Ex Ro­jo ex­pli­có el “mo­te­la­zo”

La Hora - - Tiempo Libre -

co­me­ti­do una es­tu­pi­dez y yo soy el pri­me­ro en asu­mir­lo”. Con esas pa­la­bras el bai­la­rín Pa­blo Var­gas, miem­bro de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ta­len­tos del des­apa­re­ci­do pro­gra­ma Ro­jo, se ex­cu­só por la de­ten­ción y for­ma­li­za­ción que su­frió el 14 de ju­nio tras ser de­te­ni­do por rom­per una ba­rre­ra de con­ten­ción al in­ten­tar sa­lir de un mo­tel en Re­co­le­ta, has­ta don­de -ase­gu- ró- lle­gó a “pa­sar la ca­ña”. Var­gas eligió el ma­ti­nal de TVN, Muy bue­nos días pa­ra pe­dir dis­cul­pas a la au­dien­cia, a su fa­mi­lia y a la due­ña del re­cin­to. “Ha­ce mu­cho ra­to es­toy con una de­pre­sión, yo to­mo an­ti­de­pre­si­vos y no es una co­sa de vic­ti­mi­zar­me, al con­tra­rio, pe­ro sí ga­ti­lló (la reac­ción) la mez­cla de las dos co­sas”, de­ta­lló y ase­gu­ró que su ima­gen de fies­te­ro le ha traí­do pro­ble“He mas has­ta pa­ra con­se­guir pa­re­ja. “Lo del ca­rre­te tam­bién fue­ron va­cíos, va­cíos que yo tenía”, ex­pli­có y re­co­no­ció un pa­sa­do li­ga­do a las dro­gas. El bai­la­rín pi­dió “que no mez­clen las co­sas de la vi­da pri­va­da con mi tra­ba­jo. Yo ten­go cur­sos de ni­ños y don­de yo lle­go los ni­ños se preo­cu­pan por­que lo es­toy pa­san­do mal. La gen­te que real­men­te me conoce y me quie­re sa­be co­mo soy yo, sa­be co­mo soy de corazón”.

El ex Ro­jo ase­gu­ró ade­más que vol­vió al mo­tel pa­ra re­pa­rar los da­ños pe­ro no tu­vo res­pues­ta de la due­ña.

Pa­blo Var­gas fue par­te de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de Ro­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.