Voz de Lin­kin Park pro­lon­ga el luto en la mú­si­ca

El lí­der de la ban­da de In the end fue en­con­tra­do muer­to en su ca­sa de Los Angeles, Ca­li­for­nia.

La Hora - - Tiempo Libre - I.S.C.

Mu­cho an­tes del re­pen­tino fi­nal de sus vi­das, Ches­ter Ben­ning­ton y Ch­ris Cor­nell for­ja­ron una amis­tad pro­fun­da co­mo po­cas se ven en el mun­do del es­pec­tácu­lo. Por eso, cuan­do el 18 de ma­yo pa­sa­do se con­fir­mó la muer­te del lí­der de Au­dios­la­ve, el vo­ca­lis­ta de Lin­kin Park fue uno de los que se mos­tró más afec­ta­do con la no­ti­cia.

“Pen­sa­mien­tos so­bre ti inun­da­ron mi men­te y llo­ré. Si­go llo­ran­do, con pe­na, co­mo con gra­ti­tud por ha­ber compartido mo­men­tos es­pe­cia­les con­ti­go y con tu her­mo­sa fa­mi­lia”, es­cri­bió el mú­si­co en una car­ta di­ri- gi­da a su ami­go, en cu­yo fu­ne­ral in­ter­pre­tó una sen­ti­da ver­sión de Ha­lle­lu­jah.

Sin em­bar­go, dos me­ses des­pués el can­tan­te de­ci­di­ría se­guir los pa­sos de Cor­nell: ayer, cer­ca de las 9 de la ma­ña­na, el hom­bre de In the end fue en­con­tra­do sin vi­da en su ca­sa de Los Angeles, Ca­li­for­nia.

Se­gún re­por­tó en un pri­mer mo­men­to el por­tal TMZ, el mú­si­co de 41 años se ha­bría ahor­ca­do; hi­pó­te­sis que lue­go fue res­pal­da­da por la ofi­ci­na fo­ren­se de la ciu­dad.

“Im­pac­ta­do y con el corazón ro­to, pe­ro es ver­dad”, es­cri­bió ho­ras des­pués su com­pa­ñe­ro de ban­da Mi­ke Shi­no­da, en­car­ga­do de con­fir­mar la de­ci­sión que el can­tan­te to­mó jus­to el día en el que se con­me­mo­ra­ba el cum­plea­ños 53 del fa­lle­ci­do Ch­ris Cor­nell.

A co­mien­zos de es­te año, Ches­ter Ben­ning­ton jun­to a Lin­kin Park ha­bían lan­za­do One Mo­re Light, su sép­ti­mo dis­co de es­tu­dio.

Co­mo par­te de la pro­mo­ción de ese tra­ba­jo, la ban­da es­ta­ba en me­dio de una gi­ra mun­dial que el pa­sa­do 9 de ma­yo los tu­vo dan­do su úl­ti­mo con­cier­to en Chi­le en el Mo­vis­tar Are­na.

VI­DA DE ABU­SOS

Des­de sus co­mien­zos en la mú­si­ca, Ben­ning­ton de­jó en cla­ro los pro­ble­mas que ha­bía en­fren­ta­do du­ran­te su vi­da.

To­do par­tió en su in­fan­cia: el can­tan­te na­ci­do y cria­do en Phoe­nix, Arizona, declaró ha­ber co­men­za­do a abu­sar de las dro­gas a los 11 años, lue­go del di­vor­cio de sus pa­dres y del trauma que le ge­ne­ró ver­se obli­ga­do a vi­vir só­lo con su pa­dre, un po­li­cía de­nun­cia­do años tenía el mú­si­co, que en­ca­be­za­ba la ban­da des­de 1999. por abu­so.

El pro­pio can­tan­te, de he­cho, re­ve­la­ría lue­go ha­ber si­do ob­je­to de abu­sos se­xua­les por par­te de un hom­bre adul­to des­de los sie­te años, si­tua­ción que pre­sun­ta­men­te se alar­gó du­ran­te más de un lus­tro.

La se­gui­di­lla de pro­ble­mas, su­ma­da a la adic­ción a las dro­gas y al al­cohol que to­da­vía en­fren­ta­ba, lo ha­brían lle­va­do a pen­sar en el sui­ci­dio en más de una opor­tu­ni­dad, se­gún declaró en va­rias en­tre­vis­tas a lo lar­go de su ca­rre­ra, que se ini­ció en 1999 cuan­do se su­mó a las fi­las de Lin­kin Park.

Ben­ning­ton can­tan­do en el fu­ne­ral de su ami­go Ch­ris Cor­nell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.