La fa­mi­lia ca­ni­na que re­fo­res­ta el Mau­le des­pués de los in­cen­dios

Con la ayu­da de sus tres pe­rras, dos her­ma­nas han ayu­da­do a re­cu­pe­rar los bos­ques que­ma­dos.

La Hora - - País - Em­ma An­tón Cer­da

Das, Sum­mer y Oli­via son las tres ca­ni­nas que se han en­car­ga­do de re­fo­res­tar la Re­gión del Mau­le, lue­go de los in­cen­dios que azo­ta­ron a gran par­te del sur du­ran­te el ini­cio de es­te año.

La idea se le ocu­rrió a Fran­cis­ca y Cons­tan­za To­rres, dos her­ma­nas que, preo­cu­pa­das por el por­ve­nir de la re­gión y sus ani­ma­les, de­ci­die­ron ha­cer al­go más pa­ra ayu­dar a re­cu­pe­rar lo per­di­do a tra­vés de la co­mu­ni­dad vir­tual que crea­ron: Pe­wos.

Pri­me­ro em­pe­za­ron reunien­do di­ne­ro pa­ra com­prar fo­rra­je pa­ra ca­ba­llos, va­cas y ove­jas, que eran los ani­ma­les más afec­ta­dos con los in­cen­dios. Sin em­bar­go, des­pués se die­ron cuen­ta de un pro­ble­ma ma­yor.

“Cuan­do co­men­za­mos vi­mos que los lu­ga­res de pas­to­reo de los ani­ma­les se ha­bían que­ma­do, ahí se nos ocu­rrió lo de re­fo­res­tar, por­que vi­mos que los ani­ma­les no iban a te­ner qué co­mer, ni en el in­vierno ni en la pri­ma­ve­ra. Em­pe­za­mos a re­co­rrer los ce­rros y los bos­ques y nos de­ci­di­mos a re­co­lec­tar se­mi­llas de ár­bo­les na­ti­vos y re­par­tir­las es­pe­ran­do las pri­me­ras llu­vias”, cuen­ta Fran­cis­ca.

La ter­ce­ra se­ma­na de mar­zo pu­sie­ron en mar­cha la idea. Al prin­ci­pio eran só­lo ellas dos pe­ro, al ver que no cu­brían mu­cho te­rreno, vie­ron en sus mas­co­tas la ayu­da que ne­ce­si­ta­ban.

“Nos pre­gun­ta­mos por qué no pro­bar con las pe­rras, y las ver­dad es que nos fue sú­per bien. Em­pe­za­mos só­lo con una, a la que le hi­ci­mos una mo­chi­la con al­for­ji­tas pa­ra las se­mi­llas, y cu­brió en la pri­me­ra sa­li­da ca­si 15 ki­ló­me­tros”, ex­pli­ca.

Aho­ra, con las tres pe­rras, pue­den cu­brir en­tre 30 y 40 ki­ló­me­tros. Las dos her­ma­nas tie­nen más pe­rros, pe­ro só­lo Das y sus dos hi­jas, Sum­mer y Oli­via, sir­ven pa­ra re­fo­res­tar. Es­to de­bi­do a que pue­den con­tro­lar sus

“De­pen­dien­do del te­rreno ve­mos cuán­tas se­mi­llas po­de­mos re­par­tir,

por­que a ve­ces hay que­bra­das muy di­fí­ci­les”.

Fran­cis­ca To­rres, crea­do­ra de Pe­wos.

im­pul­sos gra­cias al en­tre­na­mien­to que re­ci­bie­ron.

“Nos he­mos en­con­tra­do con co­ne­jos y ani­ma­les más chi­qui­ti­tos, y lo más im­por­tan­te es que no los atacan. No po­de­mos per­mi­tir que nin­gún pe­rro ata­que la fau­na sil­ves­tre que que­re­mos cui­dar con la re­fo­res­ta­ción”, de­ta­lla To­rres.

En ca­da sa­li­da lle­van en­tre diez y quin­ce ki­los de se­mi­llas que la fa­mi­lia pe­rru­na se en­car­ga de re­par­tir mien­tras jue­ga. Fran­cis­ca y Cons­tan­za in­ten­tan com­pa­ti­bi­li­zar sus tra­ba­jos con es­ta la­bor de re­fo­res­ta­ción, la que tra­tan de ha­cer una a dos ve­ces a la se­ma­na.

SE­MI­LLAS

Cons­tan­za es la en­car­ga­da de crear el mix de se­mi­llas que las tres pe­rras re­par­ten en sus mo­ba­jo: ki­los de se­mi­llas pue­den lle­gar a re­par­tir las tres pe­rras.

chi­las. De es­ta for­ma, jun­to a Fran­cis­ca, han re­co­lec­ta­do ejem­pla­res de qui­llay, peu­mo, bol­do, es­pino y arau­ca­ria pa­ra re­fo­res­tar con es­pe­cies na­ti­vas chi­le­nas.

Ade­más de los ár­bo­les, Cons­tan­za se preo­cu­pó de que en la mez­cla de se­mi­llas tam­bién exis­tie­ran di­fe­ren­tes ti­pos de pas­tos, ya que de es­ta for­ma ani­ma­les co­mo co­ne­jos no se co­men los bro­tes de ár­bo­les na­ti­vos.

Si bien es un tra­ba­jo len­to, ya han po­di­do ver el fru­to de su tra- en los te­rre­nos que han cu­bier­to ya exis­ten pe­que­ños bro­tes en­tre el en­ne­gre­ci­do sue­lo.

“Por suer­te te­ne­mos har­tas per­so­nas con ár­bo­les na­ti­vos que nos per­mi­tie­ron re­co­lec­tar las se­mi­llas, aun­que tam­bién he­mos com­pra­do un po­co. No he­mos re­ci­bi­do ayu­da al­gu­na de na­die”, in­di­ca Fran­cis­ca.

A tra­vés de su fan­pa­ge de Fa­ce­book (Pe­wos) y el co­rreo fran@pe­wos.cl, las her­ma­nas pue­den re­ci­bir do­na­cio­nes, aun­que ha­cen hin­ca­pié en que de­ben ser de se­mi­llas na­ti­vas.

“He­mos re­ci­bi­do un par de do­na­cio­nes, no en gran­des can­ti­da­des, pe­ro a la lar­ga to­do ayu­da. Lo que sí es un re­qui­si­to es que sean se­mi­llas na­ti­vas y no in­va­so­ras, pa­ra po­der pro­te­ger la flo­ra na­ti­va”, di­ce To­rres.

En la fo­to, Das y Sum­mer. Jun­to a Oli­via, re­co­rren los bos­ques de la Re­gión del Mau­le con mo­chi­las es­pe­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.