Las ani­mi­tas que des­pier­tan más fer­vor en los ca­pi­ta­li­nos Ma­ri­ni­ta es la ni­ña más que­ri­da del Par­que O’Hig­gins

Ro­mual­di­to y Ma­ri­ni­ta son al­gu­nos de los más po­pu­la­res. Los mi­tos si­guen ron­dan­do a es­tos lu­ga­res.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

En 1945 Ma­ri­na Sil­va (6), una ni­ña sor­do­mu­da, fue ase­si­na­da por su pa­dras­tro en pleno Par­que O’Hig­gins, cuan­do el lu­gar aún era co­no­ci­do co­mo Par­que Cou­si­ño. Han pa­sa­do 72 años de su muer­te y con­ti­nua la de­vo­ción en torno a su ima­gen. Su ani­mi­ta lu­ce lle­na de pe­lu­ches, ve­las, ju­gue­tes, ves­ti­dos, za­pa­tos, co­ches, pla­cas y pe­ti­cio­nes de amor. “Ha­ce po­co co­men­za­ron a ro­bar­le los pe­lu­ches pa­ra ven­der­los. Por eso al­gu­nos los mar­can con plu­món con el nom­bre Ma­ri­ni­ta. Es­te lu­gar, al que se pue­de en­trar por Beau­chef, que­da al la­do de una pe­que­ña pla­za. Hay guar­dias del sec­tor que cuen­tan que en la no­che se mue­ven los co­lum­pios y po­dría ser la pre­sen­cia de la ni­ña”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor Car­los Mar­tí­nez.

Di­cen que fue un de­lin­cuen­te que mu­rió aba­ti­do por po­li­cías. Que era un hua­so que fa­lle­ció tras un asal­to. Tam­bién se ha­bla de que fue un jo­ven con sín­dro­me de Down, quien mu­rió a ma­nos de la­dro­nes.

Du­ran­te años han ha­bi­do mu­chos mi­tos en torno a Ro­mual­di­to, una ani­mi­ta que está ubi­ca­da en la ca­lle San Bor­ja, a un cos­ta­do de la Es­ta­ción Cen­tral de Fe­rro­ca­rri­les

(ver fo­to).

En ese lu­gar hay una gran mu­ra­lla lle­na de pla­cas, ve­las y cer­ca de vein­te ani­mi­tas azu­les que se han ido agre­gan­do a la ori­gi­nal.

Es­te per­so­na­je tie­ne mu­chos se­gui­do­res, en­tre ellos My­riam Vega y Ós­car Car­ta­ge­na, oriun­dos de Mau­llín, Re­gión de Los La­gos. Ca­da vez que es­te ma­tri­mo­nio via­ja a San­tia­go, pa­sa pa­ra de­jar­le una ve­la a Ro­mual­di­to. “Mi hi­ja se en­co­mien­da siem­pre a él por tra­ba­jo y le tie­ne mu­cha fe. Por eso no­so­tros se lo agra­de­ce­mos”, di­ce Car­ta­ge­na.

En el 2011 un gru­po de as­pi­ran­tes a de­tec­ti­ves de la PDI, co­man­da­dos por el en­ton­ces pre­fec­to Gil­ber­to Loch, co­men­za­ron una in­ves­ti­ga­ción pa­ra iden­ti­fi­car al ver­da­de­ro Ro­mual­di­to. Y lo hi­cie­ron.

Se tra­ta­ba de Ro­mual­do Iva­ni Zam­be­lli, un me­cá­ni­co que mu­rió el 8 de agos­to de 1933 y que vi­vía a cin­co cua­dras de don­de hoy está su ani­mi­ta. Ahí mis­mo fue asal­ta­do y re­ci­bió una pu­ña­la­da en el co­ra­zón, lo que le pro­vo­có la muer­te. “Es la ani­mi­ta más fa­mo­sa en Chi­le. Le di­mos el desafío a los es­tu­dian­tes y re­cu­rri­mos a los ar­chi­vos del ce­men­te­rio, de pren­sa, del Re­gis­tro Ci­vil y lo más im­por­tan­te es que fui­mos al ar­chi­vo na­cio­nal, don­de ob­tu­vi­mos in­for­ma­ción de su au­top­sia y una fo­to de él. Fue un ar­duo tra­ba­jo”, se­ña­la Loch a La Ho­ra.

En San­tia­go hay va­rias ani­mi­tas en dis­tin­tas co­mu­nas y mu­chas de ellas son vi­si­ta­das, trans­for­mán­do­se fue el año en que mu­rió Ro­mual­di­to, a los 41 años. en un fe­nó­meno par­ti­cu­lar.

Ha­ce dos años que Car­los Mar­tí­nez (27), co­no­ci­do co­mo Car­los Au­gus­to, se de­di­ca a in­ves­ti­gar te­mas pa­ra­nor­ma­les y en la pá­gi­na de Fa­ce­book “In­ves­ti­ga­ción Pa­ra­nor­mal-Chi­le” pu­bli­ca , en­tre otras co­sas, his­to­rias de ani­mi­tas.

“Ha­ce va­rias dé­ca­das que nues­tro país se ca­rac­te­ri­za por la de­vo­ción a las ani­mi­tas. La gen­te con­fía en ellas y les pi­de prin­ci­pal­men­te por sa­lud, amor y tra­ba­jo. El te­ma de las ve­las, en tan­to, es pa­ra que las al­mas en­cuen­tren la luz pa­ra des­can­sar. En los úl­ti­mos años lo que más se ha des­ta­ca­do son las bi­cia­ni­mi­tas, que se ins­ta­lan en las ca­lles pa­ra re­cor­dar a ci­clis­tas atro­pe­lla­dos”, ex­pli­ca el jo­ven, quien ade­más tie­ne el ca­nal de You­Tu­be “San­tia­go Ocul­to”.

En ca­lle San Bor­ja, a un cos­ta­do de Es­ta­ción Cen­tral, se en­cuen­tra la ani­mi­ta de Ro­mual­di­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.