Cien­tí­fi­cos mo­di­fi­can ge­nes de em­brio­nes hu­ma­nos Desa­rro­llo de la téc­ni­ca

La re­vo­lu­cio­na­ria téc­ni­ca per­mi­ti­ría cu­rar en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas, pe­ro tam­bién po­dría ser usa­da pa­ra ha­cer “be­bés de di­se­ño”.

La Hora - - Mundo - C.M.C.

Un osa­do ex­pe­ri­men­to con em­brio­nes hu­ma­nos uni­ce­lu­la­res fue rea­li­za­do con éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos, en lo que po­dría ser un avan­ce pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des con­gé­ni­tas.

Se­gún informó la Tech­no­logy Re­view, una pu­bli­ca­ción del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), el ex­pe­ri­men­to fue rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Sa­lud y Cien­cias del es­ta­do de Ore­gón, por un equi­po di­ri­gi­do por el bió­lo­go Shoukh­rat Mi­ta­li­pov.

En 2015, in­ves­ti­ga­do­res chi­nos fue­ron los pri­me­ros en mo­di­fi­car los ge­nes de un em­brión hu­mano, con re­sul­ta­dos mix­tos, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por la re­vis­ta bri­tá­ni­ca Na­tu­re.

Es­ta vez, se­gún Tech­no­logy Re­view, se lo­gró un avan­ce en re­la­ción a aquel ex­pe­ri­men­to: tras eli­mi­nar la par­te del ADN no desea­do (con in­for­ma­ción de las en­fer­me­da­des) las cé­lu­las se re­pa­ra­ron de ma­ne­ra na­tu­ral sin in­tro­du­cir va­ria­cio­nes no desea­das en el ge­no­ma.

El ex­pe­ri­men­to se hi­zo con un gran nú­me­ro de em­brio­nes uni­ce­lu­la­res con la téc­ni­ca de edi­ción de ge­nes CRISPR. Los em­brio­nes fue­ron eli­mi­na­dos a los po­cos días de desa­rro­llo y nun­ca hu­bo in­ten­ción de im­plan­tar­los en un úte­ro, ex­pli­có la re­vis­ta.

A pesar de la acla­ra­ción, es­te ex­pe­ri­men­to su­po­ne un pa­so fun­da­men­tal ha­cia el posible na- ci­mien­to del primer hu­mano ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do.

TE­MO­RES

Al al­te­rar el có­di­go de ADN de los em­brio­nes hu­ma­nos, el ob­je­ti­vo de los cien­tí­fi­cos es de­mos­trar que pue­den erra­di­car o co­rre­gir los ge­nes que cau­san en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias.

Pe­ro tam­bién, teó­ri­ca­men­te, la téc­ni­ca se po­dría usar pa­ra pro­du­cir “be­bés di­se­ña­dos”, con ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de­ter­mi­na­das (co­lor de ojos, fuer­za mus­cu­lar, etc.) y tam­bién más in­te­li­gen­tes, lo que plan­tea im­por­tan­tes pro­ble­mas éti­cos.

En di­ciem­bre de 2015, un gru­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos y ex­per­tos en éti­ca con­vo­ca­dos por la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias Cé­lu­la

es­ta­dou­ni­den­se (NAS) con­si­de­ró que se­ría “irres­pon­sa­ble” uti­li­zar la tec­no­lo­gía CRISPR pa­ra mo­di­fi­car el em­brión con fi­nes te­ra­péu­ti­cos has­ta tan­to los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y de efi­ca­cia no hu­bie­ran sido re­suel­tos.

Pe­ro en mar­zo de 2017, la

NAS y la Aca­de­mia de Me­di­ci­na es­ta­dou­ni­den­se con­si­de­ra­ron que los avan­ces rea­li­za­dos en la téc­ni­ca de edi­ción ge­né­ti­ca de las cé­lu­las hu­ma­nas de re­pro­duc­ción “abren po­si­bi­li­da­des rea­lis­tas que ame­ri­ta­rían se­rias con­si­de­ra­cio­nes”.

LA TÉC­NI­CA

El mé­to­do uti­li­za­do se lla­ma CRISPR y fue des­cu­bier­to en bac­te­rias en 2015. Ha re­ci­bi­do gran can­ti­dad de pre­mios, de­bi­do a su po­ten­cial en me­di­ci­na ge­né­ti­ca, pues per­mi­te mo­di­fi­car rá­pi­da y efi­cien­te­men­te

(ver infografía),

los ge­nes.

Es­ta téc­ni­ca per­mi­te, bá­si­ca­men­te, eli­mi­nar de for­ma se­lec­ti­va aque­llas se­cuen­cias de ADN no desea­das del ge­no­ma uti­li­zan­do la pro­teí­na nu­clea­sa (Cas9) pa­ra cor­tar los frag­men­tos desecha­bles, y re­em­pla­zar­los por otros sa­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.