OJO, MA­MÁ: NO USE EL CE­LU­LAR MIEN­TRAS AMAMANTA A SU HI­JO

En la se­ma­na de la lac­tan­cia ma­ter­na, ma­tro­nas ad­vier­ten que es fun­da­men­tal man­te­ner el con­tac­to vi­sual con el re­cién na­ci­do en es­te pro­ce­so. Ade­más, así se evi­tan en­fer­me­da­des.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

La lac­tan­cia es un te­ma im­por­tan­te en el día a día de Pau­li­na Robledo, una jo­ven ma­dre que ac­tual­men­te amamanta a sus dos pe­que­ños hi­jos, uno de un año diez me­ses y otro de só­lo dos me­ses. Aun­que di­ce es­tar con­ven­ci­da de la im­por­tan­cia que es­te pro­ce­so tie­ne en el ape­go ma­dre-hi­jo, re­co­no­ce que más de una vez ha ocu­pa­do las mu­chas ho­ras que le de­di­ca pa­ra mi­rar su ce­lu­lar.

“Me pa­sa que es­toy mu­chas ho­ras al día dan­do pe­cho, doy pe­cho ca­da dos ho­ras o má­xi­mo ca­da tres”, cuen­ta Pau­li­na, quien ase­gu­ra: “Es ver­dad que se pier­den mo­men­tos pa­ra mi­rar y con­tac­tar­se con la gua­gua, pe­ro cuan­do a ve­ces doy pe­cho a las tres de la ma­ña­na no pue­do de­jar de aga­rrar el te­lé­fono por­que sino sim­ple­men­te me que­do dor­mi­da”.

La ex­pe­rien­cia de Pau­li­na es al­go que se re­pi­te co­ti­dia­na­men­te, más hoy con ma­dres hi­per co­nec­ta­das. Pe­ro los es­pe­cia­lis­tas aler­tan so­bre los in­con­ve­nien­tes y pe­li­gros que im­pli­ca re­vi­sar el ce­lu­lar mien­tras se amamanta. Pa­ra la ma­tro­na y coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma de Lac­tan­cia de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra, Fran­cis­ca Gar­cía, que las ma­dres re­vi­sen las re­des so­cia­les o se co­mu­ni­quen con otros mien­tras dan pe­cho de­fi­ni­ti­va­men­te afec­ta la re­la­ción con el be­bé.

“El pro­ble­ma prin­ci­pal es que la gua­gua, cuan­do es­tá ma­man­do, tien­de a bus­car con­tac­to vi­sual con su ma­má”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta, quien con­si­de­ra que la lac­tan­cia es más que ali­men­ta­ción. “En el fon­do es el con­tac­to que a los be­bés les ofre­ce se­gu­ri­dad, re­fuer­za el ape­go en­tre ma­dre e hi­jo”, afir­ma.

Se­gún la ma­tro­na, los ni­ños al na­cer pue­den ver a una dis­tan­cia má­xi­ma de 20 cen­tí­me­tros, la que exis­te en­tre el pe­zón y el ros­tro de la ma­dre. “Por eso el be­bé es­ta­rá bus­can­do con­tac­to vi­sual con su ma­má, pe­ro si la ma­má es­tá vien­do el ce­lu­lar es­ta­rá en otra”, apun­ta.

MI­CRO­BIOS Y ON­DAS

Pe­ro la manipulación del te­lé- fono mien­tras se pro­du­ce la lac­tan­cia tam­bién pue­de con­ta­mi­nar un am­bien­te en el que es im­por­tan­te man­te­ner la hi­gie­ne.

“Los ce­lu­la­res son unos de los apa­ra­tos más su­cios que te­ne­mos. Pa­san por mu­chos la­dos, uno los to­ca cons­tan­te­men­te con las ma­nos su­cias. Y uno siem­pre le di­ce a la ma­má que al ali­men­tar a su be­bé se la­ve o se pon­ga al­cohol gel en las ma­nos y si la ma­má ha­ce eso, se po­ne a dar pe­cho pe­ro aga­rra el te­lé­fono, ya se en­su­ció las ma­nos de nue­vo”, afir­ma la ma­tro­na de la Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra.

Agre­ga que mu­chas ve­ces una de las ma­nio­bras que las ma­tro­nas re­co­mien­dan a las ma­más si el be­bé to­mó mal el pe­cho es que pon­ga su de­do en la bo­ca de la gua­güi­ta. “Y si lo ha­ce des­pués de ha­ber to­ca­do el ce­lu­lar, ob­via­men­te le pue­de trans­mi­tir pa­tó­ge­nos y eso se­ría más gra­ve”, afir­ma.

En tan­to, la pre­si­den­ta del Co­le­gio de Ma­tro­nas, Ani­ta Ro­mán, aña­de otro pe­li­gro po­ten­cial. Di­ce que, pe­se a que aún hay po­cos es­tu­dios al res­pec­to, tampoco es re­co­men­da­ble ex­po­ner a los be­bés a las on­das de so­ni­do ge­ne­ra­das por los ce­lu­la­res en ese mo­men­to tan ín­ti­mo en­tre ma­dre e hi­jo.

“NO ES ES­CLA­VI­TUD”

La lac­tan­cia no só­lo tie­ne be­ne­fi­cios pa­ra el be­bé, sino tam­bién pa­ra las ma­dres. Mien­tras ellas ama­man­tan li­be­ran oxi­to­ci­na, hor­mo­na ne­ce­sa­ria pa­ra el re­fle­jo de eyec­ción de la le­che y re­la­ja a la ma­dre y al ni­ño, el que sien­te pla­cer con la suc­ción. Ayu­da, ade­más, a evi­tar la de­pre­sión post­par­to a las ma­dres e in­clu­so las ayu­da a ba­jar de pe­so.

Pe­se a es­to, mu­chas ma­dres se sien­ten pre­sio­na­das por la lac­tan­cia, es­pe­cial­men­te por el tiem­po que de­ben de­di­car­le. Por es­to, Ro­mán ad­vier­te que la lac­tan­cia no pue­de ser en­ten­di­da co­mo una obli­ga­ción.

“La lac­tan­cia no tie­ne por qué ser una es­cla­vi­tud. No es ne­ce­sa­rio que la mu­jer pa­se 24 ho­ras del día con el ni­ño pe­ga­do al pe­cho”, ex­pli­ca la ex­per­ta, quien es­ti­ma que la li­bre de­man­da tam­bién pue­de ser ra­cio­na­li­za­da, lo que ten­dría dos be­ne­fi­cios: ser un pri­mer es­pa­cio de en­se­ñan­za afec­ti­va ma­dre-hi­jo y per­mi­tir a la ma­dre te­ner es­pa­cios per­so­na­les don­de sí pue­da re­vi­sar su ce­lu­lar.

“El mo­men­to de ali­men­tar a un lac­tan­te de­be ser ín­ti­mo y es la ins­tan­cia per­fec­ta

pa­ra for­ta­le­cer el ape­go en los ni­ños”.

Fran­cis­ca Gar­cía, ma­tro­na de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.