Mé­di­cos chi­le­nos en Zam­bia des­mi­ti­fi­can con­ta­gio de lepra

La ta­sa de tras­pa­so es ba­ja y no jus­ti­fi­ca que ha­ya alar­ma en­tre la po­bla­ción. Y el tra­ta­mien­to es efec­ti­vo si se apli­ca co­rrec­ta­men­te.

La Hora - - País - C. Ju­lio

No hay le­pro­sa­rios ni me­di­das es­pe­cia­les. En Zam­bia, Áfri­ca, don­de la lepra es una en­fer­me­dad no tan inusual co­mo en nues­tro país, tres mé­di­cos chi­le­nos y uno lo­cal han vis­to de cer­ca es­ta en­fer­me­dad y la han ven­ci­do.

Ben­ja­mín Mo­rel, facultativo de la Fun­da­ción Áfri­ca Dream, cuen­ta que en su pa­so por ese país le to­có aten­der a una pe­que­ña ni­ña lla­ma­da Si­be­so, quien es­ta­ba con­ta­gia­da. Se­gún sus pa­la­bras, una ni­ña ado­ra­ble y sin le­sio­nes vi­si­bles. Una ni­ña nor­mal.

“Pri­me­ro que to­do hay que te­ner cla­ro que Chi­le no es­ta­ba ajeno a la lepra. Chi­le ha te­ni­do ca­sos de lepra, si bien no au­tóc­to­nos, pe­ro ya ha tra­ta­do la en­fer­me­dad con an­te­rio­ri­dad”, di­ce el doc­tor, hoy afin­ca­do en Va­li­di­via.

El ca­so al que el mé­di­co Mo­rel se re­fie­re es­tá do­cu­men- ta­do en la bi­blio­gra­fía co­mo un hom­bre de 56 años, que fue diag­nos­ti­ca­do el 2008 y que se tra­tó en el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la UC.

“Hay que mi­rar la lepra co­mo lo que es. Lo peor de la lepra es el es­tig­ma que tie­ne. En la lepra no se les cae la piel. Es to­mar­se los me­di­ca­men­tos y en ca­so de que ha­yan com­pli­ca­cio­nes se tra­ta de otra ma­ne­ra. Por to­car a una per­so­na con lepra no te con­ta­gias. Aun­que es­tés en con­tac­to con una per­so­na que ten­ga una le­sión con lepra, no se te va a pe­gar”, di­ce Mo­rel.

Pa­me­la He­rre­ra, tam­bién mé­di­co de la fun­da­ción, re­la­ta des­de Zam­bia que tie­ne un pa­cien­te jo­ven que se con­ta­gió de ni­ño por su abue­la.

“Ha re­que­ri­do cu­ra­cio­nes y bas­tan­te tiem­po en el hos­pi­tal, pe­ro len­ta­men­te co­mien­za a me­jo­rar”, re­la­ta. Pa­ra la doc­to­ra, la cla­ve en la me­jo­ra de es­tos pa­cien­tes es­tá en ini­ciar un tra­ta­mien­to pre­coz pa­ra evi­tar con­ta­gios y se­cue­las.

“Aquí ya no hay le­pro­sa­rios ni na­da de eso, los pa­cien­tes ini­cian tra­ta­mien­to y se van a su ca­sa a con­ti­nuar­lo”, afir­ma.

Hi­mu­ba­li Muz­yam­ba, mé­di­co zam­biano que es­tá en con­tac­to dia­rio con la en­fer­me­dad, se­ña­la que “es muy pe­que­ña la po­si­bi­li­dad de con­ta­gio, muy mí­ni­ma Y la mor­ta­li­dad es prác­ti­ca­men­te nu­la, yo no he vis­to a na­die mo­rir de lepra. La ma­yo­ría de la gen­te vi­ve mu­cho tiem­po con la en­fer­me­dad, es una en­fer­me­dad cró­ni­ca”, re­la­ta el pro­fe­sio­na. Y ase­gu­ra que in­clu­so con las ta­sas de con­ta­gio en Áfri­ca, que son muy su­pe­rio­res a las de nues­tro país, “no hay una ba­se cien­tí­fi­ca que di­ga que hay que ais­lar a las per­so­nas, es más una creen­cia”.

El mé­di­co cuen­ta que lo más com­ple­jo de afron­tar es cuan­do los pa­cien­tes es­tán sin tra­ta­mien­to y las le­sio­nes se agra­van y com­pro­me­ten los ner­vios, pe­ro que no es lo usual.

En eso con­cuer­da Clau­dio Je­rez, mé­di­co chi­leno que tam­bién re­si­de en Zam­bia, y que cuen­ta que le ha to­ca­do ver­se en­fren­ta­do a va­rias en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas, en­tre ellas la lepra.

“El pa­cien­te que me to­có ver a mi te­nía dos años en ese mo­men­to, te­nía úl­ce­ras en sus pies. La lepra es cró­ni­ca pe­ro tie­ne cu­ra si se ha­ce un buen tra­ta­mien­to. La in­ci­den­cia es tan ba­ja que los pa­cien­tes vi­ven con sus fa­mi­lia­res. De he­cho el que te­ne­mos aho­ra vi­ve con su ma­má y na­die más tie­ne lepra en la fa­mi­lia”, con­clu­ye.

“Hay que mi­rar la lepra co­mo lo que es. Lo peor de la lepra es el es­tig­ma que tie­ne”

Ben­ja­mín Mo­rel,

mé­di­co fun­da­ción Áfri­ca Dream

Ben­ja­mín Mo­rel tra­tó pa­cien­tes con lepra du­ran­te su es­ta­día en Zam­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.