Hos­pi­tal lla­ma­ba por al­ta­voz a pa­cien­te sor­do

La Hora - - Mundo -

Ca­si sie­te ho­ras pa­só un pa­cien­te sor­do en la sa­la de es­pe­ra del ser­vi­cio de ur­gen­cias del Hos­pi­tal To­rre­cár­de­nas, en la ciu­dad es­pa­ño­la de Al­me­ría, de­bi­do a que lo lla­ma­ban por al­to­par­lan­te.

En un vi­deo di­fun­di­do en las re­des so­cia­les, Juan ex­pli­ca con car­te­les que lle­gó a las on­ce de la ma­ña­na al hos­pi­tal por un fuer­te do­lor e in­fla­ma­ción en un pie, tras ha­ber si­do ope­ra­do. Ase­gu­ra que in­for­mó al per­so­nal del ser­vi­cio que era sor­do, pa­ra que le avi­sa­ran co­rrec­ta­men­te cuan­do fue­ra su turno de aten­ción. Sin em­bar­go, pe­se a que lo lla­ma­ron va­rias ve­ces, Juan vol­vió a su ca­sa sin ser aten­di­do, pues le ha­brían avi­sa­do por me­gá­fono. “Me he ti­ra­do has­ta las 17.30 ho­ras y no ha ve­ni­do na­die por­que me lla­ma­ban por el al­ta­voz”, se­ña­la Juan, quien pre­sen­tó un re­cla­mo for­mal an­te el hos­pi­tal. El Pre­si­den­te de Ecua­dor, Le­nín Mo­reno (fo­to), des­po­jó ayer de sus fun­cio­nes a su vi­ce­pre­si­den­te, Jor­ge Glas, tras las du­ras crí­ti­cas que es­te úl­ti­mo lan­zó el miér­co­les so­bre el man­da­ta­rio. Sin em­bar­go, la de­ci­sión de Mo­reno no im­pli­ca la des­ti­tu­ción de Glas, quien en­fren­ta una ola de acu­sa­cio­nes por co­rrup­ción. Al ser un car­go de elec­ción po­pu­lar, la úni­ca vía pa­ra sus­pen­der al vi­ce­pre­si­den­te es a tra­vés de un jui­cio po­lí­ti­co en la Asam­blea Na­cio­nal, que ya re­cha­zó esa po­si­bi­li­dad. Glas fue apar­ta­do de sus fun­cio­nes en la re­cons­truc­ción de las zo­nas arra­sa­das por el te­rre­mo­to de abril de 2016, que de­jó más de 600 muer­tos, y de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en los sec­to­res pro­duc­ti­vo y tri­bu­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.