El ga­to aban­do­na­do que se con­vir­tió en Gas­tón Ga­tu­so

Ha­ce dos años Ro­mán, un par­ti­cu­lar fe­lino adop­ta­do por Paz Ramírez, fue el ros­tro de un ali­men­to de mas­co­tas, per­so­na­je que hoy es in­ter­pre­ta­do por un ani­mal compu­tari­za­do.

La Hora - - Mascotas - Na­ta­lia Heus­ser H.

Gas­tón Ga­tu­so, el per­so­na­je de una fa­mo­sa co­mi­da pa­ra fe­li­nos, es ron­co y atrac­ti­vo. Pe­ro la reali­dad es muy dis­tin­ta a lo que se mues­tra en la pan­ta­lla chi­ca, pues el ver­da­de­ro ga­to gris es re­ga­lón, mie­do­so y car­ga con una tris­te his­to­ria de aban­dono. Su ver­da­de­ro nom­bre es Ro­mán y tie­ne tres años y me­dio. Fue adop­ta­do por Paz Ramírez (28), una jo­ven di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio, quien era vo­lun­ta­ria de la Fun­da­ción Adop­ta cuan­do se enamo­ró de

“No es sexy, es ma­món, to­do el día pi­de que lo to­men en bra­zos y le tie­ne pá­ni­co a otros ga­tos”.

Paz Ramírez, due­ña de Ro­mán, quien in­ter­pre­tó a Gas­tón Ga­tu­so.

es­te mi­nino. “Lo aban­do­na­ron jun­to a su her­ma­na en ba­rrio Fran­klin. Am­bos es­ta­ban den­tro de una bol­sa plás­ti­ca en muy ma­las con­di­cio­nes. Ro­mi­to fue tras­la­da­do a un al­ber­gue, don­de pa­só tres me­ses an­tes de que yo lo en­con­tra­ra. Se veía ro­ño­so, des­nu­tri­do y a pe­sar de eso me con­quis­tó de in­me­dia­to con su es­pe­cial per­so­na­li­dad. No aguan­té y me lo lle­vé. Te­nía ca­li­ci­vi­rus (en­fer­me­dad a las vías res­pi­ra­to­rias), pul­gas, ti­ña, hon­gos y lu­cía su­cio. Era un desas­tre. Si bien lo iba a tras­la­dar a mi ca­sa den­tro de una jau­la, pre­fe­rí traer­lo en mis bra­zos por­que es­ta­ba tran­qui­lo”, se­ña­la Ramírez, quien vi­ve en Santiago cen­tro.

Bas­ta­ron unos me­ses de amor pa­ra que Ro­mán mos­tra­ra su par­ti­cu­lar ca­rác­ter y cul­ti­va­ra su be­lle­za, fac­to­res que lo lle­va­ron al es­tre­lla­to.“Mi me­jor ami­ga es ve­te­ri­na­ria y en el 2015 una pro­duc­to­ra le pre­gun­tó si co­no­cía a un ga­to gris, por­que lo que­rían pa­ra un cas­ting. Ella pen­só en Ro­mi­to y les dio mi nú­me­ro. Lo lle­vé a la gra­ba­ción y yo creo que fue el día más ri­dícu­lo de mi vi­da. To­do era muy se­cre­to y en el lu­gar ha­bían mu­chos ga­tos gri­ses, igua­les al mío. Lo sen­té en una si­lla, fren­te a una me­sa y le gus­tó a los pro­duc­to­res. Al día si­guien­te me avi­sa­ron que ha­bía que­da­do se­lec­cio­na­do. Nos pa­só a bus­car un vehícu­lo con cho­fer, quien pre­gun­tó por Gas­tón Ga­tu­so, yo só­lo era una sim­ple acom­pa­ñan­te. Fue­ron va­rios días de gra­ba­ción pa­ra dos co­mer­cia­les, un día es­tu­vi­mos des­de las 4 de la ma­ña­na a las 18.00 ho­ras. Lo sen­ta­ban en una si­lla, fren­te a un pla­to de co­mi­da y él se que­da­ba quie­to, na­da más. Des­pués lo lle­va­ban a su ca­ma­rín. Co­mo mi ga­to era desobe­dien­te y pa­sa­ba echa­do de es­pal­da mos­tran­do su gua­ta, tu­vie­ron que bus­car­le un do­ble de ac­ción, el que ha­cía to­do el tra­ba­jo di­fí­cil por­que po­día re­ci­bir ór­de­nes. Ro­mi­to era so­lo la ca­ra bo­ni­ta, pe­ro te­nía po­co ta­len­to, de­bo re­co­no­cer­lo. Yo creo que se cre­yó el per­so­na­je. El otro era es­bel­to, aplau­día, sal­ta­ba y ha­cía to­do lo que le pe­dían”, afir­ma.

Ramírez di­ce que Ro­mán y ella es­tán he­chos el uno pa­ra el otro. Duer­men jun­tos y él siem­pre la si­gue a to­das par­tes.“Es ju­gue­tón, se sien­ta en mis pier­nas cuan­do tra­ba­jo, me acom­pa­ña a co­ci­nar y cuan­do ha­blo por te­lé­fono se po­ne atrás mío y ha­ce rui­dos co­mo si también es­tu­vie­ra con­ver­san­do. De he­cho, ha­bla to­do el día, es de­ses­pe­ran­te, y abre su bo­ca cons­tan­te­men­te. A ve­ces creo que es­tá a un pa­so de de­cir pa­la­bras. Cuan­do al­go le sor­pren­de emi­te un so­ni­do pa­re­ci­do a ‘wow’, es in­creí­ble. También le gus­ta ver te­le­se- ries y le car­gan el es­pa­cio de­por­ti­vo de las no­ti­cias. No es sexy, es ma­món, to­do el día pi­de que lo to­men en bra­zos y le tie­ne pá­ni­co a otros ga­tos. Es sú­per vi­vo y cuan­do ha­go fies­tas tra­ta de ser el cen­tro de me­sa”.

Al­gu­nos de los ve­ci­nos se en­te­ra­ron de que Ro­mán es Gas­tón Ga­tu­so y lo vi­si­tan. Cuan­do lo lle­van a la clí­ni­ca los ve­te­ri­na­rios se to­man fo­tos con él. “Sien­to que la fa­ma le llegó de ca­sua­li­dad y no lo ex­pon­dría nue­va­men­te. Lo que me emo­cio­na de es­to es to­do lo que él ha cre­ci­do. No pue­do creer que al­guien lo ha­ya ti­ra­do al a ca­lle y no lo ha­ya que­ri­do. Ro­mán so­lo ne­ce­si­ta­ba amor y cui­da­dos, si uno ha­ce eso la vi­da te pue­de sor­pren­der. Co­mo él, hay mi­les de pe­rri­tos y ga­ti­tos es­pe­ran­do por una fa­mi­lia”, fi­na­li­za Ramírez.

Ro­mán es el nom­bre del ver­da­de­ro Gas­tón Ga­tu­so. Su due­ña di­ce que es­te ga­to es con­ver­sa­dor.

Uno de los co­mer­cia­les que gra­bó Ro­mán. Apa­re­cía pro­ban­do un pla­to de co­mi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.