Las nue­vas cum­bres de un hé­roe del Eve­rest

A 25 de años de la ha­za­ña chi­le­na en el Eve­rest, uno de los cua­tro chi­le­nos que hi­zo cum­bre ese 15 de ma­yo publica su bio­gra­fía. Y el tiem­po ha he­cho lo su­yo en la for­ma con que Mau­ri­cio Pur­to re­me­mo­ra esa jor­na­da his­tó­ri­ca que tu­vo su par­te po­lé­mi­ca. “La

La Hora - - Portada - Tex­tos Ar­tu­ro Fi­gue­roa B. Fo­to­gra­fía Luis Fe­li­pe Quin­ta­na S.

A 25 años de la ha­za­ña chi­le­na en la ci­ma más al­ta del mun­do, Mau­ri­cio Pur­to publica su bio­gra­fía. “Cum­plir una me­ta pue­de ser lo peor”, con­fie­sa.

Ha­ce un cuar­to de si­glo, Mau­ri­cio Pur­to (55) es­ta­ba en la ci­ma. El 15 de ma­yo de 1992 fue uno de los pri­me­ros cua­tro chi­le­nos que pi­sa­ron la cum­bre del mon­te Eve­rest, el más al­to del mun­do. La ha­za­ña tu­vo sus be­mo­les: lle­ga­ron en gru­pos dis­tin­tos y la ri­va­li­dad se hi­zo no­tar a 8.848 me­tros de al­tu­ra. La tras­tien­da del hi­to, has­ta hoy, no tie­ne una ver­sión to­tal­men­te con­sen­sua­da.

Pur­to, mé­di­co y mon­ta­ñis­ta, tie­ne la su­ya. Mien­tras re­me­mo­ra, cie­rra sus ojos y ta­pa un oí­do con una de sus ma­nos. “Soy un me­di­ta­dor y pa­ra con­cen­trar­me ne­ce­si­to ha­cer es­to. Si sus­pen­des un sen­ti­do, ac­ti­vas mu­cho más los otros”, di­ce quien tam­bién de­di­ca par­te de su tiem­po a dar char­las y ta­lle­res mo­ti­va­cio­na­les. El lu­nes pa­sa­do pu­bli­có Ca­mino a la ci­ma, bio­gra­fía en la que cuen­ta capítulos de una vi­da ex­tre­ma, de as­cen­sos y des­cen­sos.

-¿Por qué re­cién te de­ci­dis­te a con­tar tu his­to­ria en 2017?

-Pa­ra mí, es­cri­bir es­te libro fue una for­ma de li­be­rar do­lor. En 2015 su­frí un ac­ci­den­te muy gra­ve en mi ca­sa, me hi­cie­ron seis ope­ra­cio­nes en la co­lum­na y, en un prin­ci­pio, no tenía la pers­pec­ti­va de vol­ver a ca­mi­nar. Lle­va­ba un año pos­tra­do y esa vo­lun­tad que me hi­zo lle­gar a las mon­ta­ñas más al­tas del mun­do em­pe­zó a fa­llar. Y en un mo­men­to de mu­cha os­cu­ri­dad, mi si­có­lo­ga me di­jo es­cri­be. Mi mu­jer tam­bién. Y, cla­ro, to­da mi vi­da he es­cri­to: guio­nes pa­ra do­cu­men­ta­les (que se han ex­hi­bi­do en TVN), tex­tos so­bre mon­ta­ñis­mo, pe­ro nun­ca es­to. Así em­pe­cé, sin la pers­pec­ti­va de que fue­ra un libro. Pe­ro aquí es­ta­mos.

-¿Qué co­sas des­cu­bris­te al es­cri­bir?

-To­mé cons­cien­cia de que me pu­de ha­ber ma­ta­do fá­cil. En 1985, en un ac­ci­den­te en mon­ta­ña en Pe­rú, que­dé col­gan­do del cin­tu­rón de la mo­chi­la ama­rra­do en la cuer­da, en un pre­ci­pi­cio de 500 me­tros. Me vino esa ima­gen al es­cri­bir y di­je: han pa­sa­do trein­ta años y es­toy vi­vo de mi­la­gro.

-Lle­vas un tiem­po dic­tan­do ta­lle­res de for­ta­le­za men­tal y tu libro tam­bién da cuen­ta de có­mo ha mu­ta­do tu pro­pia ca­be­za.

-Siem­pre me he con­si­de­ra­do más mé­di­co que mon­ta­ñis­ta y co­mo tal tra­to de en­ten­der el cuer­po, la men­te y el alma. Y des­pués de es­tu­diar post­gra­dos y tra­ba­jar en ur­gen­cias con­cluí que to­do es si­co­so­má­ti­co, que no exis­te nin­gu­na co­sa que sea so­lo del cuer­po. Cuan­do uno se quie­bra una pier­na, ese ac­ci­den­te te pa­só ese día por­que an­da­bas mal, por­que al­go te pa­só en tu ca­be­za. Men­te y cuer­po son una so­la co­sa, luz concentrada, áto­mos.

-¿De ver­dad? ¿Y qué te pa­só el día que te ac­ci­den­tas­te la es­pal­da?

-Eso no al­can­cé a con­tar­lo en es­te libro. Pa­só que yo me es­ta­ba con­vir­tien­do en un pa­vo real, cre­yén­do­me su­pe­rior, ju­gan­do a ser el lin­do en TV y con los hu­mos en la ca­be­za. Ese ser que ha­bía lo­gra­do la cum­bre del Eve­rest se ha­bía de­ge­ne­ra­do, ha­bía per­di­do el en­can­to por la na­tu­ra­le­za, y así me pu­se al al­can­ce de ese ac­ci­den­te. Y ese gol­pe lo to­mé co­mo un pa­lo de la exis­ten­cia pa­ra des­per­tar y vol­ver a ser una per­so­na co­nec­ta­da con el corazón, con el mé­di­co que ali­via gen­te, con el mon­ta­ñis­ta que cuen­ta su ex­pe­rien­cia pa­ra ayu­dar a otros.

-El Chino Ríos lu­chó pa­ra ser el nú­me­ro uno del mun­do. Lo lo­gró, se que­dó sin me­ta, per­dió el in­te­rés y se re­ti­ró. ¿Te pa­só al­go pa­re­ci­do?

-Cum­plir una me­ta pue­de lle­gar a ser lo peor que te pue­de pa­sar. El va­cío des­pués de aquel ejer­ci­cio nar­ci­sis­ta es enor­me. Ser ca­paz de su­bir el Eve­rest es al­go muy po­ten­te pa­ra el ego: quie­ro lle­gar a la cum­bre de to­do,

“Esa le­se­ra de quién lle­gó pri­me­ro a la cum­bre del Eve­rest ese día o si uno lo hi­zo por el la­do fá­cil o el di­fí­cil, la en­cuen­tro ri­dí­cu­la. Eso no tie­ne na­da que ver con mon­ta­ñis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.