve­ga

“Ni las es­tre­llas de Holly­wood son tan ex­qui­si­tas co­mo los par­ti­ci­pan­tes de es­ta tem­po­ra­da”, di­ce Ma­nuel Ca­ro, ad­mi­nis­tra­dor de La Ve­ga Cen­tral.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Se ga­nó el apo­do de “Car­ne Amar­ga” por su du­ro ac­tuar an­te los zán­ga­nos que no ha­cen su pe­ga, y en la se­gun­da tem­po­ra­da de La Ve­ga, Ma­nuel Ca­ro ha­rá ga­la de su ira cuan­do los flo­jos par­ti­ci­pan­tes del pro­gra­ma con­du­ci­do por Leo Ca­pri­le lle­guen a su lu­gar de tra­ba­jo.

“En­tien­do que hay gen­te que le gus­ta sa­car la vuel­ta, pe­ro los con­cur­san­tes de es­te año real­men­te pa­sa­ron to­da ló­gi­ca to­dos los lí­mi­te ha­bi­dos y por ha­ber. De ver­dad no pue­do en­ten­der có­mo pue­de ha­ber gen­te tan des­cui­da­da, des­preo­cu­pa­da. Son ver­da­de­ros pa­ta­nes”, lan­za de en­tra­das el ad­mi­nis­tra­dor de La Ve­ga Cen­tral, quien des­de es­te do­min­go sa­ca­rá las ga­rras en el pri­me de TVN.

-¿Qué es lo que más te lla­ma la aten­ción de la ca­ma­da de es­te nue­vo ci­clo?

-El año pa­sa­do co­no­ci­mos gen­te flo­ja de me­nor edad, vein­tea­ñe­ros que po­día­mos lle­gar a com­pren­der por qué aún no de­fi­nían su fu­tu­ro. Pe­ro es­ta vez es gen­te ma­yor, de 30 o 40 años, per­so­nas que ya de­be­rían te­ner más res­pon­sa­bi­li­da­des, un en­fo­que, un ob­je­ti­vo en la vi­da, sa­ber pa’ dón­de va la mi­cro. Ima­gí­na­te, en el pri­mer ca­pí­tu­lo ve­re­mos una pa­re­ja, con hi­jos, cu­yos pa­pás les pa­san $3 mi­llo­nes al mes pa­ra que los ti­pos ca­rre­teen. Y ellos, ob­via­men­te, lo pa­san la ra­ja.

Y si­gue: “Tam­bién hay otros ti­pos que los apa­ñan las abue­las, y se jus­ti­fi­can con que el pa­pá los de­jó, y que ne­ce­si­tan más apo­yo. Lo peor es que es­tos ga­llos sa­ben que es­tán ac­tuan­do mal, es­tán cons­cien­tes de que se es­tán apro­ve­chan­do del res­to, pe­ro no ha­cen na­da pa­ra cam­biar­lo. Es­tán muy có­mo­dos en esa po­si­ción, les gus­ta la flo­je­ra, y eso en el fon­do es un te­ma de­li­ca­do. Es gen­te que se apro­ve­cha del sis­te­ma”.

-¿En ese con­tex­to, la fa­mi­lia tam­bién pa­re­ce te­ner cul­pa, crea­do un círcu­lo vi­cio­so de flo­je­ra en torno a es­tos per­so­na­jes?

-Por su­pues­to, ellos acep­tan mu­chas de las co­sas que ha­cen sus hi­jos, y no los co­rri­gie­ron a tiem­po. Y ellos só­lo dis­fru­tan y lo pa­san bien. No me gus­ta me­ter­me en po­lí­ti­ca, pe­ro gen­te de cier­to ni­vel so­cial só­lo exi­gen de­re­chos, pe­ro se ol­vi­dan de los de­be­res que de­ben cum­plir. A mí me cria­ron a la an­ti­gua, re­ci­bí más de un cos­ca­cho, y no es­toy pa na’

ca­gao si­co­ló­gi­ca­men­te. Soy pro­fe­sio­nal, ten­go un postítu­lo, mi se­ño­ra tam­bién. To­do de­pen­de de ca­da uno.

-Y cuál se­rá el rol de us­te­des ¿Se­rán más es­tric­tos que la tem­po­ra­da an­te­rior?

-Cla­ro, mu­cho más es­tric­tos, ade­más que es­ta­ré yo, que no ten­go mu­cha pa­cien­cia con los zán­ga­nos. Yo pue­do ex­pul­sar a los con­cur­san­tes, y en un ca­so ocu­rrió. La ver­dad es que fui muy du­ro con los ti­pos, me ca­len­té bas­tan­te. Por ejem­plo le pre­gun­té a uno de ellos si cam­bia­ba los pa­ña­les de su hi­jo, y me di­jo que no, y que de pa­so no sa­ca­ban la ba­su­ra. En qué mun­do vi­ven es­tos hueo­nes. No co­no­cen la reali­dad de lo que es le­van­tar­se tem­prano, cum­plir ho­ra­rios. En to­dos los ca­pí­tu­los les de­cía­mos “us­te­des son lo que ve­rán sus hi­jos”, pe­ro qué ejem­plos le van a dar. Les re­cal­ca­ba “cuan­do sus hi­jos sean unos pa­ta­nes igual que us­te­des ¿qué les van a de­cir, có­mo se van a jus­ti­fi­car?”. Es la­men­ta­ble lo que ocu­rre con ellos, pe­ro eso es­ta tem­po­ra­da se­ré mu­cho más con­fron­ta­cio­nal y al hue­so que la an­te­rior.

Ma­nuel Ca­ro, el “Car­ne Amar­ga”, per­de­rá la pa­cien­cia a me­nu­do.

Leo Ca­pri­le acom­pa­ña­rá a las fa­mi­lias que rue­gan por un cam­bio en el com­por­ta­mien­to de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.