“Al os­cu­re­cer, los ni­ños es­tu­dia­ban ba­jo el fo­co del cuar­tel”

La Hora - - País -

En tres opor­tu­ni­da­des es­tu­vo el sub­ofi­cial ma­yor de la Ar­ma­da Marcos Vás­quez en Hai­tí. Jun­to con la pre­pa­ra­ción que le da­ba su ins­ti­tu­ción pa­ra ca­da una de las mi­sio­nes, Vás­quez se en­car­ga­ba de jun­tar úti­les pa­ra lle­var a los ni­ños,“pe­ro siem­pre nos pa­re­cía que de­bi­mos lle­var mu­cho más”. Pe­se a que la mi­sión del Ba­ta­llón Chi­le era el de pro­veer se­gu­ri­dad, la re­la­ción con la co­mu­ni­dad se fue ha­cien­do es­tre­cha. “Fi­nal­men­te ter­mi­na­mos ha­cien­do de to­do. Hay tiem­po que uno de­di­ca a ac­cio­nes de apo­yo a la co­mu­ni­dad, co­mo ha­cer can­chas de fút­bol, coope­rar en la limpieza de al­gu­nos sec­to­res o vi­si­tar co­le­gios y ho­ga­res”, di­ce. Pa­ra Vás­quez el es­fuer­zo de es­ta po­bla­ción con tan po­cos re­cur­sos es des­ta­ca­ble. “En mi pri­me­ra es­ta­día, el fo­co que ha­bía fue­ra del cuar­tel era el úni­co en 500 me­tros a la re­don­da y al os­cu­re­cer los ni­ños lle­ga­ban a es­tu­diar ahí. Y la ca­pa­ci­dad que ellos tie­nen pa­ra apren­der a uno lo va sen­si­bi­li­zan­do”. Mu­chas con­ver­sa­ción de mo­ti­va­ción tu­vo el sub­ofi­cial con esos pe­que­ños, que vio cre­cer y cam­biar en esos años.

“Ha­bía un ni­ño con el que yo ha­bla­ba en mi pri­me­ra vi­si­ta y le de­cía que de­bía es­tu­diar, pe­ro cuan­do vol­ví él ya era pa­pá con 14 años. Y en la úl­ti­ma es­ta­día él ha­bía per­di­do a su be­bé pe­ro es­ta­ba tra­ba­jan­do en cons­truc­ción y ayu­da­ba a su ma­má”, cuen­ta. To­da es­ta ex­pe­rien­cia le hi­zo cam­biar tam­bién su vi­sión de los in­mi­gran­tes hai­tia­nos en Chi­le: “Yo los veo y los sa­lu­do en creo­lé. Y ellos se po­nen con­ten­tos”.

“El Ba­ta­llón Chi­le era muy cer­cano a la po­bla­ción.

No­so­tros fui­mos a tra­tar­los co­mo un país her­mano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.