Gran Bre­ta­ña: pa­pás de Charlie de­ci­den de­jar­lo mo­rir

Los pa­dres del ni­ño bri­tá­ni­co con una en­fer­me­dad ter­mi­nal de­ci­die­ron de­jar­lo mo­rir.

La Hora - - Portada - Clau­dia Mal­do­na­do C.

“Es lo más di­fí­cil que ten­dre­mos que ha­cer ja­más. He­mos de­ci­di­do

de­jar mar­char a nues­tro hi­jo”

Con­nie Ya­tes, ma­má de Charlie.

To­do ter­mi­nó pa­ra Charlie Gard, el bebé bri­tá­ni­co que pa­de­ce una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va en fa­se ter­mi­nal y cu­yos pa­dres es­tu­vie­ron me­ses in­ten­tan­do que la jus­ti­cia los au­to­ri­za­ra a lle­var­lo a Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra pro­bar en él una te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal.

Fren­te a la Cor­te Su­pre­ma y llo­ran­do, los pa­dres de Charlie, Ch­ris Gard y Con­nie Ya­tes, in­for­ma­ron su de­ci­sión de aban­do­nar la lu­cha y de­jar al bebé mo­rir.

Se­gún ex­pli­có su abogado, Grant Arms­trong, la de­ci­sión fue to­ma­da so­bre la ba­se de los úl­ti­mos exá­me­nes y es­cá­ne­res ce­re­bra­les de su hi­jo, to­ma­dos la se­ma­na pa­sa­da y que mues­tran que “Charlie ha su­fri­do atro­fia mus­cu­lar se­ve­ra” y “el da­ño que han su­fri­do sus múscu­los es irre­ver­si­ble”.

“Es tiem­po de que va­ya y es­té con los án­ge­les”, di­jo Ch­ris Gard en­tre lá­gri­mas. “No vi­vi­rá has­ta su pri­mer cum­plea­ños”, que es en dos se­ma­nas.

Gard con­si­de­ró que “se ha mal­gas­ta­do mu­chí­si­mo tiem­po, pues si se le he hu­bie­ra apli­ca­do el tra­ta­mien­to an­tes, ha­bría te­ni­do el po­ten­cial de ser un ni­ñi­to nor­mal y sano”. “Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad pe­ro no nos per­mi­tie­ron dár­te­la”, le­yó Gard di­ri­gién­do­se a su bebé, y lo ca­li­fi­có

co­mo un lu­cha­dor”.

Con­mo­vi­da, la ma­dre ex­pli­có que se die­ron cuen­ta de que con­ti­nuar con el tra­ta­mien­to “no es lo me­jor pa­ra él”. “Charlie tu­vo una opor­tu­ni­dad real de me­jo­rar. Aho- ra nun­ca sa­bre­mos qué ha­bría pa­sa­do si hu­bie­se ob­te­ni­do el tra­ta­mien­to”, sos­tu­vo Ya­tes. “Los úl­ti­mos on­ce me­ses fue­ron los me­jo­res y los peo­res de nues­tra vi­da”, agre­gó. “So­lo que­ría­mos dar­le una opor­tu­ni­dad de vi­vir”.

LA BA­TA­LLA

Charlie na­ció con el Sín­dro­me de Ago­ta­mien­to Mi­to­con­drial, que afec­ta a las cé­lu­las res­pon­sa­bles de la pro­duc­ción de ener­gía y de la res­pi­ra­ción, y des­de en­ton­ces fue tra­ta­do en el hos­pi­tal lon­di­nen­se de Great Or­mond Street. En abril, los mé­di­cos ha­bían de­ci­di­do cor­tar la res­pi­ra­ción ar­ti­fi­cial al bebé pa­ra que tu­vie­ra una muer­te dig­na.

Pe­ro los pa­dres se re­sis­tie­ron y acu­die­ron a va­rias cor­tes bri­tá­ni­cas pa­ra que los au­to­ri­za­ran a sa­car al ni­ño del hos­pi­tal y lle­var­lo a Es­ta­dos Uni­dos, don­de un mé­di­co les ofre­cía una te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal, que no ha si­do pro­ba­da en se­res vi­vos. To­dos los tri­bu­na­les, in­clu­yen­do el Su­pe­rior de Lon­dres, die­ron la ra­zón al hos­pi­tal. En­ton­ces, los pa­dres acu­die­ron a la Cor­te Eu­ro­pea de de­re­chos hu­ma­nos, que el 27 de ju­nio ra­ti­fi­có la eu­ta­na­sia.

Des­de ese día el ca­so al­can­zó no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal. En­ton­ces, el hos­pi­tal so­li­ci­tó una nue­va au­dien­cia an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, pa­ra que fue­ran exa­mi­na­dos los “nue­vos ele­men­tos pa­ra un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal”. El juez Ni­cho­las Francis de­bía emi­tir hoy su ve­re­dic­to.

Los pa­pás de Charlie crea­rán una fun­da­ción pa­ra ayu­dar a otros pa­dres en la mis­ma si­tua­ción que ellos. “No de­ja­re­mos par­tir su vi­da en vano”, di­jo Ya­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.