Marky Ra­mo­ne: ha­bla la le­yen­da del punk que vie­ne a Chi­le en sep­tiem­bre

El ba­te­ris­ta y úni­co so­bre­vi­vien­te del le­gen­da­rio gru­po ha­bla del show de gran­des éxi­tos que trae al St­go Rock City. “Sien­to que es­tos te­mas son muy bue­nos co­mo pa­ra no ser to­ca­dos”, di­ce.

La Hora - - News - Ignacio Sil­va

Ape­nas con­tes­ta la lla­ma­da en su te­lé­fono mó­vil, Marky Ra­mo­ne co­me­te un error que de­no­ta lo aje­trea­do de su agen­da. “Es­toy en el her­mo­so país de Ita­lia... Oh, per­dón, eso fue ayer. Aho­ra que lo re­cuer­do, en es­te mi­nu­to es­toy en Barcelona”, co­men­ta con voz de con­fu­sión el ba­te­ris­ta y úni­co so­bre­vi­vien­te de la for­ma­ción clá­si­ca de The Ra­mo­nes, gru­po al que se unió en 1978 lue­go de gra­bar I Wan­na Be Se­da­ted.

Ese, de he­cho, es un es­tig­ma del que el mú­si­co de 65 años se ha­ce car­go: el 30 de sep­tiem­bre ven­drá nue­va­men­te a Chi­le jun­to a su Marky Ra­mo­ne’s Blitz­krieg, el pro­yec­to con el que se de­di­ca a re­vi­vir el can­cio­ne­ro de la ban­da pio­ne­ra del punk y el mis­mo con el que des­de ha­ce al­gu­nos años re­co­rre el mun­do.

“Yo no voy a com­pe­tir con las can­cio­nes de The Ra­mo­nes, no tie­ne sen­ti­do. Es lo que la gen­te quie­re es­cu­char y a mí lo que me im­por­ta es dar­les jus­to eso”, ex­pli­ca Ra­mo­ne, que ade­más ade­lan­ta que en su con­cier­to en­mar­ca­do en el St­go Rock City, el fes­ti­val que re­uni­rá en el Es­ta­dio Mo­nu­men­tal a gru­pos co­mo The Who, Gun’s n Ro­ses y Ae­ros­mith (Pun­to­tic­ket), to­ca­rá cer­ca de 25 can­cio­nes “sin pa­rar, na­da de con­ver­sa­cio­nes”.

Y lue­go agre­ga: “ade­más hay to­da una nue­va generación que ama la ban­da, pe­ro des­afor­tu­na- da­men­te ya to­dos mis com­pa­ñe­ros mu­rie­ron, y yo dis­fru­to lle­var­le es­ta mú­si­ca a la gen­te que quie­re es­cu­char­la”.

-¿Sien­tes pre­sión por ha­cer co­sas nue­vas?

-En reali­dad no sien­to que ha­ya na­da que me que­de por ha­cer: es­ta­mos en el Sa­lón de la Fa­ma, te­ne­mos un Grammy. To­do lo que quie­ro es to­car por­que lo dis­fru­to. No ten­go que ha­cer­lo; quie­ro ha­cer­lo por­que sien­to que es­tas can­cio­nes son muy bue­nas co­mo pa­ra no ser to­ca­das.

-¿Qué que­da de The Ra­mo­nes en el Marky de hoy?

-Más que na­da, lo que si­gue que­dan­do son los re­cuer­dos gran­des y do­ra­dos de la re­la­ción que te­nía­mos Joey, Johnny, Dee Dee, Tommy y yo; to­dos los mo­men­tos de tour que tu­vi­mos, las pe­leas, los fans, el amor; to­das las gran­des can­cio­nes que hi­ci­mos

MY LI­FE AS A RA­MO­NE

Jus­to an­tes de fa­lle­cer, el pa­dre de Marky le man­dó un men­sa­je. “Me di­jo que te­nía que es­cri­bir la ver­dad so­bre to­do lo que ha­bía pa­sa­do, to­do lo que ha­bía­mos vi­vi­do du­ran­te esos años con The Ra­mo­nes”, re­cuer­da el ba­te­ris­ta.

Ese, di­ce, fue el im­pul­so pa­ra es­cri­bir Punk Rock Blitz­krieg: My Li­fe as a Ra­mo­ne, la bio­gra­fía del gru­po es­cri­ta de su pu­ño y le­tra, y que lan­zó en 2015: “Me to­mó co­mo cin­co años. Em­pe­cé a es­cri­bir y fue una ta­rea bien du­ra, por­que te­nía que lo­grar que el li­bro so­na­ra tal co­mo yo, ¿sa­bes?”.

-¿Y qué era lo que más te in­tere­sa­ba acla­rar en la bio­gra­fía?

-Bueno, mu­cha gen­te pen­sa­ba que éra­mos her­ma­nos. Y sí, en cier­to as­pec­to fui­mos her­ma­nos, fui­mos ami­gos, com­pa­ñe­ros de ban­da y com­pa­ñe­ros de ne­go­cios, pe­ro mu­chos pen­sa­ban que de ver­dad te­nía­mos el mis­mo ape­lli­do.

Road to Ruin.

Marky se unió en 1978 a la for­ma­ción de The Ra­mo­nes, an­tes de la gra­ba­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.