Un mun­do plás­ti­co

La Hora - - En 2minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

En 1860, una em­pre­sa de Es­ta­dos Uni­dos que ha­cía bo­las de bi­llar reali­zó un con­cur­so pa­ra bus­car un sus­ti­tu­to del mar­fil en su fa­bri­ca­ción. Uno de los in­ven­tos que lle­gó fue el ce­lu­loi­de, que si bien no con­si­guió el pre­mio sí se con­vir­tió en el pri­mer plás­ti­co: un pro­duc­to sin­té­ti­co po­li­mé­ri­co, pa­la­bra de­ri­va­da del grie­go po­li (mu­chas) y me­ros (par­tes). Los po­lí­me­ros son gran­des mo­lé­cu­las que es­tán he­chas de otras mo­lé­cu­las más pe­que­ñas uni­das en­tre sí, co­mo una ca­de­na he­cha de mi­les de es­la­bo­nes. Por eso el nom­bre de mu­chos plás­ti­cos in­clu­ye el pre­fi­jo po­li –po­li­eti­leno, po­liu­re­tano, po­li­es­ti­reno. Con el pa­so del tiem­po, la in­ves­ti­ga­ción en torno a es­tos nue­vos ma­te­ria­les per­mi­tió ge­ne­rar pro­duc­tos ca­da vez más ver­sá­ti­les, prác­ti­cos, du­ra­bles y re­sis­ten­tes. A par­tir de 1950 ocu­rre un boom en la fa­bri­ca­ción de plás­ti­cos y un es­tu­dio pu­bli­ca­do es­te lu­nes in­di­ca que des­de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do he­mos pro­du­ci­do cer­ca de 8.300 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas de plás­ti­co: eso equi­va­le al pe­so de mil mi­llo­nes de ele­fan­tes. La mi­tad de to­do ese plás­ti­co ha si­do pro­du­ci­da en los úl­ti­mos 13 años y se es­ti­ma que, del to­tal, so­lo he­mos re­ci­cla­do un 9%. El plás­ti­co no se bio­de­gra­da de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va – una bo­te­lla pue­de tar­dar mil años en bio­de­gra­dar­se– por lo que es­tos desechos es­tán aho­gan­do al pla­ne­ta. Ha­ce po­co se co­no­ció el ca­so de una is­la no ha­bi­ta­da del Pa­cí­fi­co que acu­mu­la­ba to­ne­la­das en sus playas. Esa ba­su­ra lle­gó ahí de­bi­do a las co­rrien­tes ma­ri­nas y sa­be­mos que exis­ten “is­las flo­tan­tes” de ba­su­ra en los océa­nos, com­pues­tas prin­ci­pal­men­te por plás­ti­co. Por aho­ra, de­be­mos usar­lo de ma­ne­ra más res­pon­sa­ble y re­cor­dar que lo que se desecha pue­de ter­mi­nar flo­tan­do en el océano. Ac­cio­nes sen­ci­llas, co­mo pre­fe­rir bol­sas de com­pras reusa­bles son un buen cam­bio. La cien­cia tam­bién pue­de ayu­dar y ya hay ejem­plos de plás­ti­cos bio­de­gra­da­bles fa­bri­ca­dos con la ayu­da de bac­te­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.