Wa­rú: ul­tra li­viano

Es­te res­tau­rant en el cen­tro de San­tia­go de­mues­tra que se pue­de co­mer sano y ri­co, pe­ro le fal­tan al­gu­nos ajus­tes cla­ve pa­ra ser un im­per­di­ble.

La Hora - - Tiempo Libre -

Lo más pro­ba­ble es que la fra­se “al­muer­zo saludable” evo­que imá­ge­nes de una tris­te en­sa­la­da. Una le­chu­ga ice­berg con sa­bor a na­da, un sur­ti­do de ve­ge­ta­les con­ge­la­dos y lue­go re­co­ci­dos, y con suer­te, un atún de ta­rro. Ese ti­po de al­muer­zo es la ra­zón por la que re­nun­cia­mos a las die­tas. Pe­ro hay otra ma­ne­ra de co­mer bien.

Wa­rú es­tá a un cos­ta­do del San­ta Lu­cía y ofre­ce un me­nú se­ma­nal por $5.900. No es pre­ci­sa­men­te una gan­ga, pe­ro va­le la pe­na co­no­cer­lo.

En la vi­si­ta se pi­dió una so­pa de za­naho­ria co­mo en­tra­da, y lo que lle­gó a la me­sa fue una sus­tan­cio­sa, cre­mo­sa y ri­ca so­pa. Es­pe­sa, con tro­zos de pi­men­tón asa­do y ho­jas de za­naho­rias baby. Pe­ro ado­le­cía de al­go que se re­pe­ti­ría en el fon­do: le fal­ta­ba sal, y no po­ca. Uno en­tien­de que los doctores (y al­gu­nos se­na­do­res pro­pul­so­res de cier­tas le­yes) afir­men que el so­dio es más no­ci­vo que la mis­ma pas­ta ba­se, pe­ro por lo ge­ne­ral, cuan­do al­go tie­ne po­co sa­bor, el ve­re­dic­to es in­ape­la­ble: la sal hu­bie­ra me­jo­ra­do el pro­duc­to fi­nal.

De fon­do se pi­dió un ri­sot­to de al­baha­ca, que si bien es­ta­ba sa­bro­so, te­nía al­gu­nos pro­ble­mas: pre­vi­si­ble­men­te le fal­ta­ba sal; traía unos po­cos cor­tes de cham­pi­ñón co­mo úni­ca pro­teí­na y le fal­ta­ba pa­sos ele­men­ta­les de un buen ri­sot­to, co­mo es el des­gla­sa­do con vino al prin­ci­pio de la coc­ción, y un po­co de man­te­qui­lla al fi­nal de és­ta. Ade­más in­cluía al­baha­ca se­ca ade­más de fres­ca; hu­bie­ra que­da­do me­jor con la fres­ca no más.

De to­das ma­ne­ras es­ta­ba bueno, pe­ro con mu­chos de­ta­lles por co­rre­gir. El tu­rrón de vino, por ra­zo­nes ob­vias, no te­nía el pro­ble­ma de la sal, pe­ro sí, inex­pli­ca­ble­men­te, le so­bra­ba aci­dez. Y fue una lás­ti­ma, por­que la pre­sen­ta­ción, con flo­res y cua­dri­tos de ja­lea de vino, ha­cían de es­te pos­tre un pla­to ul­tra ins­ta­gramea­ble.

En­ton­ces: Wa­rú de­mues­tra que sí, se pue­de co­mer sano y ri­co y eso se agra­de­ce, pe­ro le fal­tan al­gu­nos ajus­tes.

Se­bas­tián Alburquerque

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.