Clau­dia di Gi­ro­la­mo su­fre con Ten­nes­see Wi­lliams

La ac­triz pro­ta­go­ni­za El Zoo de Cris­tal, una con­tun­den­te ver­sión di­ri­gi­da por Álvaro Vi­gue­ra en el Mo­ri Be­lla­vis­ta.

La Hora - - Tiempo Libre - Ma­riet­ta Santi

Una ma­dre con­tro­la­do­ra, que apri­sio­na a sus hi­jos en­tre el re­cuer­do del sur es­plen­do­ro­so y la ne­ce­si­dad de sa­lir ade­lan­te, es el nú­cleo de El Zoo de Cris­tal, tal vez la obra más con­mo­ve­do­ra de Ten­nes­see Wi­lliams. El tex­to, es­cri­to en el ve­rano de 1943 e ins­pi­ra­do en la pro­pia bio­gra­fía del au­tor, de­mues­tra su vi­gen­cia en la pues­ta que Álvaro Vi­gue­ra di­ri­ge en el Mo­ri Be­lla­vis­ta, en car­te­le­ra has­ta el 30 de sep­tiem­bre.

Se tra­ta de una pro­duc­ción de Cen­tro Mo­ri y The Cow Com­pany, don­de Clau­dia di Gi­ro­la­mo in­ter­pre­ta a Amanda, la ma­triar­ca. Héc­tor Mo­ra­les es Tom, el hi­jo que es­cri­be poe­mas y tra­ba­ja en una za­pa­te­ría pa­ra man­te­ner a la fa­mi­lia; Adria­na Stu­ven en­car­na a Lau­ra, la hi­ja, ex­tre­ma­da­men­te tí­mi­da pro­duc­to de un de­fec­to en una pier­na; y Ma­tías Ovie­do asu­me el rol de Jim, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo de Tom y su­pues­to pre­ten­dien­te de Lau­ra.

Amanda es una mu­jer fuer­te, que se de­rrum­ba cuan­do sa­be que su hi­ja Lau­ra aban­do­nó sus es­tu­dios de me­ca­no­gra­fía a cau­sa de sus com­ple­jos. En­tre lá­gri­mas pien­sa que lo úni­co que res­ta es con­se­guir­le un ma­ri­do y pa­ra eso ha­rá que Tom in­vi­te a ce­nar a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo.

La fi­gu­ra pa­ter­na no exis­te, ya que el pa­dre aban­do­nó la fa­mi­lia de­jan­do una colección de dis­cos que los jó­ve­nes es­cu­chan una y otra vez. Lau­ra, ade­más, se re­fu­gia en un mun­do de sue­ños re­pre­sen­ta­do por un zoo­ló­gi­co de ani­ma­li­tos de cris­tal. Tan­to los hi­jos co­mo la ma­dre no en­ca­jan en su pre­sen­te, vi­vien­do pa­ra so­ñar en el pa­sa­do, en el fu­tu­ro o en un mun­do me­jor. Jim, el com­pa­ñe­ro de Tom, ofre­ce el con­tra­pun­to, ya que es fe­liz con su vi­da y quie­re al­can­zar el éxi­to a co­mo dé lu­gar.

El dra­ma se sus­ci­ta cuan­do Jim re­co­no­ce te­ner no­via. Lau­ra, con los sue­ños ro­tos, se en­si­mis­ma aún más, y Tom hu­ye del ho­gar.

La fa­mi­lia, que fue gran te­ma en su vi­da, es­tá siem­pre pre­sen­te en la obra de Wi­lliams. En El Zoo de Cris­tal, mon­ta­da en Broad­way es­te año con Sally Field co­mo Amanda, evo­ca a su ma­dre y, en es­pe­cial, a su de­li­ca­da her­ma­na a quien tam­bién de­di­có un cuen­to.

Álvaro Vi­gue­ra ubi­ca su pro­pues­ta en­tre el tra­ba­jo rea­lis­ta y el sim­bo­lis­mo. El es­pa­cio, la ilu­mi­na­ción, una pa­red trans­pa­ren­te que se co­rre y la ima­gen del pa­dre au­sen­te, enor­me y pre­si­dien­do una pa­red, re­mi­ten a lo que no se ve. Al jue­go de evo­ca­cio­nes que pro­po­ne el au­tor.

Las in­ter­pre­ta­cio­nes nos lle­van al plano real. Des­de que apa­re­ce, in­vi­tan­do al pú­bli­co a re­cor­dar con él, Héc­tor Mo­ra­les tra­ba­ja muy bien en su per­so­na­je la cul­pa y la nos­tal­gia. Lue­go, en las es­ce­nas con Clau­dia di Gi­ro­la­mo, su ma­dre, flu­ye en­tre ellos una ener­gía po­de­ro­sa. Amor y ago­bio al mis­mo tiem­po.

La ac­triz trans­mi­te con ex­ce­len­cia có­mo es Amanda, se mue­ve por la fri­vo­li­dad, el can­dor y la ob­se­sión por­que sus hi­jos sean exi­to­sos. Y cuan­do se viste con un ves­ti­do vie­jo, que hue­le a glo­rias pa­sa­das pa­ra re­ci­bir a Jim, es­tá pa­té­ti­ca y de­ses­pe­ra­da. Ex­cep­cio­nal.

Ma­tías Ovie­do crea un Jim lu­mi­no­so y con­fia­do en el fu­tu­ro, que con­tras­ta con el res­to. So­lo Adria­na Stu­ven es­tá en un tono me­nor, que no to­ca la fra­gi­li­dad de su per­so­na­je.

Héc­tor Mo­ra­les en­car­na al hi­jo poe­ta que man­tie­ne a la fa­mi­lia.

Di Gi­ro­la­mo y Mo­ra­les en una es­ce­na del mon­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.