La is­la de los gor­dos

La Hora - - En2minutos - Ga­briel León

El año 1900 se des­cu­brió un gran de­pó­si­to de guano en una pe­que­ña is­la del Pa­cí­fi­co, lla­ma­da Nau­ru. Es­tos de­pó­si­tos son muy ri­cos en fos­fa­to y su ex­plo­ta­ción co­mer­cial re­sul­ta­ba muy lu­cra­ti­va. Los ha­bi­tan­tes de la is­la des­co­no­cían el po­ten­cial eco­nó­mi­co que es­con­día esa pi­la; su vi­da era muy tran­qui­la y se ali­men­ta­ban de lo que po­dían pes­car y cul­ti­var. De he­cho, ha­bían di­se­ña­do un in­ge­nio­so sis­te­ma de cul­ti­vo de pe­ces en la is­la, lo que les per­mi­tía ase­gu­rar la pro­vi­sión de ali­men­tos. Sin em­bar­go, a par­tir del 1900, la ex­plo­ta­ción co­mer­cial del ya­ci­mien­to de fos­fa­to de Nau­ru co­men­zó a cam­biar len­ta­men­te tan­to a la is­la co­mo a sus ha­bi­tan­tes. Du­ran­te mu­chas dé­ca­das, su ex­plo­ta­ción es­tu­vo en ma­nos de em­pre­sas aus­tra­lia­nas, in­gle­sas y neo­ze­lan­de­sas. Los ha­bi­tan­tes de la is­la no te­nían ma­yor par­ti­ci­pa­ción y so­lo re­ci­bían una pe­que­ña ga­nan­cia de la ex­trac­ción de esos re­cur­sos na­tu­ra­les.

Con el pa­so del tiem­po, Nau­ru se in­de­pen­di­zó y co­men­zó a exi­gir una par­ti­ci­pa­ción más jus­ta en las ga­nan­cias por la ven­ta del fos­fa­to y, con el tiem­po, el país se hi­zo muy ri­co. Tre­men­da­men­te ri­co. En efec­to, el pe­que­ño Nau­ru se con­vir­tió en uno de los paí­ses con el PIB más al­to del mun­do; co­mo el di­ne­ro en­tra­ba a ma­nos lle­nas por la ven­ta del fos­fa­to, ca­si na­die tra­ba­ja­ba y el Es­ta­do sub­si­dia­ba ca­si to­do. Te­nían mu­chí­si­mo di­ne­ro, de­ja­ron de tra­ba­jar y ade­más cam­bia­ron su die­ta. Co­mo la in­dus­tria del fos­fa­to co­men­zó a des­truir la is­la, de­ja­ron de cul­ti­var sus ali­men­tos y de pes­car. Co­men­za­ron a im­por­tar ca­si to­dos sus ali­men­tos, adop­tan­do una die­ta oc­ci­den­tal, ri­ca en azú­car, gra­sas y es­ca­sa en nu­trien­tes. Co­men­za­ron a en­gor­dar. El cam­bio en la is­la de Nau­ru fue un desas­tre y, ca­si sin dar­se cuen­ta, sus ha­bi­tan­tes se con­vir­tie­ron en los más obe­sos del mun­do. Hoy, ca­si el 90 por cien­to de quie­nes re­si­den en Nau­ru son obe­sos y mu­chos de ellos son dia­bé­ti­cos. ¿El fos­fa­to? se aca­bó, igual que el di­ne­ro, que fue muy mal ad­mi­nis­tra­do.

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.