“Es­tar en Hai­tí era co­mo es­tar en Ma­con­do, po­día pa­sar cual­quier co­sa”

La Hora - - País -

En más de una dé­ca­da de tra­ba­jo en ese país, el con­tin­gen­te for­ma­do por efec­ti­vos del Ejér­ci­to, la Ar­ma­da y la Fuer­za Aé­rea, que die­ron vi­da al Ba­ta­llón Chi­le y al Gru­po de He­li­cóp­te­ros, pres­tó apo­yo a las ope­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad de la ONU.

Du­ran­te ese pe­rio­do Chi­le des­ple­gó a 12.395 efec­ti­vos y más de 1.500 to­ne­la­das de ma­qui­na­ria e in­fra­es­truc­tu­ra.

EX­PE­RIEN­CIA EX­TRE­MA

En­tre es­te gru­po es­tu­vie­ron los más de 400 miem­bros de la Ar­ma­da que en abril co­men­za­ron a re­tor­nar al país pa­ra re­unir­se con sus fa­mi­lias y re­to­mar sus la­bo­res ha­bi­tua­les, mar­ca­dos por una ex­pe­rien­cia que la ma­yo­ría ca­li­fi­ca de ex­tre­ma, pe­ro muy gra­ti­fi­can­te.

Así, al me­nos, lo ma­ni­fies­tan va­rios miem­bros de la Ar­ma­da, par­te del Ba­ta­llón Chi­le, que es­tu­vie­ron apos­ta­dos en Ca­pHai­tien, don­de desem­pe­ña­ban la­bo­res de man­ten­ción de la se­gu­ri­dad y se re­la­cio­na­ron con la co­mu­ni­dad a tra­vés de ac­ti­vi­da­des cí­vi­co-mi­li­ta­res, co­mo en­tre­ga de úti­les es­co­la­res o vi­si­ta a or­fa­na­tos.

Aun­que to­dos los efec­ti­vos de la Ar­ma­da re­ci­bie­ron una ex­haus­ti­va ca­pa­ci­ta­ción an­tes de via­jar a la is­la, coin­ci­den en ase­gu­rar que la reali­dad su­peró to­das sus ex­pec­ta­ti­vas.

Una po­bre­za ex­tre­ma que di­cen no ha­ber vis­to nun­ca en Chi­le y la ca­li­dez de una gen­te ama­ble y ale­gre pe­se a las ca­ren­cias, los im­pac­ta­ron y mar­ca­ron sus es­ta­días. La abo­ga­da y ca­pi­tán de cor­be­ta Mar­ce­la Ver­ga­ra fue la pri­me­ra mu­jer de la Ar­ma­da que cum­plió una mi­sión de seis me­ses en Hai­tí, ex­pe­rien­cia que la mar­có pro­fun­da­men­te.

“A uno la en­tre­nan, le ha­cen inducción, te cuen­tan có­mo es Hai­tí, pe­ro cuan­do lle­gué re­cién su­pe a dón­de me ha­bía ido a me­ter. Des­de el olor es­pe­cial que te acom­pa­ña, la hu­me­dad, to­do es in­des­crip­ti­ble”, cuen­ta es­ta ma­rino que es­tu­vo en la is­la en­tre sep­tiem­bre de 2011 y fe­bre­ro de 2012.

Cuan­do Mar­ce­la, que se desem­pe­ñó co­mo ase­sor ju­rí­di­co de to­da la fuer­za chi­le­na des­ple­ga­da en ese país, ha­bla de su vi­da en Hai­tí ase­gu­ra que “era co­mo es­tar en Ma­con­do, de ce­ro a mil po­día pa­sar cual­quier co­sa”. Pa­ra ella “fue un cho­que de reali­da­des tre­men­do. Lle­gar ahí es­tá fue­ra de to­do lo nor­mal­men­te vis­to, por­que uno ha vis­to po­bre­za, pe­ro nun- ca co­mo en Hai­tí”, ase­gu­ra.

Pe­ro pe­se a las tre­men­das di­fe­ren­cias, Mar­ce­la se de­jó se­du­cir por un pue­blo ale­gre y ca­ri­ño­so, en es­pe­cial, los ni­ños. “Cuan­do lle­ga­mos por pri­me­ra vez al cuar­tel es­ta­ba lleno de ni­ños que ha­bla­ban en chi­leno. Era ce­rrar los ojos y sen­tir­se en Chi­le. Me im­pac­tó esa ca­pa­ci­dad que te­nían los ni­ños pa­ra los idio­mas”, ase­gu­ra. Aun­que las re­glas del tra­ba­jo les obli­ga­ba a man­te­ner la dis­tan­cia con la po­bla­ción, esa no era una tarea fá­cil: “De al­gu­na for­ma pa­san a ser par­te de tu vi­da”.

Pa­ra es­ta ma­dre de dos hi­jos, que en ese tiem­po te­nían 5 y 7 años, “ver to­dos los días a esos ni­ños me ha­cía pen­sar en la suer­te que tie­nen los míos (...) y es­toy com­pro­me­ti­da con lle­var­los a ellos a co­no­cer Hai­tí. Yo ten­go que vol­ver. Hai­tí es co­mo un bi­chi­to, te que­da pa­ra to­da la vi­da ”.

Ver­ga­ra aña­de que el Ba­ta­llón Chi­le era muy que­ri­do y res­pe­ta­do, y cree que po­dría ha­ber un ne­xo en­tre la pre­sen­cia chi­le­na allí con la mi­gra­ción haitiana a nues­tro país, pues la ma­yo­ría via­ja jus­ta­men­te des­de Cap-Hai­tien.

“Yo ten­go que vol­ver. Hai­tí es co­mo un bi­chi­to, te que­da pa­ra to­da la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.