Usain Bolt se des­pi­de a lo gran­de

Pon­drá fin a su es­pec­ta­cu­lar ca­rre­ra con dos prue­bas en el Mun­dial de Londres. La pri­me­ra es es­te sá­ba­do, en los 100 me­tros pla­nos.

La Hora - - Portada - Luis Va­len­zue­la O.

Usain Bolt no pa­sa­rá agos­to. Des­pués del Mun­dial de Atle­tis­mo, que par­te es­te vier­nes en Londres, la ca­rre­ra del atle­ta más exi­to­so de la his­to­ria lle­ga­rá a su fin.

En su des­pe­di­da el ja­mai­cano de 30 años as­pi­ra a otras dos no­ches de glo­ria, en los 100 me­tros es­te sá­ba­do a las 16.45 (de Chi­le) y en el re­le­vo 4x100, una se­ma­na des­pués (16.50).

Si bien su le­yen­da es­tá es­cri­ta, el Ra­yo no con­ci­be ir­se sin un fi­nal fe­liz en su prue­ba ma­dre. Así se lo im­po­ne su es­ti­lo, edi­fi­ca­do de una au­to­con­fian­za al bor­de de la so­ber­bia.

“He lle­va­do al atle­tis­mo a un nue­vo ni­vel de di­ver­sión y de en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro sien­to que es el mo­men­to de re­ti­rar­me por­que ya he cum­pli­do mis ob­je­ti­vos”, di­jo ha­ce unas se­ma­nas el re­cord- man, quien hoy ofre­ce­rá una con­fe­ren­cia de pren­sa en Londres.

A la ca­pi­tal de In­gla­te­rra Bolt lle­ga con an­te­ce­den­tes que en otro de­por­tis­ta ha­brían abier­to una grie­ta. Su pre­pa­ra­ción tu­vo co­mo pre­lu­dio la muer­te de uno de sus me­jo­res ami­gos, Ger­mai­ne Ma­son. “La tem­po­ra­da co­men­zó len­ta pa­ra mí. Tu­ve unos con­tra­tiem­pos des­pués del fa­lle­ci­mien­to de mi ami­go, al­go que me hi­zo re­tro­ce­der”, ha di­cho.

De las tres ca­rre­ras que co­rrió el atle­ta os­ten­ta co­mo me­jor registro los 9.95 de Mó­na­co, mar­ca que es­ta tem­po­ra­da han su­pe­ra­do seis atle­tas. Son tre­ce cen­té­si­mas me­nos que el me­jor crono de la tem­po­ra­da, los 9.82 del estadounidense Ch­ris Coleman. Eso sí, co­mo su gran ame­na­za aso­ma el ca­na­dien­se An­dré De Gras­se.

Otro obstáculo pa­ra el ca­ri­be­ño es su es­pal­da. La es­co­lio­sis que su­fre ha­ce dé­ca­das lo obli­gó a tra­tar- se con el mé­di­co ale­mán Han­sWil­helm Mü­ller-Wohl­fahrt, quien lo re­cu­pe­ró an­tes de los JJ.OO. Rio 2016. “He vis­to al doc­tor en Mu­nich pa­ra re­for­zar mi es­pal­da. Mi es­pal­da es la cla­ve. Ten­go un gran equi­po a mi al­re­de­dor. Es lo que me per­mi­te te­ner es­ta con­fian­za, es­ta tran­qui­li­dad”, re­co­no­ció.

Ade­más de su fí­si­co, en su au­sen­cia en 200 me­tros in­flu­ye la irrup­ción del sud­afri­cano Way­de van Nie­kerk. Des­pués de rom­per el ré­cord del mundo en 400 en Rio (43.03), el atle­ta de 24 años se ha mos­tra­do ser ca­paz de bri­llar en otras prue­bas: hoy es el fa­vo­ri­to en la que da me­dia vuel­ta a la can­cha, por más que el bot­suano Isaac Mak­wa­la sea el me­jor del año (19.77).

“Si ten­go que ser su he­re­de­ro se­rá por mis re­sul­ta­dos, sien­do yo mis­mo. Ten­go que con­cen­trar­me so­bre to­do en mí. Pe­ro to­mar el re­le­vo de Bolt es al­go to­da­vía inima­gi­na­ble. Ten­go ca­mino por ha­cer”, re­co­no­ció Van Nie­kerk.

“Él me ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción. Pe­ro ba­tir su ré­cord del mundo de 200 me­tros (19.19) va a ser di­fí­cil”, aña­dió.

Sin Bolt, Way­de van Nie­kerk es uno de los fa­vo­ri­tos en 200 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.