EQUI­POS MÉ­DI­COS NO PO­DRÁN IN­GRE­SAR CE­LU­LA­RES A PA­BE­LLÓN

Sub­se­cre­ta­ría de Re­des Asis­ten­cia­les emi­tió una cir­cu­lar que prohí­be el uso de es­tos dis­po­si­ti­vos por­que es­tán muy con­ta­mi­na­dos y pue­den dis­traer a los pro­fe­sio­na­les.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

La Sub­se­cre­ta­ría de Re­des Asis­ten­cia­les, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sal), en­vió una cir­cu­lar el pa­sa­do 18 de ju­lio a to­dos los di­rec­to­res de ser­vi­cios de sa­lud y hos­pi­ta­les, en la que se es­ti­pu­la la res­tric­ción del uso de ce­lu­la­res en la aten­ción de pa­cien­tes.

Si es­to se hu­bie­se enviado ha­ce al­gu­nos me­ses, qui­zás los mé­di­cos del Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le no ha­brían po­di­do re­gis­trar el mo­men­to en que ce­le­bra­ron, en un pa­be­llón qui­rúr­gi­co, el triun­fo de la Ro­ja en pe­na­les an­te Por­tu­gal, en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes.

La me­di­da pre­ten­de dis­mi­nuir el ries­go de trans­mi­sión de agen­tes mi­cro­bia­nos a tra­vés de es­tos dis­po­si­ti­vos de uso fre­cuen­te y pre­ve­nir erro­res pro­duc­to de la pér­di­da del en­fo­que del per­so­nal, ya sean mé­di­cos, en­fer­me­ras, ma­tro­nas y téc­ni­cos, en­tre otros.

“Es­tos apa­ra­tos tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra ser lim­pia­dos y de­sin­fec­ta­dos y no es prác­ti­ca del per­so­nal so­me­ter­los a es­tos pro­ce­sos ca­da vez que se ma­ni­pu­lan. Por otra par­te, las dis­trac­cio­nes ines­pe­ra­das au­di­ti­vas y cog­ni­ti­vas (que re­quie­ren aten­ción, me­mo­ria o to­ma de de­ci­sio­nes), in­clui­das las pro­du­ci­das por te­lé­fo­nos, pue­den im­pac­tar en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va en el desem­pe­ño en acciones ta­les co­mo pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos y ad­mi­nis­tra­ción de fár­ma­cos, en­tre otros efec­tos in­de­sea­dos”, di­ce el do­cu­men­to.

Se prohí­ben, en­ton­ces, los ce­lu­la­res du­ran­te la aten­ción di­rec­ta de pa­cien­tes en las Uni­da­des de Cui­da­dos In­ten­si­vos y de Neo­na­to­lo­gía y mien­tras se rea­li­zan pro­ce­di­mien­tos in­va­si­vos (ver re­cua­dro).

La res­tric­ción in­clu­ye ha­blar por el dis­po­si­ti­vo con o sin ma­nos li­bres, la bús­que­da de in­for­ma­ción, lec­tu­ra o en­vío de men­sa­jes de tex­to o au­di­ti­vos y to­mar fotos o ha­cer vi­deos. Tam­po­co se per­mi­te te­ner el apa­ra­to en mo­da­li­da­des que re­ci­ben se­ña­les acús­ti­cas, lu­mi­no­sas, o vi­bra­ción an­te lla­ma­das u otras apli­ca­cio­nes.

“De por­tar­se es­tos dis­po­si­ti- vos mó­vi­les, de­be­rán es­tar apa­ga­dos o en mo­do si­len­cio sin aler­tas de cual­quier es­pe­cie que lla­men la aten­ción del per­so­nal so­bre el apa­ra­to”, se se­ña­la. Pa­ra Fer­nan­do Otaí­za, mé­di­co del Pro­gra­ma de Con­trol de In­fec­cio­nes del Min­sal, no hay un evento par­ti­cu­lar que ha­ya ga­ti­lla­do la crea­ción de la nor­ma­ti­va.

“La cir­cu­lar no so­lo pre­ten­de dis­mi­nuir la trans­mi­sión de agen­tes sino tam­bién evi­tar la dis­trac­ción de los equi­pos de sa­lud en mo­men­tos cu­ya con­cen­tra­ción de­be es­tar di­ri­gi­da ha­cia el ac­to de sa­lud que es­ta

eje­cu­tan­do. En cuan­to a eso te­ne­mos evi­den­cia que de­mues­tra que cuan­do sue­na una alarma o un te­lé­fono se pue­den pro­du­cir erro­res”, ex­pli­ca Otaí­za.

El fa­cul­ta­ti­vo pre­ci­sa que, de to­dos mo­dos, los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud po­drán vol­ver a usar los ce­lu­la­res cuan­do aban­do­nen las salas y se qui­ten los equi­pos de ais­la­mien­to.

“Se ins­tru­ye so­bre la for­ma en la que va­mos a aten­der, que guar­da re­la­ción con el res­pe­to a los pa­cien­tes, con ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad en cuan­to a dis­mi­nuir los erro­res y la trans­mi­sión de mi­cro­or­ga­nis­mos”, agre­ga Otaí­za.

Jo­sé Miguel Ber­nuc­ci, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Co­le­gio Mé­di­co, jun­to con es­tar de acuer­do con la res­tric­ción, in­di­ca que en

“Cuan­do sue­na una alarma o un te­lé­fono se pue­den pro­du­cir erro­res”.

Fer­nan­do Otaí­za, Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

la mayoría de los hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud es­tas me­di­das ya se es­ta­ban to­man­do pa­ra pro­te­ger a pa­cien­tes crí­ti­cos, so­lo que aho­ra se es­tan­da­ri­zó.

“Hay que to­mar en cuen­ta que es­to tam­bién co­rre pa­ra re­si­den­tes y mé­di­cos en for­ma­ción. La idea es re­gu­lar es­to de for­ma más efec­ti­va y que lle­gue a to­dos”, di­jo Ber­nuc­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.