Leo Ca­pri­le pren­de ve­las a los flo­jos de La Ve­ga que lo tie­nen lí­der en sin­to­nía

El ani­ma­dor ce­le­bra que el pro­gra­ma que ha­ce tra­ba­jar a los flo­jos li­de­re por dos do­min­gos el ho­ra­rio pri­me pe­ro es cau­to: “en TV las co­sas pue­den cam­biar de un día pa­ra otro”.

La Hora - - Portada - Ig­na­cio Tobar

Leo Ca­pri­le di­ce que es “pe­rro vie­jo en te­le­vi­sión”. Por eso se to­ma con ex­tre­ma me­su­ra el éxi­to de La Ve­ga, el pro­gra­ma de TVN que ha­ce dos do­min­gos li­de­ra el ho­ra­rio pri­me. El 16 de ju­lio ob­tu­vo 13,7 uni­da­des y la emi­sión pa­sa­da mar­có 16,4 pun­tos con la his­to­ria de la in­tra­ta­ble Sandy “Pe­ti Krown”, una mu­jer que abu­sa­ba de su ma­dre pa­ra no tra­ba­jar y estar to­do el día pen­dien­te de sus re­des so­cia­les.

“Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es to­mar es­te éxi­to con calma y, por su­pues­to, con mu­cha sa­tis­fac­ción. Pe­ro hay que ser pru­den­te. Lo esen­cial es que TVN y la pro­duc­to­ra Fá­bu­la tra­ba­ja­ron du­ro pa­ra la se­gun­da edi­ción. Y apos­ta­mos por gen­te más ex­tre­ma y ade­más nos pa­sa­mos de la se­gun­da fran­ja al ho­ra­rio pri­me. Era un ries­go y afor­tu­na­da­men­te le achun­ta­mos. Ha­ce tiem­po que no me fe­li­ci­ta­ban tan­to en la ca­lle. El he­cho de te­ner re­pre­sen­tan­tes más ma­yo­res y ex­tre­mos ha cau­sa­do mu­cha aten­ción, so­bre to­do los cua­ren­to­nes no ha­cen na­da”, cree Ca­pri­le.

A su jui­cio el éxi­to ra­di­ca en que “hay un te­ma de iden­ti­fi­ca­ción, el te­ma de la flo­je­ra y el es­tan­ca­mien­to fa­mi­liar es mu­cho más re­cu­rren­te de lo que ima­gi­na­mos. Va­mos en el segundo ca­pí­tu­lo del segundo ci­clo y ya te­ne­mos más de 300 pos­tu­lan­tes pa­ra ade­lan­te. Es sor­pren­den­te el gru­po de gen­te que pos­tu­la”.

-¿Es­ta­mos re­ple­tos de flo­jos?

-Pa­re­ce. Hay gen­te que tie­ne más de 40 años, y no se aca­ban nun­ca los pos­tu­lan­tes. Hay gen­te que me lla­ma has­ta di­rec­to a mí. Creo que el “Car­ne Amar­ga” (Ma­nuel Caro, ad­mi­nis­tra­dor de La Ve­ga) ha si­do un acier­to. La gen­te agra­de­ce su pre­sen­cia y di­ce “al fin al­guien que di­ga lo que hay que de­cir, al fin al­guien se las can­tó a es­tos flo­jos”.

Más allá de los nú­me­ros, la ex­pe­rien­cia de Ca­pri­le en pan­ta­lla le in­di­ca que “la gen­te se ha en­ca­ri­ña­do con el pro­gra­ma y cuan­do le to­man bue­na a un pro­gra­ma, le to­man bue­na. Quie­ro de­cir, pue­de ha­ber un pro­gra­ma que que­da de ma­lo aun­que sea bueno, o sea, lo bueno y lo ma­lo se con­fun­den con los gus­tos per­so­na­les.

-¿Te lla­mó la pla­na ma­yor de TVN pa­ra fe­li­ci­tar­te?

-Es un lin­do mo­men­to sin du­da, por­que TVN vie­ne re­pun­tan­do con el ma­ti­nal y con no­so­tros y con el éxi­to de El ha­ce­dor de ham­bre. Hay una sen­sa­ción de mu­cha ale­gría, de que las co­sas se pue­den cam­biar con tra­ba­jo, dis­ci­pli­na y sin de­ses­pe­rar­se. Pe­ro yo no an­do bus­can­do me­da­llas, ni me sien­to un su­per­hé­roe por ga­nar en ra­ting. La me­su­ra siem­pre, por­que en te­le­vi­sión las co­sas pue­den cam­biar de un día pa­ra otro”.

“Hay que ser pru­den­te con el éxi­to en te­le­vi­sión”, di­ce el ex­pe­ri­men­ta­do ani­ma­dor de La Ve­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.