De­mo­li­da

La Hora - - En2minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán

Ya no es­ta­mos en edad pa­ra es­tas co­sas, Eva, pe­ro Eva ya no es­cu­cha­ba y ya ha­bía se­pa­ra­do lo jus­to el por­tón pa­ra en­trar de can­to con la luz in­de­ci­sa de la lin­ter­na por ese pa­tio que al­gu­na vez fue de ella, de no­so­tros. Se­guía sien­do la mis­ma ca­pri­cho­sa. Es­ta­ba de pa­so por Chi­le cuan­do se en­te­ró de que su ca­sa de siem­pre la ha­bían de­mo­li­do. La no­che de su des­pe­di­da, el vino ya ha­bía he­cho su tra­ba­jo cuan­do los re­cuer­dos se les fue­ron de las ma­nos. No que­dó más re­me­dio que se­guir­la y vi­gi­lar mien­tras en­tra­ba por ese pa­tio tan de ella, de no­so­tros, don­de ma­ña­na se le­van­ta­ría uno de esos edi­fi­cios sin al­ma que aprie­tan el cie­lo y las es­tre­llas.

La vi­mos hun­dién­do­se en la nie­bla mien­tras re­co­rría el pa­tio agu­je­rea­do. Ya no que­da­ba na­da de lo que ha­bían si­do sus re­cuer­dos. Por los es­com­bros se pa­sea­ba co­mo si aún ca­mi­na­ra por la pie­za, la co­ci­na, la en­tra­da del li­ving. To­ca­ba el ai­re pa­ra com­pro­bar que ya no ha­bía pa­re­des, bus­can­do al­go que só­lo ella po­día ver, con tan­to ayer en la mi­ra­da.

El pri­mer la­dri­do no la dis­tra­jo. Se aga­cha­ba ca­da tan­to pa­ra me­ter al­go en su car­te­ra, un azu­le­jo, una pe­ri­lla, el res­to de al­gu­na co­lum­na, y lo le­van­ta­ba co­mo si fue­ra un grial que en­con­tra­ba en­tre los es­pe­jis­mos de lo que al­gu­na vez ha­bía­mos si­do.

Sen­ti­mos los la­dri­dos ya muy cer­ca. Abri­mos el por­tón pa­ra ad­ver­tir­le, pe­ro Eva ya ve­nía ha­cia no­so­tros, co­rrien­do co­mo no lo ha­bía he­cho ja­más, ri­dí­cu­la­men­te es­qui­van­do los lí­mi­tes de una ca­sa que que­da­ba só­lo en su me­mo­ria. Los la­dri­dos ya la al­can­za­ban cuan­do sa­lió. Ce­rra­mos el por­tón, en­tre la ri­sa y el aho­go. Eva no de­jó de reír cuan­do sa­có la pin­tu­ra. Ya no es­ta­mos en edad pa­ra es­tas co­sas, Eva, pe­ro Eva de nue­vo no es­cu­cha­ba. “Mier­das, a mí el pa­sa­do no me lo de­rrum­ban”, es­cri­bió a lo lar­go del por­tón. Y lo gri­tó al vien­to, de­mo­li­da, mien­tras los pe­rros la­dra­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.