Por $340.000 se pue­de vi­vir en la ca­sa de Pa­blo Es­co­bar

Ese es el pre­cio por pa­sar una noche en la ele­gan­te re­si­den­cia ubi­ca­da en Tu­lum, en la cos­ta del mar Ca­ri­be.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

La vida de los gran­des nar­co­tra­fi­can­tes sue­le pro­vo­car cu­rio­si­dad, en es­pe­cial cuan­do ha si­do tan ex­cén­tri­ca co­mo la de Pa­blo Es­co­bar, quien en los años ‘80 fue el má­xi­mo ca­po de la dro­ga, a la ca­be­za del car­tel de Me­de­llín.

Pa­ra sa­ciar esa cu­rio­si­dad, aho­ra es po­si­ble vi­vir, al me­nos unos días, en la que fue­ra una de las tan­tas man­sio­nes que el ca­po colombiano tu­vo en va­rios paí­ses de la re­gión. En la lo­ca­li­dad me­xi­ca­na de Tu­lum (130 km al sur de Can­cún), el Pa­trón del Mal te­nía una ele­gan­te re­si­den­cia con sa­li­da al mar Ca­ri­be y ro­dea­da de na­tu­ra­le­za. Cuan­do el je­fe nar­co mu­rió a ma­nos de la po­li­cía co­lom­bia­na, en 1993, su pro­pie­da­des que­da­ron aban­do­na­das.

La de Tu­lum per­ma­ne­ció prác­ti­ca­men­te ocul­ta bajo la ve­ge­ta­ción, has­ta que en 2003 fue des­cu­bier­ta. En 2012 un co­no­ci­do ga­le­ris­ta neo­yor­quino de ori­gen colombiano, Lio Mal­ca, la com­pró pa­ra ins­ta­lar un ho­tel bou­ti­que, que aca­ba de abrir sus puer­tas.

Bajo el nom­bre de Ca­sa Mal­ca, el lu­jo­so re­cin­to pro­me­te una “ex­pe­rien­cia co­mo nin­gu­na otra”.

Con nue­ve sui­tes, 26 ha­bi­ta­cio­nes, fron­do­sos jar­di­nes y con más de 180 me­tros de pla­ya, la man­sión man­tie­ne ras­tros de su pasado nar­co: un túnel que re­co­rre to­do el pe­rí­me­tro y unos te­chos que fa­ci­li­tan la vi­gi­lan­cia pri­va­da.

La ha­bi­ta­ción más ba­ra­ta tie­ne un pre­cio de 450 eu­ros la noche ($350.000). La sui­te más gran­de, de 70 me­tros cua­dra­dos, era la que so­lía ocu­par Es­co­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.